versión accesible
Idea Sana
Menús variados para pequeños ‘gourmets’

Los expertos recomiendan seguir un esquema de variedad y combinación de alimentos para confeccionar los menús de los niños. Te proponemos un calendario semanal de comidas y cenas que será de gran ayuda para compaginar las obligaciones diarias con una alimentación sana para toda la familia.

DESAYUNO COMIDA MERIENDA CENA
LUNES Leche, pan integral con miel o mermelada y zumo de naranja. Guiso de carne de ternera con patatas, zanahorias y guisantes. Queso manchego. Manzana Yogur y pera Sopa de verduras. Tortilla francesa con ensalada. Plátano y leche
MARTES Leche, pan con tomate aceite de oliva y jamón serrano Ensalada. Canelones con carne picada. Naranja. Bocadillo de queso Pure de verduras. Pescado a la plancha. Pera. Batido de leche con cacao
MIERCOLES Leche, galletas integrales con queso fundido. Zumo Legumbres con verduras. Filetes rusos con ensalada. Yogur. Bizcocho y manzana Tortilla de patata con salsa de tomate. Mandarinas leche
JUEVES Leche, tostadas de pan con mermelada y mantequilla. Zumo Crema de verduras. Arroz blanco con tomate y huevo frito. Ensalada de frutas. Frutos secos y plátano Merluza al horno con patatas. Pera y yogur.
VIERNES Leche con copos de cereales. Zumo. Lentejas guisadas con arroz patatas y zanahoria. Ensalada de pollo. Macedonia de frutas. Bocadillo de jamón de york. Pera Espaguetis con salsa de tomate. Filete de pescado con ensalada. Manzana. Leche
SABADO Leche, tostadas de pan con aceite de oliva. Zumo de frutas. Cocido (sopa con fiseos, verdura, legumbre, carne...). Pera Yogur. Uvas Fritura de pescado con guarnición de lechuga, tomate y zanahoria. Plátano.
DOMINGO Chocolate con pan tostado. Zumo. Ensalada. Carne asada con guarnición de verduras. Manzana asada Yogur de frutas Pescado en salsa. Ensalada de frutas. Cuajada con miel

Verduras y hortalizas divertidas

Las verduras y hortalizas son, junto a la fruta, una de las asignaturas pendientes en la actual alimentación de los pequeños. Sin embargo, el consumo de estos alimentos durante la infancia y adolescencia es esencial, tanto para su correcto desarrollo como para la adquisición de buenos hábitos alimenticios que deberán mantener a lo largo de la vida. Para que los niños no protesten cada vez que ven un plato de verdura en la mesa, los expertos recomiendan a los padres variedad en los menús e imaginación a la hora de cocinar:

  • No repetir la misma verdura más de una vez a la semana. Y si no es posible, cocinarla de distintas maneras: frita, como relleno de pasta, al vapor, de acompañamiento, etc.
  • Hacer recetas innovadoras que combinen diferentes alimentos. Una de las claves de una buena alimentación está en la variedad, y en España disponemos de una amplísima oferta de verduras y hortalizas. No te limites a la típica lechuga y tomate.
  • Presentar los platos de forma divertida. Usa la imaginación y utiliza los diferentes ingredientes para dibujar caras, paisajes, animales... Estos trucos llaman la atención del niño, que se fijará en la presentación del plato y no se centrará en si la receta lleva o no verduras.

Pedro Manuel Ramos
Doctor en Medicina y Cirugía y Profesor de la Universidad del País Vasco
“La obesidad infantil es la antesala de futuros problemas de salud”

Una mala alimentación en la infancia puede producir obesidad en la vida infantil y adulta, menor esperanza de vida (a causa del exceso de proteínas y grasas), diabetes tipo 2, síndrome metabólico, anorexia, bulimia, etc. Si el niño padece sobrepeso entre los 6 meses y 7 años de edad, tiene un 40% de posibilidades de ser un adulto obeso. Si el sobrepeso se da entre los 8 y 13 años, la posibilidad aumenta hasta el 70%.

Las consecuencias de la obesidad en la salud de los niños tienen un efecto múltiple sobre todos los órganos. Adelanta la pubertad (produce un disturbio hormonal), aumenta el desarrollo de grasa suprapúbica oculta en la base de los genitales masculinos, acumula grasa en la región mamaria femenina, provoca estrías y hematomas en la piel, complicaciones psicosociales, respiratorias, gastrointestinales, renales o musculoesqueléticas.

Otra consecuencia importante es el síndrome metabólico, que es el principal indicador de riesgo cardiovascular y de infarto. Incluye la hipertensión arterial, el aumento de colesterol y la intolerancia a la glucosa. Se produce por el sedentarismo, las dietas hipercalóricas y el abandono de la dieta mediterránea.

La comida basura, el exceso de lácteos y el descenso de consumo de verduras, legumbres y fibra son hábitos de consumo que producen obesidad y síndrome metabólico infantil. El 30% de los niños con sobrepeso tiene uno o varios síntomas del síndrome metabólico, lo que a nivel europeo supone medio millón de niños. Hay que parar la obesidad infantil, ya que es la antesala de mayores problemas de salud en el futuro. Si se come menos, pero mejorando la calidad de lo que comemos, viviremos más.

Baldomera Palazuelos Baldomera Palazuelos
Amiga de FUNDACIÓN EROSKI de Pinto (Madrid)
“Los niños apenas comen fruta y verdura”

En mi opinión, ahora descuidamos más la alimentación que hace años. Es especialmente relevante en el caso de los niños, que comen menos fruta y verdura que antes. Inculco en mis hijos la importancia de llevar una dieta completa y equilibrada, y hago especial hincapié en el tema del desayuno. Les digo que se tomen su tiempo y siempre sentados a la mesa. La primera comida del día es primordial para comenzar el día con energía.

¿Qué es Fundación Eroski?
© Copyright Fundación Eroski    Info@ideasana.com