versión accesible
Año nuevo, vida nueva
Luis Llongueras
Año nuevo, vida nueva
Año nuevo, vida nueva


Es uno de los peluqueros con la trayectoria más extensa y reconocida de nuestro país. Siempre a la última, precursor de tendencias y empresario de éxito, su imagen y su particular voz son asociados con facilidad a su faceta más pública. Incombustible pese a estar a punto de cumplir 70 años, acude a la cita que tiene con Idea Sana EROSKI chispeante y de buen humor.

Cuida su cuerpo porque dice que “sólo tenemos uno y tiene que durarnos toda una vida”. Puntual con la cita, primero toca sesión de fotos, luego entrevista y, por último, encuentro con un público entregado en el FORO Idea Sana EROSKI ‘Cambia de look, cambia de ánimo’, consiguiendo despertar el interés y arrastrar las simpatías de la sala. En nuestra charla, repasamos su trayectoria.

“Soy feliz ayudando a las personas con mi trabajo ”
Luis Llongueras Peluquero y amigo de fundación eroski

Idea Sana: En el año 2000 te dieron la Medalla de Plata al Mérito en el Trabajo. ¿Has tenido que trabajar mucho para conseguirla?
Luis Llongueras: Cincuenta años. Y he trabajado fuerte y duro, pero ha valido la pena.

Idea Sana: Llevas medio siglo dedicado al mundo de la imagen y la peluquería. ¿Cómo consigues estar siempre a la última, renovarte y seguir siendo un referente para las nuevas generaciones de peluqueros?
L.Ll.: Es muy fácil. Sólo hay que observar, escuchar y entender a las nuevas generaciones. Las tendencias las imponen los jóvenes.

I.S.: ¿Procuras rodearte de un equipo joven?
L.Ll.: Siempre. Y sobre todo de mentalidades jóvenes, porque tengo algún colaborador de 50 años, como mi hermano Enrique, y otros, que tienen mentalidad de renovación. El mundo se renueva, tu cuerpo se renueva… Claro que también tengo colaboradores de 18 y de 22 años. Es una buena mezcla

I.S.: ¿Sigues dedicando la misma energía a tus salones que hace 20 años?
L.Ll.: Sí, diez, doce horas diarias. El trabajo no mata. Si el trabajo lo haces feliz, si disfrutas, si cambias de tema o asunto, puedes trabajar hasta diez o doce horas.

I.S.: Tus grandes pasiones confesas son la escultura, la fotografía y la escritura, ¿cómo conjugas todas esas actividades?
L.Ll.: Son actividades que hago cuando puedo, a partir de las 6 o 7 de la tarde, después de acabar de trabajar –si es que no tengo asuntos de negocios pendientes como redactar o desarrollar algún proyecto–. O los fines de semana. Entonces, hago arte o escribo, como el libro ‘Todo Dalí’ que me llevó tres años fuertes e incluso descuidé algunas cosas por acabarlo.

"Conocer a Dalí fue una experiencia deliciosa, era un hombre muy inteligente"

I.S.: Fuiste amigo de Salvador Dalí e hiciste con él la peluca-cortina de la habitación Mae West en el museo Dalí de Figueres (Girona). ¿Cómo fue trabajar con Dalí y dejar una obra como esa?
L.Ll.: Con Dalí había hecho ya muchas otras cosas: bigotes postizos, venía para que le laváramos la cabeza o le hiciera un cabello bien voluminoso o para charlar de cualquier cosa… Fue una más; agradable, porque todo lo que fuera estar cerca de él, escucharle, ver cómo se movía, cómo actuaba, lo que comentaba cuando era entrevistado y yo permanecía allí, alejado, observándole... Era una experiencia increíblemente deliciosa. Dalí era un hombre muy inteligente, muy preparado. No había ido a la universidad pero había leído muchísimo, empezando por Freud, en una época en que la medicina española no lo aceptaba. Y, a través de los libros de Freud, comprendió mejor que tenía una personalidad paranoica, particular, muy creativa y soñadora. Algo que yo también he tenido siempre un poco, aunque no tan a nivel de genio como él. Por eso ha sido un personaje que me ha subyugado y al que he seguido durante 27 años.

I.S.: ¿Que ha significado para ti y tu carrera estar rodeado y contar con el apoyo de tu familia?
L.Ll.: Siempre es una buena ayuda, aunque la verdad es que tengo colaboradores que no son familiares pero son como hermanos, o como amigos. He tenido la suerte de saber escoger bien a mis colaboradores, tratarlos bien, ayudarles en sus vidas –tanto personal, profesional como económicamente–. La mayoría llevan conmigo mucho tiempo, empezando por mi gerente, que lleva 38 años, un decorador que ya lleva 30 años, estilistas que llevan 25 y 30 años a mi lado.

