versión accesible
Idea Sana
Publicidad saludable

El 15 de septiembre entró en vigor el Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos y Bebidas (PAOS) que velará para que la población infantil reciba mensajes saludables sobre nutrición, y al que por el momento se han adherido 33 empresas del sector alimentario. Esta iniciativa se incluye dentro de los acuerdos alcanzados por el Ministerio de Sanidad y Consumo y la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) con el objetivo de fomentar hábitos de vida saludables y frenar, de esta forma, el incremento de la obesidad infantil.

Los anuncios de alimentación dirigidos a niños no podrán incluir personajes famosos del cine y la televisión, hacer un llamamiento directo a la compra del producto o incitar a que los pequeños persuadan a sus padres para que adquieran los artículos anunciados. “La publicidad es una gran influencia para el niño y puede ser un buen vehículo para inculcarle hábitos saludables. Debemos proteger a los pequeños; a su edad no tienen ni el criterio de la madurez suficiente para escoger los alimentos más beneficiosos para su salud”, asegura María Neira, presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria. Los niños españoles de entre 4 y 12 años pasan al día dos horas y media viendo la televisión, lo que supone unos 54 anuncios de media, la mayoría de alimentación. Según un estudio reciente elaborado por la Universidad de Illinois (Chicago) el 78% de los anuncios televisivos de alimentación dirigidos a los niños estadounidenses son de ‘comida basura’.

Bernabé Tierno
Psicólogo, pedagogo y escritor
Mi hijo es obeso y está a dieta. ¿Qué hacer para que la cumpla?

El niño debe saber desde el principio, por sus propios padres, que un cuerpo sano no es un cuerpo obeso y que cada persona es responsable de su propio cuerpo y nada más importante que cuidarlo y mantenerlo sano. “El cuerpo es el lugar donde vivimos, la casa de toda la vida”. “Mira lo que hace papá… y mamá”: El ejemplo, servir de modelo a los propios hijos es la estrategia más eficaz, sin agobiarles ni crearles ansiedad. Los padres tienen buen cuidado cada día de no olvidar tres cosas:

  • Comer sano, es decir, seguir la dieta alimenticia adecuada.
  • Hacer ejercicio físico, como andar, saltar, correr, subir escaleras, nadar, etc.
  • Estar muy contento y felicitarse cada día por sentirse bien y ser constante en algo tan fundamental como hacerse bien a sí mismo, cuidarse y no abandonarse. “Todos tenemos que cuidarnos, no solamente tú”.
    Ir a lo práctico, a lo concreto. No quedarse en la simple teoría, en los consejos o en las regañinas. El niño tiene que saber cómo es un desayuno correcto, un almuerzo y una cena, cuáles son las cantidades adecuadas y tomar él mismo la responsabilidad de hacer la dieta, es decir, tiene que querer hacerla.
  • Que vea los resultados y compruebe cómo va reduciendo su peso, felicitarle por ello y felicitarse los padres por tener un hijo que sabe ser responsable de sí mismo (apuntar en una ficha los progresos).
  • Crear un ambiente relajado y divertido, no hacer una lucha, ni convertir la información y formación que se le da al niño en un momento de desencuentro, de malos modos, de gritos.
  • Ser responsable en hacer la dieta adecuada, en cuidarse, contribuye a desarrollar la voluntad, la autodisciplina y capacitarse para generalizar los hábitos adquiridos y conseguir mejorar en la buena conducta, en el estudio, en el orden y cuidado de sus cosas, etc. Sólo me queda decir a los padres que sean siempre muy positivos, que tengan plena confianza en que sus hijos van a ser responsables y díganles claramente que confían en ellos.

¿Qué es Fundación Eroski?
© Copyright Fundación Eroski    Info@ideasana.com