versión accesible
Idea sana. El verano ha llegado. VIVE EL VERANO
Tiempo de barbacoas
Idea sana. El verano ha llegado. VIVE EL VERANO
Año nuevo, vida nueva


El buen tiempo propicia las comidas al aire libre y, por supuesto, las reuniones en torno a una barbacoa. Carnes, pescados, mariscos y verduras pueden asarse en la parrilla e impregnarse del sabor que proporcionan las brasas. Para cocinarlos se precisa destreza y cierta precaución para evitar accidentes desafortunados.

Una barbacoa siempre está relacionada con un momento lúdico, veraniego, sosegado. Se celebra al aire libre, en el jardín, en un área recreativa acondicionada e incluso en la playa al anochecer. Pueden ser momentos de auténtica devoción culinaria al cerdo, al cordero, al marisco e incluso a la dieta mediterránea.
Pero antes de disfrutar de todas estas viandas, hay que comenzar por preparar el fuego. Lo primero será decidir el tipo de combustible. El más eficaz es el carbón que puede adquirirse en bloques o en tizones. Para avivar el fuego utiliza periódicos, ramas secas, alcohol o pastillas especiales para su encendido. Existen además utensilios para facilitar la labor del cocinero: guantes gruesos para manipular la parrilla sin quemarse, pinzas metálicas largas para dar vuelta a los alimentos, cepillos para limpiar la parrilla, brochetas para hacer pinchos morunos, etc. Se puede comenzar a asar una vez que las brasas muestren una capa de ceniza gris o blanca.

En la parrilla cabe casi todo. Desde la carne de ternera en filetes o chuletas, hasta las chuletillas de cordero, hamburguesas, salchichas, costillas y chorizos, pasando por mariscos (como langostinos y cigalas), pescados, verduras y hortalizas. Para muchos, la ternera es la reina de la barbacoa. Te recomendamos engrasar la parrilla con aceite o grasa antes de cocinar y salar la carne una vez asada. Al darle la vuelta evita pincharla para no perder su jugo. En el caso del cordero, lo mejor es usar un fuego bajo para que el exterior quede dorado y el interior tierno.
Salchichas, chorizos, longanizas o hamburguesas se asan a fuego suave mientras que para el pescado es mejor utilizar una doble parrilla impregnada de aceite que facilite dar la vuelta a la pieza y evite que se rompa.

Parrilla vegetariana
En verano además puede resultar mucho más ligera y refrescante una barbacoa vegetariana. La parrilla admite todas las verduras y hortalizas que normalmente se consumen cocidas. Con ellas podemos preparar coloridas brochetas, menestras o verduras rellenas conservando todas sus propiedades, ricas en minerales, vitaminas, fibra y sustancias de acción antioxidante. Cualquier tipo de parrillada puede ir acompañada de ensaladas y frutas para hidratar el cuerpo en los días más calurosos.
La barbacoa puede ser de diferentes tipos en función del combustible que utilice, de carbón, de gas o eléctricas. Además, las hay fijas, portátiles, con tapa, etc. Las barbacoas a gas utilizan piedra de lava o briquetas cerámicas en vez de carbón. La diferencia entre la piedra y las briquetas es que estas últimas se pueden reutilizar un mayor número de veces que las piedras de lava, pero su función es la misma: absorber la grasa y distribuir de forma homogénea el calor.

Brasas seguras
Para evitar posibles accidentes, conviene que adoptes algunas precauciones a la hora de preparar una parrillada:
  • La barbacoa debe colocarse siempre sobre una base uniforme para que no se ladee y pueda caerse produciendo quemaduras.
  • Sitúala lejos de los árboles y la casa y mantén alejados a los niños y a los animales.
  • Pon cerca un cubo de agua, por si tuvieras que recurrir a él debido a algún imprevisto.
  • No eches jamás líquidos inflamables sobre el fuego para avivarlo.
  • Utiliza carbón para barbacoas, nunca palos ni hierba seca.
  • Evita los incendios forestales respetando las restricciones para hacer fuego y asegurándote en su caso de que todas las ascuas queden bien apagadas.

Parrillada de pescados y mariscos
Lo mejor es utilizar una parrilla doble para darle la vuelta al pescado sin correr el riesgo de que se rompa. Asegúrate de que está bien lubricada y asa el pescado untado también de aceite, siempre a fuego caliente o medio caliente. Normalmente en 10 minutos, según el espesor de la pieza, el pescado estará cocinado.

  • Frescos y enteros: siempre que sea posible utiliza pescados frescos de piel firme y enteros, como la lubina, el bonito, el salmón, las sardinas o las truchas. Sólo hay que abrirlos por el vientre a lo largo.
  • En rodajas: deben ser tajadas gordas para evitar que se rompan. Pueden ser de bonito, merluza, salmón...
  • Brochetas: resultan deliciosas las de camarones o quisquillas alternadas con trozos de pescado, como sepia, y de vegetales. Si empleas pinchos de madera, sumérgelos en agua durante media hora para evitar que se quemen en la parrilla.
  • Mariscos: gambas, langostinos y cigalas son los más recomendables para la barbacoa. Lo más sencillo es colocar las piezas directamente en la parrilla con un poquito de sal gorda y un toque de aceite de oliva virgen extra. Los dejamos hasta que se vean burbujitas en las cabezas, les damos la vuelta y echamos un poco más de aceite y zumo de limón.