I.S.: ¿Cómo logras dirigir los salones Llongueras que hay repartidos por tantas ciudades del mundo?
L.Ll.: Yo podría tener repartidos por todo el mundo un par de centenares de salones y, sin embargo, sólo tengo 19. Cobrar una franquicia más de un salón no me vale la pena si puedo tener preocupaciones. Los 19 que existen están dirigidos por personas que han trabajado conmigo, que conocen mi espíritu y sé lo que hacen. Tengo salones 50 propios y 62 franquiciados en España; todos son colegas a los que les gusta mi manera de trabajar y lo aceptan y respetan. Trabajar así es fantástico.

I.S.: Eres autodidacta, ¿cómo logras crear de cero todo ese imperio?
L.Ll.: Compro y leo libros, y escucho y observo, y junto los máximos datos para hacer las cosas bien. Y si no, lo estudio. Yo siempre me enfrento a una hoja en blanco y acabo llenándola de ideas, de soluciones. La mente es mejor que 20 ordenadores, sólo tienes que hacerla trabajar toda la vida. Y mi inquietud ha hecho que me exija calidad. No me importa si alguien me dice: “esto está mal”. Siempre hay que preguntar por qué y dar las gracias, porque eso ayuda a mejorar, a aprender. Y he aprendido mucho de mucha gente. Y esto es la vida.

I.S.: Has visto evolucionar a las mujeres a lo largo de 50 años de profesión. ¿Qué diferencia a las primeras mujeres que empezaste a peinar en la sastrería de tu padre y a las de ahora?
L.Ll.: Antes de aquello, sobre el año 54 o 55, ya peinaba a domicilio. Aquellas mujeres no eran libres, eran objetos, estaban sometidas al machismo más duro. Tenían sueños, como las jóvenes de ahora, que yo puedo apoyar con mi trabajo, con mi mentalidad y con ejemplos claros entre mis propias colaboradoras. Por eso tengo 10 estilistas mujeres por cada chico. Yo he vivido la evolución de la mujer y cómo ha luchado por la igualdad, que, por cierto, todavía no existe plenamente, por lo menos a nivel laboral, aunque en el ámbito personal sí se haya avanzado.

I.S.: Y los hombres, ¿cómo han cambiado? ¿estamos asistiendo a una revolución en los hábitos de cuidado personal?
L.Ll.: Esto es una balanza, la mujer que va de mujer ha ido liberándose. Al hombre le han comido su terreno. Si vas a un hospital o a un colegio de abogados, ves más mujeres que hombres, en ambos casos. Esto ha comportado una reacción lógica en el hombre, que ha dicho: “Si las tías hacen lo que les da la gana, pues yo también”. Entonces han entrado en las peluquerías de señoras, han pedido el pelo decolorado, depilación… Son los hombres los que han convertido las peluquerías de señoras en salones mixtos, no el peluquero, que no ha tenido que hacer nada. Por eso digo que es fruto del equilibrio, de la compensación.

I.S.: El título del FORO Idea Sana EROSKI que vas a impartir es ‘Cambia de look y cambia de ánimo’. ¿Influye nuestro aspecto en el estado anímico?
L.Ll.: Totalmente. Si tienes una mala imagen no puedes tener buen ánimo. Y si tienes una buena imagen se nota en tu ánimo. Una de las cosas que me hace más feliz en mi vida es el hecho de que, gracias a mi trabajo, pueda ayudar a las personas en el plano anímico. En esta profesión hay un porcentaje alto de psicología aplicada, real, de comprensión y aceptación de la persona, de su situación, su físico, y de transmitir las partes bonitas que tiene. No hay mujer ni hombre feo, todo el mundo tiene cosas interesantes y yo me he convertido en un experto en saberlas realzar, explicar, ver. De lo que se trata es de dar un sentido, equilibrar y ayudar en aspectos sobre todo físicos, porque en la realidad, tanto en el trabajo como en la relación personal o con uno mismo, cuenta mucho el factor visual.

"En esta profesión hay un porcentaje alto de psicología aplicada y de aceptación de las personas"

I.S.: Qué importancia tiene la apariencia?
L.Ll.: El primer golpe de vista es importante, porque hay veces en que dos personas que buscan el mismo trabajo –independientemente de la preparación– y una cae mejor porque sonríe más, tiene un estilo más agradable. Y los peluqueros podemos colaborar en que ese primer golpe de vista sea mejor, y también contribuir a resaltar detalles de expresión.

