versión accesible
Idea sana
Al pan, pan

Dice el refranero popular que “Con vino añejo y pan tierno se pasa el invierno” y es que el pan es un alimento fundamental y básico en nuestra dieta, que debería ser consumido en todas las comidas aunque con moderación (unos 50-60 gramos en cada ocasión).

A la hora de merendar también, pues aunque tradicionalmente se ha creido que engordaba, lo cierto es que a igual cantidad de contenido calórico, provoca un menor cúmulo de grasas que otros alimentos ricos en grasas. Por ejemplo, 100 gramos de pan, que aportan unas 250 calorías, engordan menos que 35 gramos de mantequilla o margarina o un bollo, que también proporciona 250 calorías.

El pan se elabora exclusivamente con harina de trigo, agua y sal. Se trata de un producto sencillo, con un alto valor nutritivo y económico. Es rico en hidratos de carbono, tiene un bajo contenido graso y aporta proteínas procedentes del grano de trigo, vitaminas y minerales.

No se sabe de dónde procede, pero lo cierto es que 3000 años antes de Cristo en China ya se consumía. Desde entonces, casi todos los pueblos lo adoptaron como un elemento básico en su dieta.

Turcos, romanos, italianos y franceses son auténticos devotos del pan. No sólo cuidan su sabor sino también su aspecto. Casi todos los países europeos tienen su pan típico, como la ‘baguette’ francesa o el pan de centeno de Alemania. El pan de obrador, elaborado de forma tradicional no suele contener grasas ni colesterol. Sin embargo, el de molde contiene grasa añadida para conseguir que se mantenga tierno durante más tiempo y no se seque con tanta facilidad. Para las personas con presión arterial alta o diabéticas se recomienda consumir pan integral o sin sal. Eliminar esta sustancia apenas altera el gusto. El pan integral contiene además mayor cantidad de fibra lo que facilita el tránsito intestinal.

Hoy en día podemos encontrar panes para todos

Algunas de las variedades más comunes son:
  • Blanco: o de trigo, es el más común. Contiene un 90% de trigo y un 10% de salvado.
  • Integral, de salvado, de centeno u otros cereales: este tipo de pan elaborado con verdadera harina integral aporta más vitaminas y minerales que el blanco tradicional, ya que se emplea harina producida a partir del grano de cereal completo. El pan de centeno es más compacto que el de trigo y menos esponjoso. Todas estas variedades se recomiendan en personas con problemas de diabetes, colesterol elevado, estreñimiento o que siguen dietas de adelgazamiento.
  • Tostado o en biscotes: su valor nutritivo es similar al pan de barra, con mayor densidad, pues contiene menos agua.
  • De molde: similar al pan normal pero con grasas añadidas para mejorar el sabor y que se mantenga tierno durante más tiempo.
  • Sin gluten: elaborado con harina de maíz que no contiene gluten. Esta sustancia se encuentra en el grano de trigo, la avena, la cebada, el centeno y el triticale (híbrido de trigo y centeno). Indicado para personas con intolerancia al gluten.
  • Sin fermentar: es el más sencillo de elaborar. Posee una masa compacta y su consumo produce una digestión más lenta y una gran sensación de saciedad.
  • De cereales: muy rico en fibra, vitaminas y minerales por la utilización de una variedad de cereales en su fabricación.
  • Sin sal: Para quienes deben seguir una dieta estricta de control de sodio.

Sagrario Álvarez
Jefa Sección Panadería EROSKI/center de Fuensalida (Toledo)

"Fermentamos y cocemos el pan de forma completamente artesanal"

La gran diferencia entre el pan de EROSKI y el que se vende en otras grandes superficies es que nosotros realizamos la fermentación y cocción de la barra en tienda, de forma completamente artesanal, mientras que la competencia se limita a hornear la barra precocinada. Esto nos permite ofrecer a nuestros clientes un pan que dura fresco y tierno más horas y a un precio muy competitivo. Trabajamos muchas variedades: pan común, pan gallego, castellano, roscas, baguette, integral (somos de los pocos sitios que trabajamos variedades con y sin sal), y dentro de las especialidades, pan de ajo, de cebolla, de centeno (que gracias a su contenido en fibra es un extraordinario laxante), pasas y nueces, etc. Personalmente recomiendo el pan de pasas y nueces. Es ideal para tomar en tostadas y tiene un sabor delicioso gracias al toque exótico que le dan las pasas.

Bocados de placer

El bocadillo es un recurso clásico, fácil y rápido en meriendas, comidas y cenas. Las posibilidades que ofrece son interminables: pueden ser fríos o calientes, sencillos o sofisticados. Algunos ingredientes casan mejor con panes tipo chapata, otros con baguettes o con pan de molde. Entre pan y pan entra casi todo: carne, pescado en conserva, pollo, vegetales, embutidos, quesos, huevos, etc. Te presentamos algunos sanos bocados, aunque siempre puedes inventar tus propias recetas.

En frío:

  • Con lechuga, tomate, pepinillo o cebolla, huevo y patata cocida.
  • Con todo tipo de embutidos y fiambres, siempre que la dieta lo permita.
  • Con pescados en conserva: atún, anchoas o sardinas. Prueba el de mejillones, atún o salmón ahumado con unas rodajas de tomate natural.
  • Con jamón york, queso, rodajas de tomate, lechuga y salsa rosa.
  • Con lechuga, huevo cocido, anchoas en aceite y salsa mahonesa.
  • Salsa ali-oli, pimientos rojos y anchoas en aceite.
  • Con bonito, anchoas en aceite y guindillas.
  • Pan tostado y untado con tomate, huevo cocido, atún, pimiento rojo y aceitunas rellenas de anchoa cortadas en rodajas.
  • Queso de untar, salmón ahumado y anchoas en aceite.
  • Con ventresca de bonito, anchoas en aceite, anchoas en vinagre, pimiento rojo y espárragos.

En caliente:

  • Sobrasada con pan caliente.
  • Tortillas en todas sus variedades, con jamón, setas, ajos tiernos, o champiñones.
  • Campesino: con pechuga de pollo a la plancha y pimientos del piquillo.
  • Jamón serrano, champiñón, cebolla y ali-oli.
  • Pollo, bacon y salsa mahonesa.
  • Solomillo de cerdo, pimiento del piquillo verde y salsa de tomate.
  • Champiñones, pimientos del piquillo rojos, pimienta negra molida y lonchas de queso.
  • Lomo, queso, tomate, lechuga y aros de cebolla.
  • Lechuga rociada con zumo de limón, tomate, una loncha de queso, huevo duro, pechuga de pollo desmenuzada y salsa mahonesa.
  • Con jibiones (chipirones o sepia) rebozados.
  • Filete de ternera con pimientos rojos.
  • Con jamón serrano frito, pimiento verde y tortilla francesa.

¿Qué es Fundación Eroski?
© Copyright Fundación Eroski    Info@ideasana.com