versión accesible
Idea sana. El verano ha llegado. VIVE EL VERANO
Sandía, la fruta del verano
Idea sana. El verano ha llegado. VIVE EL VERANO
Año nuevo, vida nueva


La sandía es la fruta que más agua contiene, casi el 95% de su peso. Su poder hidratante, unido a un sabor dulce y a la facilidad que ofrece para ser consumida, la convierten en la reina de las frutas durante el periodo estival. Además, por su escaso aporte calórico, está siempre presente en las dietas de adelgazamiento.

El poeta Pablo Neruda bautizó a esta fruta con la metáfora “cofre de agua”. Los ingleses la llaman ‘watermelon’ (melón de agua). Dos acertadas definiciones que nos dan una idea clara de su contenido. Con el 95%, la sandía es, de todas las frutas, la que contiene un mayor porcentaje de agua. Su poder refrescante e hidratante, unido a su escaso aporte calórico –apenas veinte calorías por cada cien gramos– convierten a la sandía, sin duda, en la fruta del verano.
Perteneciente a la familia de las Cucurbitáceas y originaria del África tropical –en algunos países del continente negro es el sustituto ideal del preciado líquido en las temporadas de sequía–, la sandía es también la fruta de mayor tamaño. Puede llegar a pesar hasta 20 kilogramos, aunque las variedades que habitualmente se comercializan suelen variar entre los 3 y los 8 kilos.

Las sandías que se cultivan al aire libre florecen entre finales de primavera y principios de verano, llegando a su punto óptimo de maduración a lo largo de la época estival. Cuando están maduras presentan un color amarillo pálido o crema en la parte inferior de la cáscara –la que ha estado en contacto con la tierra durante su cultivo– y una pulpa de textura acuosa, muy jugosa y de color rojo intenso, aunque también existen variedades con pulpa de color amarillo intenso e incluso anaranjado. Un truco para saber si una sandía está en su punto consiste en golpear la cáscara con los dedos; si suena a hueco es que la fruta está llena de agua, madura y lista para que toda la familia disfrute de su delicioso sabor dulce. En el momento de la compra, nos decantaremos por aquellas piezas que tengan bastante peso en relación a su tamaño y cuya superficie no presente cicatrices, golpes o magulladuras.

Niños y mayores
Al no tener que pelarla y ser tan refrescante, es la fruta ideal para los más pequeños de la casa una vez eliminadas las pepitas. Y gracias a la suave textura de la pulpa, está especialmente indicada para las personas mayores que tienen dificultades para masticar los alimentos y son poco amigos de la ingestión de líquidos. Tomar dos raciones de sandía equivale a beber un buen vaso de agua.

Está recomendada para la gente mayor, gracias a su poder hidratante y la suave textura de la pulpa

Si hemos comprado la sandía entera, en casa podemos mantenerla a temperatura ambiente. Su gruesa corteza permite su conservación en perfectas condiciones durante un par de semanas. Una vez empezada, es recomendable guardarla en el frigorífico, bien envuelta para que no pierda agua y a una temperatura no inferior a los 7-10º C, ya que es una fruta muy sensible al frío.

Mar Vilanova
Departamento de Calidad y Sistemas de ANECOOP (Asociación Nacional de Exportadores de Frutas y Hortalizas S.Coop.)
“Sabor, color, calidad y textura sin pepitas”

Idea Sana: ¿Qué distingue a la sandía sin pepitas?
Mar Vilanova: Se distingue fácilmente por su aspecto externo ya que en lugar del tradicional color verde oscuro, su corteza es de color verde claro a rayas. La sandía roja sin pepitas es un producto altamente diferenciado y con gran valor añadido. Tiene un gran sabor, color, calidad y textura sin pepitas. Gracias al Sistema de Calidad de Anecoop logramos que la sandía llegue al consumidor con un alto contenido en azúcar, es decir, con muy buen sabor.