I.S.: ¿Crees que muchos de nosotros vivimos de espaldas a nuestro cuerpo?
L.Ll.: Yo no. Yo noto las señales de mi cuerpo. Por ejemplo, noto los tres tipos de señales de gripe que me afectan: uno cuando al tocarte la cabeza te duelen las raíces del pelo, otro es un picor por la garganta, y otro es un pinchazo en la nariz que me produce mucosidades y estornudos. Lo más importante para cuidar el cuerpo es tener una alimentación variada, hacer ejercicio, decir no a las drogas. El equilibrio en la vida es muy importante: entre trabajo y descanso, entre esfuerzo y dormir… Todo es una mezcla.

I.S.: ¿Cómo has afrontado el paso de los años? ¿Es más difícil para una persona como tú que perteneces al mundo de la imagen?
L.Ll.: Gracias a que pertenezco al mundo de la imagen, gracias a que pienso en futuro, gracias a que evoluciono en mi trabajo, no tengo ningún problema. Yo vivo el presente y me olvido del pasado porque eso ya no lo podré volver a vivir. Reconozco que al cumplir los 40 pensé: “Ah! Dios mío ¿llegaré al año 2000?”. Después ya me olvidé, y ya estoy hasta en 2005. Y ahora pienso ¿hasta dónde llegaré cuidándome? No lo sé, ya veremos.

I.S.: Adelántanos las tendencias de peluquería para este verano.
L.Ll.: No existen tendencias. Lo importante es que cada persona encuentre su estilo personalizado y que sea cómodo para su estilo de vida. Y que le dé una imagen que la persona pretende. Hoy en día, una mujer entra en una peluquería y, en una hora y media, quiere darse color, tratamiento y salir con un buen corte. Y no quiere saber nada del pelo hasta que le crece y se le desmonta el color dentro de un mes. Así hasta el siguiente mes. Y quiere salir de la ducha a la calle, y no quiere estar 20 minutos, como su madre, con el secador. Y esto lo hemos comprendido, y nosotros lo llamamos: el concepto confort. Y estamos luchando para que la mujer y el hombre que no lo entienda, pues lo entienda, porque le estamos dando algo más: vida y facilidad para mantener la imagen en todo momento.

Llongueras desplegó su encanto en el FORO Idea Sana EROSKI “Cambia de look, cambia de ánimo”, celebrado en Barcelona
Luis Llongueras se enfrentó el pasado 16 de marzo, una vez más, a los convencionalismos. Y de nuevo se proclamó vencedor. El peluquero catalán fue el protagonista de un nuevo FORO Idea Sana EROSKI en el que dio a conocer su particular visión de la belleza y de los condicionantes sociales asociados.

“Cambiar de imagen puede salvarte la vida” Con esa contundente afirmación, Llongueras dio comienzo a una concurrida conferencia en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Desde el principio, el peluquero contó con la complicidad de un público formado por estilistas, estudiantes y personas interesadas en dar un vuelco a su vida a partir de un cambio de look.

Llongueras criticó la uniformidad estética que parece imperar a pie de calle, algo con lo que él nunca se ha identificado: “Aunque la moda haya sido una dictadura en muchos momentos, yo nunca he sido un dictador”. Su método pasa fundamentalmente por lo que él llama “configuración”, un estudio profundo del físico y el carácter de sus clientes que desemboca en la creación de peinados tan personalizados que es imposible encontrar dos iguales.

El atractivo oculto
La belleza, la atracción y el encanto son otros de los temas que más atraen a este peluquero de estrellas. Tanto como para acabar sentenciando que “no existen las personas feas”. “No todo el mundo es bello pero todo el mundo posee algún atractivo, un atractivo que puede localizarse en gestos como el andar o incluso en pequeños defectos que nos hacen diferentes”, afirmó Llongueras. Potenciar ese atractivo es precisamente la labor de los profesionales de la estética. Llongueras detecta una cierta tendencia a la infravaloración de la labor de los estilistas y asegura que “el fenómeno de la automedicación también tiene su equivalente en el mundo de la estética. Los clientes no siempre tienen en cuenta la importancia de ponerse en manos de un buen profesional”. Las Ideas Sanas de Llongueras para cuidarse por fuera también tienen su traducción interior. El estilista puso punto final a su intervención asegurando que, en el fondo, de lo que se trata su trabajo es de sacar partido al físico de las personas para hacer que su existencia sea algo más feliz.

