versión accesible
Idea Sana
Fruta de primavera

Las fresas nos anuncian la llegada de la primavera. Esta fruta que afecta a los sentidos goza de excelentes cualidades nutritivas y posee un olor penetrante. En marzo comienza su temporada. Además, consumir 100 gramos de fresas aporta la cantidad diaria de vitamina C recomendada para el organismo.

Las fresas son sensuales y sabrosas. Estos frutos de primavera, además de muy sugerentes por su forma, olor y sabor, son una excelente fuente de vitamina C. Su presencia en las fruterías inunda de colores las estanterías y anuncia la llegada de la nueva estación, de los días más luminosos y las temperaturas más elevadas. Con ellas, explota la primavera.

Son el preludio del estío y la antesala de las nuevas frutas de verano. Las fresas destacan por su cantidad de vitamina C, superior a la de los cítricos. Esta vitamina tiene un alto poder antioxidante que también ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. Prácticamente, el 85% de su composición es agua, por lo que resultan muy ligeras y diuréticas. Además, por cada 100 gramos, poseen 2,2 de fibra.

Antepasada americana

Estas frutas se conocen desde la antigüedad. Fueron descubiertas por los romanos, para quienes era un manjar de dioses, exclusivo de la clase noble.

Las fresas nacen de forma silvestre en los bosques europeos y americanos, motivo por el cual muchos las engloban dentro de las denominadas 'frutas del bosque', junto con frambruesas, grosellas, moras, arándanos y otras bayas. La antepasada de la fresa que se consume actualmente en Europa es americana y fue introducida en nuestro continente por los primeros colonos de Virginia (EEUU) en el siglo XIX. Cruzada con otras variedades chilenas, posteriormente se consiguieron fresas más grandes y jugosas.

Idea Sana

En la provincia de Huelva se produce el 90% del total de fresas que se cultiva en España

Idea Sana

Hoy en día, España es uno de los principales productores de fresa a nivel mundial. Huelva es la provincia especializada en el cultivo de fresas y fresones. Su producción supone el 90% del total en nuestro país. Sus ventajas gozan de reconocimiento mundial.

Cualidades onuvenses

Las cualidades onubenses para el cultivo de esta fruta de primavera son varias:

  1. Suelos arenosos y ácidos.
  2. Agua de gran calidad.
  3. Inviernos suaves.
  4. Un elevado número de horas de sol.

Estas características físicas, unidas a unas variedades de fresas californianas, ideales para estas condiciones, generan fresas y fresones de gran calidad.

La provincia de Huelva alberga las comarcas con mayor capacidad productiva del país. Allí a la fresa se le conoce con el sobrenombre de 'oro rojo'. En Aranjuez también se cultiva este fruto que es muy apreciado por su suavidad. Los principales países consumidores de la fresa de Huelva son Francia y Alemania, seguidos de Reino Unido, Bélgica, Holanda, Suiza y Austria.

Aunque hay más de 600 variedades de fresas, para su comercialización, se dividen en dos grandes grupos: las de fruto grande o fresones, y las de fruto pequeño o fresas propiamente dichas. Prácticamente el 90% de las fresas que se consume pertenece a la variedad camarrosa.

Desde hace unos tres o cuatro años, se están produciendo nuevas variedades de fresa, como la denominada ventana, de origen americano; candonga; o la festival, con cierto peso en el mercado.

Para el próximo año, se podrá ya consumir una nueva variedad española denominada coral, un tipo de fresa impulsado por los productores de la provincia de Huelva.

Sin limpiar, se conservan mejor

Fresas

Para conservarlas una vez adquiridas en la tienda, lo mejor es mantenerlas a una temperatura de entre 2 y 4 grados, en la parte superior de la nevera. Se conservan en mejores condiciones dentro de su barqueta, con el film cerrado para reducir su rehidratación, sin limpiarlas ni quitarles el rabito verde.

Los principales enemigos de la fresa son el calor, la humedad y el transporte. Esta fruta se deteriora con facilidad, pues tiene una estructura delicada de poca consistencia y una carne muy tierna. La mejor época para consumirla comienza en primavera, durante el mes de marzo, y se prolonga hasta el mes de julio.

José Manuel Romero
Presidente de la Asociación Onubense de Productores y Exportadores de Fresas (FresHuelva)
“Para que la fresa se conserve no se debe romper nunca la cadena de frío”

    La principal característica de nuestra provincia es su benigna climatología. La fresa se cultiva en todo el mundo pero en distintas épocas del año como ocurre, por ejemplo, en Inglaterra o en Alemania. Después de nosotros comienza a producir Italia, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, etc. En Huelva coincide la climatología con un determinado tipo de tierra y de agua, que afortunadamente se da en nuestra zona sin que tengamos competencia alguna en España.

    La producción de nuestra provincia supone el 90% del total en España y el 40% en Europa. La época de plantaciones comienza a finales de septiembre o primeros de octubre. Es una época en la que hace mucho calor y hay más riegos de mortandaz de las plantas. Cuanto antes empieces antes recoges, pero el coste que asumes es también mucho mayor. Lo normal es que en Huelva se empiece a recolectar a primeros de diciembre, en pequeños volúmenes, después, dependiendo de la variedad de la planta, la campaña comienza con cierta intensidad a mediados de febrero. Es una recolección manual, se trata de un cultivo muy perecedero que tiene muy poco aguante y que además hay que recogerlo en unas condiciones ideales porque si no la fruta no llega bien a los mercados no sólo en apariencia sino en cuanto a sus condiciones organolépticas. Por lo tanto una planta de fresa hay que recolectarla un día sí, un día no. Esto supone un gran coste. Para información del ama de casa, del precio de un kilo de fresas de una buena recolección, 0,50 céntimos de euro es mano de obra.

    El primer consejo para conservar correctamente las fresas es que desde que salen del campo no se rompa nunca la cadena de frío. Es un producto muy perecedero y sensible, si se rompe la cadena, la fresa se va. No se debe sacar nunca de un frigorífico. Lo mejor es consumirla al natural, a la gente le gusta de diferentes maneras, con azúcar, yogur, etc. Para personas exigentes, con gustos especiales, les recomendaría una receta muy poco conocida y que da muy buenos resultados: consiste en echar una gotas de vinagre y dejar macerar las fresas toda la noche en el frigorífico. Que lo prueben las amas de casa y ya verán qué resultado más sorprendente.

¿Qué es Fundación Eroski?
© Copyright Fundación Eroski    Info@ideasana.com