todos.es

Fundación Dieta Mediterránea

Ideasana

"Comer Bien Comer Sano", una campaña anual para ofrecer pautas de alimentación saludable

Comer bien, comer sano  

EROSKI inicia la campaña anual "Comer Bien Comer Sano" en colaboración con la Fundación Dieta Mediterránea, con el objetivo de concienciar a un millón de consumidores en hábitos de alimentación saludable especialmente entre la población infantil ante el deterioro detectado por los expertos.

EROSKI pone en marcha este mes de marzo la campaña"Comer Bien Comer Sano"en colaboración con la Fundación Dieta Mediterránea con el objetivo de concienciar a un millón de consumidores en hábitos de alimentación saludable especialmente entre la población infantil ante el deterioro detectado por los expertos.

Esta campaña sigue la línea de trabajo trazada por EROSKI el año pasado cuando lanzó la campaña “Prevenir la Obesidad es una idea sana”, en colaboración con la Fundación Española del Corazón, y con el apoyo de la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas, la Fundación para la Diabetes y 5 al Día. Gracias a esta iniciativa, se llegó a más de 1.250.000 consumidores de una forma directa.
El 55% de las madres tiene problemas para alimentar saludablemente a sus hijos según datos del segundo estudio del Observatorio Idea Sana EROSKI, y una de cada dos tiene problemas para que el niño o la niña coma lo que se le prepara en casa.

Para diseñar la nueva campaña "Comer Bien Comer Sano" EROSKI ha analizado la situación actual de la alimentación infantil con la colaboración de los expertos de la Fundación Dieta Mediterránea. Este análisis se ha traducido en un informe que recoge algunos aspectos relevantes de la alimentación infantil y que ha sido completado con una encuesta impulsada por el Observatorio IdeaSana EROSKI, para explorar los hábitos alimentarios de las familias con niños de 5 a 13 años.

La campaña "Comer Bien Comer Sano" pretende concienciar a los consumidores en pautas sencillas de alimentación saludables para los niños acordes a los criterios de Dieta Mediterránea. Para alcanzar estos objetivos, se desarrollarán durante un año numerosas actividades, como la celebración de Escuelas Idea Sana (charlas de una hora en los centros EROSKI) y foros en distintas ciudades con la intervención de doctores, nutricionistas y psicólogos, edición de folletos informativos que se repartirán en los puntos de venta. Otra de las acciones, será la colocación de stand informativos en los centros de distribución del grupo donde nutricionistas darán información a los consumidores. La campaña aparecerá recogida en la Revista Idea Sana, cuya tirada es de 300.000 ejemplares.

Comer bien, comer sano  

Situación Actual

Los especialistas en nutrición han dado la voz de alarma sobre el deterioro de los hábitos de alimentación saludables en nuestro país y en nuestro entorno. Y la población infantil es el grupo más vulnerable ante este deterioro.
Nuestra sociedad se está viendo influenciada por multitud de factores: una vida más sedentaria, cambios en las prioridades del consumidor o ritmo de vida que están provocando que los patrones de la Dieta Mediterránea sean reemplazados progresivamente por una dieta con mayor densidad energética (azúcares y grasas saturadas).
Se detectan también en la población unos cambios en los hábitos alimentarios de la población infantil española. Por ejemplo, un consumo de verduras, pescado y frutas por debajo de las recomendaciones establecidas por los expertos, con algunas consecuencias ya apreciables: en 15 años se ha triplicado la obesidad infantil en España hasta situarse en el 16%, la segunda peor tasa de la UE.

Principales resultados del estudio IdeaSana EROSKI

Ante esta realidad, el Observatorio IdeaSana EROSKI ha impulsado una encuesta realizada a madres de 300 hogares españoles con hijos de 5 a 13 años. Del análisis de los resultados realizado por los expertos de la Fundación Dieta Mediterránea en colaboración con PAC, emergen los principales problemas que se están viviendo en el momento de la alimentación de los hijos.

Este problema se pone de manifiesto al analizar la frecuencia de consumo del grupo de alimentos situados en la base media de la pirámide alimenticia: las verduras, las frutas y el pescado. Precisamente estos grupos son los que surgen al preguntar de forma espontánea sobre qué alimentos creen las madres que sus hijos deberían comer más.

Reconocen el problema, pero no saben cómo imponer sus criterios y desconocen las recomendaciones nutricionales adecuadas como podemos apreciar cuando exploramos la frecuencia de consumo (según las madres) de verduras, pescado y frutas en los niños, y la percepción que tienen las madres de la frecuencia de consumo ideal.

Las recomendaciones nutricionales son:

Conclusión: la percepción de las madres sobre el consumo ideal de verduras está muy por debajo de las recomendaciones de la Dieta Mediterránea. Muy pocas madres saben que el consumo de verdura debe ser diario, con cada comida principal.


Pero, ¿por qué existen tantos problemas con estos grupos de alimentos y especialmente con las verduras? Es decir, los niños apenas comen verduras cada día, y las madres tampoco saben que tendrían que consumirlas 2-3 veces al día. Paralelamente a la falta de información nutricional, especialmente en cuanto a la frecuencia de consumo de verduras se refiere, existen otras causas de carácter más emocional que pueden explicar esta situación.
Para buscar respuestas, realizamos un focus grup sobre 10 madres de 30 a 45 años con niños de entre 5 y 13 años de clase social media con la participación de un equipo de psicólogos especializados en alimentación infantil.