"Si al hacer la compra necesito variedad acudo a una gran superficie comercial"
Idea Sana: Cuéntanos algunas de las Ideas Sanas que pones en práctica para sentirte mejor.
Luis Llongueras: Por la mañana, una buena ducha para despejarme y volver a limpiarme los dientes para tener un tono sano. Y después tomar algunas vitaminas, un buen desayuno y, si puedo, hacer un poco ejercicio de respiración, aeróbico. Y muy importante es hacer el amor relajado. Una de las cosas que yo siempre he admirado es el amor tántrico.

I.S.: ¿Qué es lo más importante para ti?
L.Ll.: La salud. Sin salud no tienes nada. Sólo somos un cuerpo. ¿Ideas? Si el cuerpo no funciona no tienes ideas. ¿Vivir, correr, hacer el amor? Si no tienes un cuerpo sano no puedes hacer nada. La salud es importante y el cuerpo es lo que único que tenemos. Y la gente que no entiende esto no puede disfrutar de la vida, o si acaso serán los pocos años que el cuerpo le aguante.

I.S.: ¿Practicas algún deporte?
L.Ll.: Hago un poco de moto y esquío. Y eso que a mi edad la actividad deportiva no es tan intensa como cuando era joven. Porque antes era una bestia que hacía de todo.

I.S.: Cuando vas de compras ¿qué escoges: pequeño comercio, gran superficie o hacer la compra por internet?
L.Ll.: No, internet nunca. Yo quiero ver y palpar las cosas porque si no, se puede falsear muchísimo. Me gustan las tiendas especializadas, pero sí es verdad que hay veces que si necesitas muchas cosas variadas es mejor una gran superficie.

I.S.: ¿Acostumbras a hacer lista de la compra o te dejas llevar por el impulso?
L.Ll.: Soy una persona con muy poco tiempo libre, así que el día que tengo un poco de tiempo me gusta comprar pequeños caprichos que me duran un mes, como un queso de tal, un vinito de no sé cuando, una cosita italiana, otra alemana… tonterías, pero que ayudan a sentirte bien.

I.S.: ¿Quién cocina en casa?
L.Ll.: Pues procuro que enseñen a la chica.

I.S.: ¿Cuál es tu plato preferido?
L.Ll.: La variedad. A mí me gusta todo. Poco, fresco y bien hecho. A mi la comida oriental me chifla por natural y porque la digestión es siempre sana. Eso de hartarme no me gusta, luego no puedo trabajar, estoy incómodo, con la cabeza espesa.

I.S.: ¿Qué sueles desayunar?
L.Ll.: Desayuno fuerte: pan con tomate y embutido, una fruta cortada con miel, unas galletas. Suelo dedicarle 10, 15 minutos y, a veces, si tengo tiempo, me gusta desayunar mientras leo el periódico. Hay que tomar energía, si no estás vacío.

<< Ir a la portada



La vida florece en primavera

Comida sana aire libre y...¡llénate de energía!

Alivia los síntomas de la alergia al polen

Mantener a todos los insectos a raya

Beber agua, la forma más fácil de cuidarse

¡Muévete corazón!

Cálzate y siente la tierra bajo tus pies

De paseo con el 'peque'

Entrevistas
Luis Llongueras
Edurne Pasaban
Gervasio Deferr
Jesús Sáez De La Fuente
Joaquín Rey
Bernabé Tierno
DRA. Montserrat Barbany
Jokin Matxinandiarena
Moustapha Amar

La obesidad un problema 'de peso'

Enseña a tus hijos a comer sano

Alimentos funcionales ayudan a prevenir

Alimentación

El rey de la granja

Pescado congelado, natural y nutritivo

El antibiótico natural

Aceituna, la reina de los aperitivos

Vinagre, un mago en la cocina

El toque del queso rallado en tu plato

Flores en el plato más que un adorno

Melón, dulce y refrescante

Ricas tanto solas como acompañadas
Solidaridad
La IV Campaña de Comercio Justo de EROSKI e Intermón-Oxfam ha informado a 150.000 consumidores

“Ha sido un viaje inolvidable, la alegría y solidaridad de la gente de Senegal son un ejemplo para todos”

Escuelas
El ajo, antibiótico natural
El ahorro
Muévete corazón
Dietas equilibradas
La lechuga
El melón, un fruto muy sabroso
Disfruta la primavera con energía
La alimentación
Cocina preparada
Cualidades del calzado deportivo

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a CONSUMER.es EROSKI


¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com