I.S.: Desde Anecoop apostáis por la producción integrada, ¿en qué consiste?
M.V.: Anecoop ha desarrollado un sistema de calidad propio denominado ‘Naturane’ y que engloba todos los procesos del cultivo, desde la adquisición de la semilla hasta su recolección, así como su posterior manipulado en las centrales hortofrutícolas y expedición a nuestros clientes. Se basa en la búsqueda de soluciones favorables desde los puntos de vista económico, ecológico y toxicológico, reduciendo al máximo la aplicación de elementos que produzcan un impacto negativo sobre los ecosistemas. Como curiosidad del cultivo de estas sandías, decir que es necesario colocar junto a las plantas sin semilla otras de variedades con semilla.

I.S.: ¿Qué importancia tiene la trazabilidad?
M.V.: La trazabilidad es una herramienta clave para la mejora de la calidad. Gracias a ella podemos establecer las causas del problema y las medidas para corregirlo.

Propiedades nutricionales
Debido a su alto porcentaje de agua, la sandía apenas contiene calorías, por lo que es uno de los alimentos fijos en cualquier dieta de adelgazamiento. Es un excelente diurético: estimula la actividad de los riñones y aumenta la producción de orina, lo que favorece la eliminación de toxinas. Contiene poca fibra y su contenido graso es ínfimo. Tampoco destaca especialmente por su aporte en nutrientes.
Lo más reseñable desde el punto de vista nutricional es su contenido en carotenoides: luteína y, sobre todo, licopeno. El licopeno, responsable del color rojizo de la pulpa de algunas variedades, tiene propiedades antioxidantes que ayudan a reducir el riesgo de padecer diversos tipos de cáncer: páncreas, pulmón, colon y próstata. Al actuar contra los radicales libres –unas sustancias nocivas para el organismo–, el licopeno también ayuda a prevenir contra las enfermedades cardiovasculares.

Recetas veraniegas
La sandía es un alimento que no se presta a demasiadas combinaciones culinarias, ya que la pulpa es poco maleable y se estropea con facilidad al partirla. En la cocina se utiliza, además de como postre, como ingrediente de multitud de batidos, sorbetes, sopas frías, helados y granizados para aliviar los calores del verano. Algunas variedades se utilizan para la elaboración de mermeladas. La corteza se puede marinar o confitar. Las semillas también son comestibles y en algunas regiones de Asia se preparan al horno, fritas e incluso molidas, como los cereales, para hacer pan. En Rusia, tiene gran predicamento beber un vino dulzón que se prepara con el jugo de la sandía.

<< Ir a la portada



Vive el verano

Al sol que más calienta

Aventuras de verano

Rayos de vida

Ojo con el verano

Prevenir la obesidad

Ejercicio y corazón, una sana pareja

Deporte para todas las edades

Entrevistas
Martin Fiz
Jesús Martínez Millán
Aitor Campos
Francisco González-Robatto
Dr. Miguel Aizpún
Dr. Rafael I. Barraquer
María Luisa Fernández
Bernabé Tierno
José Fernández García
Mar Vilanova
Isabel Herreros
Ismael Díaz Yubero
Diana Roig
Raquel Gómez
María Mauleón

Alimentación

Cerezas de primera

Sandía, la fruta del verano

Bonito: el chuletón marino

Cerveza, sana y refrescante

Ensaladas

Tiempo de barbacoas

¡Al rico helado!
Solidaridad
Prevenir los incendios forestales

EROSKI patrocina en Madrid una exposición que difunde los Objetivos del Milenio de la ONU

Intermón-Oxfam reúne a 250.000 personas en la fiesta solidaria 'Un Día para la Esperanza'

2º Encuentro con Amigos de la Comunidad de Madrid

Escuelas
Alimentación saludable
Bonito
Bronceado saludable
La cereza
El cuidado de los ojos
El ejercicio físico
Los incendios
El melón y la sandía
Ocio para vivir mejor
Verano ecológico

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a CONSUMER.es EROSKI


¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com