versión accesible
Idea Sana
El compromiso de FUNDACIÓN EROSKI con tu bienestar

Por séptimo año consecutivo, EROSKI y UNICEF desarrollan durante el mes de septiembre una nueva edición de la campaña ‘25 para 2015’, en favor de las niñas de 25 países en vías de desarrollo. Los clientes pueden colaborar adquiriendo en las cajas de salida reglas-calendario al precio de 1 euro.

Asistir al colegio es una utopía para millones de niños y niñas de todo el mundo. Para los menores de los países empobrecidos acudir diariamente a la escuela no es más que un sueño imposible de materializar. Para ayudar a acabar con esta dura realidad, EROSKI y UNICEF promueven por séptimo año consecutivo la campaña ‘25 para 2015’, una iniciativa en favor de la educación de las niñas en un total de 25 países en vías de desarrollo.

Precisamente el colectivo al que va dirigido este proyecto es el de niñas en edad escolar, ya que son ellas las que menos oportunidades tienen de ser escolarizadas. Esto se debe a que en muchos países el hecho de nacer chica es ya una razón suficiente para considerar su posición social inferior y su educación una tarea inútil.

A lo largo de todo el mes de septiembre, los interesados en colaborar con la campaña podrán adquirir en su establecimiento habitual y a su paso por las cajas de salida una regla-calendario por valor de un euro. Con el dinero recaudado se procederá a la compra de material escolar que permitirá a miles de niñas continuar con sus estudios y, de esta forma, escapar del sida y la pobreza.

Niñas de 25 países

Así el programa pretende recaudar fondos para comprar útiles destinados a niñas de alguno de los siguientes 25 países: Afganistán, Bangladesh, Benín, Bután, Bolivia, Burkina Faso, República Centro Africana, Chad, República Democrática del Congo, Djibuti, Eritrea, Etiopía, Guinea, India, Malawi, Mali, Nepal, Nigeria, Pakistán, Papua Nueva Guinea, Sudán, Tanzania, Turquía, Yemen y Zambia.

La compra de material no es el único fin que persigue esta propuesta solidaria. La campaña busca, además, mejorar la calidad de la docencia y de las escuelas existentes en estos países, garantizar un desarrollo equilibrado de la enseñanza y eliminar las desigualdades de género en los distintos centros escolares. En concreto, se centra, entre otras ayudas, en el apoyo a programas para ofrecer becas a los estudiantes, limitar las tasas académicas y ofrecer incentivos económicos a las familias desfavorecidas a cambio de que sus hijos acudan regularmente a la escuela.

El plan contempla incentivos para las familias, becas estudiantiles y la compra de material

Sueños cumplidos

El programa facilitará que miles de niñas puedan cumplir su sueño de ir al colegio. De hecho, y gracias a la solidaridad mostrada por EROSKI y por sus clientes, lo recaudado en las cinco primeras ediciones de la campaña permitió a UNICEF conseguir que entre un 4 y un 5% de las niñas de los 25 países más pobres del mundo fuesen escolarizadas.

En estos países el papel de las niñas dentro de sus hogares es el de atender las tareas domésticas, cuidar de sus hermanos pequeños y de los ancianos de la familia, así como trabajar en el campo o en la venta ambulante.

Según datos facilitados por UNICEF, 115 millones de niños en el mundo no pueden asistir a la escuela primaria. De ellos, el 64% vive en alguno de los 25 países en vías de desarrollo a los que va dirigida la campaña ‘25 para 2015’.

Objetivos de naciones unidas

Como miembro del Pacto Mundial, promovido por la Organización de las Naciones Unidas, EROSKI, solidario en todos los ámbitos, participa en esta campaña con UNICEF. El programa de solidaridad de EROSKI se enmarca dentro de los objetivos que las Naciones Unidas aprobaron en su declaración del Milenio en el año 2000; una declaración de intenciones destinada a erradicar la extrema pobreza y asegurar un mundo mejor para todos antes de 2015.

Pero para conseguir la educación primaria universal para todos los niños en esa fecha, tal y como se comprometieron los dirigentes mundiales a través de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el año 2000, queda un gran camino por recorrer. En esa senda el respaldo de los clientes de EROSKI a esta campaña es fundamental para avanzar en pro de un mundo sin desigualdades sociales.

Más información en www.ideasana.com

Capitales imperiales

Budapest, Praga y Viena son algunas de las capitales europeas que formaron parte del imperio austro-húngaro y que siguen conservando su antiguo esplendor. La capital de Hungría, Budapest, está considerada como la perla del Danubio, ya que es el río el que da sentido a la ciudad. No sólo la une o la divide –según se mire–, en Buda y en Pest, sino que le otorga un aspecto romántico. En Buda se sitúa la montaña y la parte medieval y en Pest la zona más moderna. En su parte antigua, destaca el Palacio Real, la iglesia de Matías y el Bastión de los Pescadores. La Ópera, la Basílica de San Esteban y sus principales zonas comerciales y de ocio se encuentran en Pest.

La capital checa, Praga, es una ciudad encantadora llena de puentes, catedrales, torres doradas y cúpulas de iglesias, que combina a la perfección diferentes estilos arquitectónicos (románico, gótico, renacentista, barroco y clasicista). Desde el Puente de Carlos puedes contemplar la mejor vista de la ciudad, desde este punto verás las torres y las cúpulas de Mala Strana, coronada por las murallas del Castillo y las altas agujas de la Catedral de San Vito. De noche el paisaje es aún mejor. Y no olvides probar su contundente gastronomía y su deliciosa cerveza.

Viena, la capital austriaca, es una de las ciudades soñadas de Europa, un lugar único donde la elegancia impregna cada uno de sus rincones. Destacan la residencia de los Habsburgo, el palacio de Hofburg (donde todos los domingos canta el coro de los Niños Cantores de Viena), la academia de Bellas Artes (con obras de Van Dyck y Rubens), el museo Freud, el palacio de Beldevere o el palacio Schönbrunn, donde debutó Mozart dando un concierto a los 6 años.

¿Qué es FUNDACIÓN EROSKI? | © Copyright FUNDACIÓN EROSKI | Info@ideasana.com