versión accesible
Idea sana
Cultura ‘tupper’

La vuelta al trabajo supone para muchos el retorno al "TUPPER". Comer en la oficina es cada día más habitual, la falta de tiempo y los inconvenientes de comer en restaurante han creado toda una generación adicta a este utensilio de plástico. Te proponemos alternativas para que comer en tu friambrera sea una opción saludable.

El señor Earl S. Tupper no podía imaginar el furor que iba a causar su invento cuando en 1946 creó el famoso tazón maravilla. El ‘tupperware’, que significa ‘mercancías de Tupper’, lleva desde entonces entre nosotros, ayudando a la conservación de los alimentos. Y es que sirve para todo: congelar comidas preparadas, guardar restos en la nevera y transportar los alimentos sin riesgo de que se desparramen. Por esta razón, el ‘tupper’ cada vez viaja más a la oficina.

Idea Sana
Idea Sana
Existen muchos alimentos comodín, fáciles y rápidos de elaborar, como la pasta, el arroz o las ensaladas
Idea Sana
Idea Sana

La falta de tiempo a la hora del almuerzo para desplazarse hasta casa y los altos precios de los menús de bares y restaurantes que, además son mucho más calóricos que los caseros, han creado toda una generación ‘tupper’. En los centros de trabajo, conscientes de esta necesidad, se suelen habilitar salas especiales con microondas y nevera para calentar y conservar las comidas que llegan hasta allí en fiambreras de todo tipo.
Tener que comer de ‘tupper’ no tiene por qué ser insano. Aunque presente sus incovenientes para el paladar –no todos los alimentos preparados conservan el mismo sabor y la misma calidad una vez recalentados–, se pueden preparar menús nutritivos y variados.
Tampoco se debe recurrir a diario a comidas prefabricadas, botes de conserva, etc., salvo en contadas ocasiones.

Menús compensados

Lo mejor es que planifiques los menús de toda la semana, procurando variar los alimentos e incorporando productos pertenecientes a todos los grupos: pasta, legumbres, verduras, carne, pescado y fruta. Ten en cuenta que cada día debes tomar entre 4 y 5 raciones de frutas y verduras; y que cada comida debe contener una parte de hidratos (pasta, arroz, legumbres, verduras), otra menor de proteínas (carne, pescado, huevo, frutos secos) y otra pequeña de grasas (aceite de oliva, frutos secos, queso).
Si te resulta difícil cumplir estas premisas, siempre puedes compensar unas comidas con otras. Por ejemplo, si has comido hidratos de carbono al mediodía (pasta o arroz), por la noche deberías tomar proteínas como las que aportan el huevo, el pollo o el pescado. Cuando cocines el fin de semana, prepara más cantidad y congela en ‘tuppers’ o tarros calculando que sean raciones individuales. Recuerda que el tupper engaña: entra mucho más de lo que parece.

Lo más fácil es recurrir a los platos precocinados, los de toda la vida: albóndigas, pollo, pescado en salsa, carne guisada, sopas caseras, puré de verduras o legumbres. Otra opción saludable la ofrecen las ensaladas que combinan con todo tipo de ingredientes: pasta, arroz, garbanzos, pescado, fiambre, etc. Un alimento comodín de nuestra dieta, que casa con casi todo, es la pasta. Se trata además de un producto natural que, en pocos minutos, soluciona más de una comida. Si la acompañas de salsas de tomate o de roquefort, queso rallado, hortalizas o carne conseguirás un plato sabroso y abundante. El arroz también está indicado para la fiambrera. Es socorrido, fácil de preparar y ofrece numerosas posibilidades de elaboración. Verduras, pescados o carne son buenos acompañantes.

Las conservas y el fiambre son una solución práctica y cómoda si algún día no tienes tiempo ni ganas de cocinar. Sardinas, atún, anchoas, mejillones, jamón serrano, pavo cocido... pueden acompañar tus ensaladas (se pueden comprar ya lavadas y listas para consumir) o meterse entre pan y pan. Y no olvides el postre: una fruta o un lácteo, son dos opciones sanas.

Marta Martínez
Amiga de FUNDACIÓN EROSKI (Valladolid)

"Cuando ceno tortilla de patatas suelo guardar un trozo para el día siguiente"

Llevo años comiendo de ‘tupper’. Para organizarme y no tener que estar todas las tardes metida en la cocina, suelo cocinar una o dos veces por semana más cantidad y congelo. Otras veces aprovecho los restos de la cena. Por ejemplo, si preparo una tortilla de patatas, suelo hacerla bien grande para tener para el día siguiente. Normalmente llevo un solo plato y un yogur o fruta de postre. La pasta y las ensaladas son muy socorridas y suelo recurrir a ellas casi todas las semanas. También aprovecho cuando voy a comer a casa de mis padres el fin de semana para llevarme algún ‘tupper’ con comida.

Kit completo y saludable

Te proponemos algunas ideas para que te hagas con el kit necesario para comer de fiambrera:

  • Utiliza servilletas de colores para animar la comida.
  • Hazte con un set de cubiertos individual con caja propia.
  • Si prefieres colocar toda la comida en un mismo lugar, compra un tupper con compartimentos separados.
  • Puedes llevar todo en un ‘cabagge’, una de esas maletitas de lata con asa.
  • Si no tienes la opción de calentar la comida, necesitas un termo para llevar sopas, purés, e incluso café caliente.


El orden del "taper"

  • La fiambrera o ‘tupperware’ (más conocido como ‘taper’) tiene infinidad de usos en la cocina: sirve para almacenar alimentos, refrigerar, congelar, introducir en el microondas... e incluso fuera de ella, hay quien lo utiliza hasta para guardar los calcetines. En definitiva, el ‘taper’ nos ayuda a organizarnos mejor. Los tipos, colores, texturas y formas son innumerables. Te recomendamos elegir el tupper en función del uso que vayas a darle.
  • Para organizar la nevera y el congelador apuesta por los transparentes para que de un simple vistazo localices la comida. Si vas a congelar, existen algunos con un temporizador en la tapa donde aparecen los 12 meses del año. Así podrás indicar en qué fecha lo has congelado y darle prioridad a la hora de descongelar con respecto a otros más recientes.
  • Ten en cuenta también si el material con el que está fabricado permite altas temperaturas para poder calentarlo en el microondas. Si no es así puede que el plástico se derrita sobre tu plato preferido. Normalmente puedes conseguir ‘tapers’ que te sirvan para varios usos.
  • Los hay apilables, en diferentes tamaños; con colores intensos o transparentes y hasta con varios pisos. Este último tipo es muy apropiado para llevar a la oficina el menú completo y calentar en el microondas los dos platos a la vez.

¿Qué es Fundación Eroski?
© Copyright Fundación Eroski    Info@ideasana.com