Principales argumentos esgrimidos por las madres en el estudio cualitativo

El ritmo de vida actual: condiciona que se tienda a las preparaciones fáciles y rápidas. La relación madre-hijo/a: los niños son cada vez más impositivos, las madres disponen de poco tiempo, por lo que tienden a favorecer el buen clima afectivo, no desean pelearse.

La no practicidad de la preparación de estos alimentos, lo que supone un freno a añadir a los anteriores: “las verduras sólo hervidas son muy sosas”, “aunque ya tiene 13 años aún tienes que quitarle las espinas”, “no saben pelar la fruta, si incluso a mí me da pereza”...
Aunque para hacer frente a esta situación, el 40% de las madres aseguran que utilizan trucos y estrategias para que sus hijos/as coman estos tres grupos de alimentos, no consiguen fomentar el consumo de estos alimentos.

La consecuencia es que las madres “se sienten estresadas, culpables, nerviosas, y al final les preparan otra cosa y se conforman con que el niño/a coma”, asegura Helena Figuerola, psicóloga responsable del estudio. La actitud general de las madres es conformista y acatan el principal argumento esgrimido por los niños: “no me gusta”.

En el análisis cualitativo destaca también la verdura como “el tipo de alimento con el que la madre siente mayor frustración”, confirma Helena Figuerola. En el caso del pescado, se observa en la madre una actitud poco “grave”. La madre ya se conforma con una frecuencia baja de consumo de este tipo de alimento. “El que coman en el colegio o el consumo de pescado congelado ya preparado son recursos satisfactorios para la madre”, explica Figuerola.

Respecto a la fruta se detecta una falta de hábito desde las propias madres, por lo que no ayudan con el ejemplo. Es el alimento “más” perdonable desde la perspectiva de la madre ya que se tienen muchas alternativas, sustitutos placenteros, con contenidos de fruta y valorados como muy alimenticios: zumos de fruta, lácteos con fruta...”.

Ante esta “pelea” diaria, la tendencia actual en los hogares es la de no imponer. Se pacta, se cede y, al final, se sustituye. Los expertos han determinado dos pautas claras de comportamiento por parte de las madres:

  1. La primera y más habitual es aquella en la que la madre tiende a fomentar las comidas que sabe de antemano que van a gustar a sus hijos/as y evita o restringe de forma inconsciente las que sabe que va a tener problemas. En consecuencia, se potencian alimentos como pasta, arroz, patatas, fritos, sopa, rebozados, puré, lácteos o carne.
    Desde el punto de vista psicológico “la madre busca la afectividad positiva, recibir la recompensa del niño/a, saber que come ya es un beneficio para la madre y evitar peleas otro”. Se genera un clima familiar positivo. En los casos en que el niño/a come en el colegio se observa una mayor “relajación” de la madre pues argumenta que en el colegio ya comen de todo, y por lo tanto, comen los alimentos que más le cuestan a ella imponer. Es un mecanismo compensatorio.
  2. La segunda pauta de comportamiento se genera cuando la madre decide “dar” ese día uno de los alimentos que sabe de antemano que no va a ser aceptado fácilmente y que debe de recurrir a trucos, negociaciones y surgen las peleas. “Es un mal rollo general para toda la familia”, explicaban algunas madres durante las sesiones de trabajo.

Qué piden las madres

Las madres requieren en este momento de elementos de ayuda:

 

David Meca Mercedes Milá Jesús Vázquez
¿Se considera un/a consumidor responsable? He aprendido un año tras otro. A pesar de eso, siempre tengo la antena preparada para que no me den gato por liebre. Estoy segura de que nunca seré del todo una consumidora responsableSi tengo tiempo sí. Me relaja mucho y además soy un cocinillas. Me gusta elegir el producto que voy a cocinar Bastante responsable. Me gusta la decoración y hacer regalos a los que quiero, pero no soy un comprador compulsivo
¿Hace usted mismo/a la compra? A veces. Cuando resido en USA, sí, aquí en España tengo personas que me ayudan Si tengo tiempo sí. Me relaja mucho y además soy un cocinillas. Me gusta elegir el producto que voy a cocinar
¿Qué producto no falta nunca en su cesta? Vegetales, yogures y plátanos Frutas, verduras, yogures, pan integral, pescado, pollo, frutos secos y fuet Yogur
¿Suele desayunar? ¿Sigue alguna dieta especial? Desayuno cereales y yogur, después me voy a nadar, y al regresar del primer entrenamiento es cuando hago un desayuno más sustancioso. Sigo los consejos de dietética que nos indican el equipo médico del CAR de San Cugat Desayuno copiosamente desde hace muchos años: es la comida más importante del día. Tengo un amigo médico, José Signo, experto nutricionista que me ha enseñado a comer. Nunca se lo agradeceré bastante Sí. Café, zumo, fruta, cereales, yogur, huevos revueltos y tostadas...
¿Cuál es su plato preferido? Arroz con bugre (bogavante) y pimientos rellenos de centollo Fideuá, a ser posible hecha con pescados de roca de los acantilados de la isla de Menorca Tortilla de patatas. La que hago yo
Dé tres ideas sanas para los lectores - Caminar a diario, o practicar ejercicio moderado
- No fumar
- Llevar una dieta saludable, según sus necesidades.
Y especialmente intentar SER FELICES
- Cuidar la alimentación
- Dormir 7 horas diarias
- Caminar media hora todos los día. Y, muy importante, ir al baño diariamente
Sonreír el primero, dar sin esperar nada a cambio y no tener envidia
Ir a la portada de Idea Sana