Contundente: Carnes
La carne es la reina de la barbacoa en todas sus variedades. Hay que elegir una de buena calidad para asar a la parrilla, recuerda que los mejores cortes son los que proceden del lomo. Nunca pongas la carne sobre la parrilla fría. Si el trozo de carne es muy grueso colócalo más lejos del fuego para que no se queme por fuera y quede crudo su interior. No sales hasta el final.

  • Costilla: es uno de los cortes más tiernos, bien sea de ternera, vaca o cerdo. Resulta excelente a la plancha o la parrilla, sobre todo adobada, recubierta de una mezcla de especias picantes y aceite o vino.
  • Bistec o filete: la carne de vaca o ternera en filetes es muy apropiada para ser asada o frita. Atrévete además con los bistecs de canguro o avestruz.
  • Chuleta y entrecot: sea cual sea su procedencia, la chuleta o el entrecot nunca deben faltar. Si eres amante de los sabores exóticos, evita la sal y riega la carne, preferiblemente de cerdo o cordero, con miel de abeja.
  • Hamburguesa: tiene un contenido en grasa variable. Cuantos más puntos blancos presente, más grasa contendrá. Ten en cuenta que se estropea enseguida pues las bacterias se multiplican rápidamente.
  • Salchichas: suelen elaborarse con carne de cerdo, pero también las hay de vaca, ternera y aves. Normalmente, en las barbacoas se utilizan las de Toulouse (carne de cerdo condimentada con pimiento), la Weisswurst (salchicha blanca a base de ternera, nata y huevos) y la Bratwurst (mezcla de cerdo, ternera, bacon, leche y cebolla).
  • Chorizo: se elabora con carne de cerdo, o cerdo y vaca, sazonado con ajo, pimienta, pimentón y otras especies. El que se utiliza en las barbacoas es fresco, sin curar, y debe hacerse poco a poco, a fuego bajo, para que no se dore demasiado.

Ligera: Verduras y Hortalizas

Las ensaladas se preparan, en gran medida, con verduras, frutas y hortalizas de temporada

Todas las verduras y hortalizas que se consumen cocidas o crudas tienen cabida en la parrilla: zanahorias, tomates, espárragos, berenjenas, pimientos verdes, calabacines, etc. Se limpian bien, se les echa un poco de aceite y sal y ya están listas para asar.

  • Menestra: coloca diferentes hortalizas como espárragos, tomates, zanahorias, etc, cortadas a tiras y untadas con una mezcla de aceite, ajo y perejil.
  • Brochetas: combina las verduras u hortalizas con langostinos, setas, sepias o trozos de carne y obtendrás unas coloridas y sabrosas recetas.
Sabor extra
Sea cual sea tu parrillada, siempre puedes alegrar tus platos con algún tipo de salsa. Las hay de muchas clases, desde la tradicional mayonesa hasta la de setas, de distintas variedades de queso y tomates, tártara, salsa rosa... Te recomendamos dos:
  • Salsa barbacoa: especial para acompañar carnes, se compone de tomate, mostaza, vinagre de vino, sal, azúcar, ajo, y especias. Es picante. Sitúala lejos de los árboles y la casa y mantén alejados a los niños y a los animales.
  • Salsa roquefort: apropiada para carnes y verduras, contiene roquefort, aceite de girasol, yema de huevo, vinagre de vino, sal y zumo de limón.

<< Ir a la portada



Vive el verano

Al sol que más calienta

Aventuras de verano

Rayos de vida

Ojo con el verano

Prevenir la obesidad

Ejercicio y corazón, una sana pareja

Deporte para todas las edades

Entrevistas
Martin Fiz
Jesús Martínez Millán
Aitor Campos
Francisco González-Robatto
Dr. Miguel Aizpún
Dr. Rafael I. Barraquer
María Luisa Fernández
Bernabé Tierno
José Fernández García
Mar Vilanova
Isabel Herreros
Ismael Díaz Yubero
Diana Roig
Raquel Gómez
María Mauleón

Alimentación

Cerezas de primera

Sandía, la fruta del verano

Bonito: el chuletón marino

Cerveza, sana y refrescante

Ensaladas

Tiempo de barbacoas

¡Al rico helado!
Solidaridad
Prevenir los incendios forestales

EROSKI patrocina en Madrid una exposición que difunde los Objetivos del Milenio de la ONU

Intermón-Oxfam reúne a 250.000 personas en la fiesta solidaria 'Un Día para la Esperanza'

2º Encuentro con Amigos de la Comunidad de Madrid

Escuelas
Alimentación saludable
Bonito
Bronceado saludable
La cereza
El cuidado de los ojos
El ejercicio físico
Los incendios
El melón y la sandía
Ocio para vivir mejor
Verano ecológico

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a CONSUMER.es EROSKI


¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com