versión accesible
Idea sana
Kiwi, concentrado de vitaminas

Esta fruta es un auténtico tesoro nutricional: es un poderoso antioxidante, aporta vitamina C y es rico en minerales. Su consumo gana adeptos cada día, seducidos por el delicioso toque exótico que aporta en multitud de platos.

Día tras día aumenta el consumo de kiwi entre consumidores seducidos por el toque original y exótico que esta fruta aporta a multitud de recetas. El kiwi, un auténtico desconocido hasta hace pocos años, se ha convertido en una de las frutas más habituales en nuestra cesta de la compra.

Se trata de un tesoro de virtudes concentradas en su pequeño tamaño. Es una de las frutas con mayor contenido en vitamina C antioxidante y vitamina B, sobre todo ácido fólico, un nutriente que refuerza el sistema inmunológico. Alimento rico en minerales como el potasio, el magnesio y la fibra –aliada infalible para combatir el estreñimiento–, contiene, además, una enzima llamada actinidina que nos ayuda a hacer la digestión.
Por todas estas propiedades, el kiwi es la fruta ideal para incorporarla a la dieta de niños y adolescentes, embarazadas y ancianos –los mayores suelen tener carencias de vitamina C y padecer de estreñimiento crónico–.

Originario de China, el kiwi se introdujo en Europa en el siglo XIX como planta ornamental y no como fruta comestible. Llegó en barco desde Nueva Zelanda, país que lo bautizó con el nombre de un pájaro autóctono de gran parecido físico con esta fruta refrescante y de sabor ligeramente ácido. Su piel es marrón y está recubierta por pequeños filamentos. La pulpa, suave y jugosa, es de color verde esmeralda y está repleta de pepitas negras dispuestas en forma de círculo.

Desayunos vitales

Se trata de una fruta de muy fácil consumo. Suele tomarse como postre, solo –pelado o partido por la mitad y con la ayuda de una cucharilla– o como ingrediente de tartas y sorbetes. También se usa para elaborar mermeladas y, en los últimos tiempos, su utilización culinaria se ha extendido a todo tipo de recetas: en primavera y verano, forma parte de ensaladas y su verdor adorna exóticas salsas para acompañar platos de carne.

Sin manchas

Los primeros kiwis de la temporada llegan al mercado entre los meses de octubre y noviembre. Al madurar durante el invierno, se mantiene en perfectas condiciones hasta mayo. Para disfrutar de todas las propiedades del kiwi es recomendable consumirlo en su punto justo de maduración, cuando su consistencia es ligeramente blanda al tacto. A la hora de la compra, elegiremos las piezas intactas y sin manchas, desechando las que estén muy blandas o dañadas.

En casa, puede conservarse en óptimo estado tanto a temperatura ambiente –aguanta hasta 15 días–, como en la nevera –un mes– e incluso en el congelador –hasta seis meses–. Un truco para que los kiwis maduren más rápidamente consiste en conservarlos en una bolsa de plástico junto con una manzana, ya que esta última desprende un gas (etileno) que acelera su proceso de maduración. De esta forma, en una semana estarán listos para ser consumidos en su punto.

José María Alejo
Jefe Sección Frutería Hipermercado EROSKI de Pinto (Madrid)
"Disfruta de todas sus propiedades en su punto óptimo de maduración"

En nuestro hipermercado vendemos dos variedades: el kiwi Eroski NATUR, de pulpa verdosa, y el kiwi ‘gold’, de pulpa amarilla y que está teniendo una muy buena acogida entre los clientes a pesar de tener un precio superior.
Podemos encontrar ambas variedades a lo largo de todo el año. Una vez en casa, recomiendo comerlo lo antes posible para disfrutar de todas sus cualidades, ya que la fruta que podemos encontrar a la venta en EROSKI está en su punto óptimo de maduración, lista para ser consumida sin tener que esperar a que madure en casa.

¿Qué es Fundación Eroski?
© Copyright Fundación Eroski    Info@ideasana.com