versión accesible
Año nuevo, vida nueva
Usos y abusos del agua en el hogar
Año nuevo, vida nueva
Año nuevo, vida nueva


Una de las principales causas del malgasto de agua en casa se debe a hábitos que no son siempre los más adecuados, como utilizar el lavavajillas cuando está vacío, bañarse en vez de ducharse y lavarse los dientes con el grifo abierto. Si añadimos posibles fugas, el despilfarro puede ser aún mayor. Revisa tus recibos.

¿Cuánto tiempo tardas en ducharte? ¿Tienes algún sistema de ahorro en tu cisterna del baño? ¿Pones el tapón del lavabo cuando te limpias las manos? Si en los dos últimos casos la respuesta es afirmativa... ¡enhorabuena! Estás contribuyendo a ahorrar agua sin traspasar las paredes de tu casa. En caso de que sea negativa, en Idea Sana EROSKI te proponemos unos gestos sencillos que te ayudarán a no malgastar este preciado bien. Y es que este líquido es un recurso al que estamos acostumbrados y del que a veces sufrimos carencias, sobre todo durante la época estival y en la franja sur de nuestro país, aunque en el Norte, no por tener más precipitaciones, está siempre garantizado su consumo.

El primer paso para saber si derrochamos agua en nuestro hogar es conocer cuál es el caudal real de la misma. Házte con un recipiente de entre cinco y diez litros y colócalo bajo el grifo durante medio minuto. A continuación, mide el volumen y el resultado lo multiplicas por dos. Habrás averiguado así el caudal por minuto.

Descarta las fugas
La mayoría de las campañas que fomentan el ahorro del líquido elemento apunta a un consumo irresponsable por parte de los individuos, a pesar de que no siempre es así. En ocasiones, las averías y las fugas pueden ser las responsables de este gasto extra, hasta el punto de llegar a provocar el derroche de 180 litros de agua anuales. Un despilfarro que se nota no sólo en el medio ambiente, sino también en nuestros bolsillos, por lo que debemos vigilar los medidores de consumo y leer con detenimiento los recibos, acciones que pueden ayudarnos a descubrir posibles fugas.

Una vez que hemos descartado las averías, lo ideal es instalar economizadores en grifos, duchas e inodoros. Con esta medida podemos ahorrar hasta un 40% del agua. En la actualidad, el mercado ofrece aparatos muy eficaces con sistemas de ahorro ya implantados, aunque en el caso concreto de los inodoros también hay trucos para mejorar su rendimiento, consistentes en reducir la capacidad de los tanques.
Un ejemplo de estos dispositivos ahorradores son los perlizadores, que sustituyen a los filtros habituales de los grifos. Su funcionamiento consiste en mezclar agua con aire para producir un chorro abundante y suave, de modo que se consigue ahorrar hasta un 50% de agua y energía. Los reductores de caudal son aparatos que se acoplan a las duchas, entre el flexo y el grifo, o entre la alcachofa y el tubo.
Por otro lado, el cabezal eficiente de las duchas sustituye al habitual por uno que produce un chorro abundante y suave, sin disminuir el confort. La doble descarga y los contrapesos forman parte también de esta familia de dispositivos. El primero es un economizador para cisternas que dispone de dos pulsadores para accionar la descarga. Uno de ellos suelta tres litros, y el otro, diez. Los contrapesos son economizadores pero se ajustan al mecanismo normal de tal manera que se acoplan a la válvula, cerrándola al soltar el pulsador o tirador.

Evita el malgasto
Implantar economizadores y descartar fugas es sólo el primer paso a la hora de fomentar el ahorro de agua en el hogar. A partir de este punto, lo mejor es recapacitar sobre una serie de hábitos cotidianos: si dejamos o no el grifo abierto mientras nos cepillamos los dientes, si llenamos la bañera hasta arriba, o incluso si paramos el agua mientras nos enjabonamos. Lo mejor es pasar a la acción mediante gestos sencillos. Descongela los alimentos sacándolos con suficiente tiempo de antelación para que no sea necesario recurrir al grifo. Además, conviene que nos acostumbremos a ducharnos en lugar de llenar la bañera. Son gestos que conviene revisar porque, aunque puedan parecer nimios, pueden provocar pérdidas de entre 20 y 40 litros de agua.
La lavadora y el lavavajillas forman parte de nuestra cotidianeidad y también de costumbres tendentes al malgasto. Al utilizar la lavadora es aconsejable que esté llena, así ahorraremos agua y también energía. Si vas a comprarte una nueva, opta por las de bajo consumo. En cuanto al lavaplatos, cada vez que lo utilizamos necesita, dependiendo del modelo, entre 20 y 40 litros de agua, una cantidad de la que debemos ser conscientes. Esta serie de técnicas y trucos nos permiten vivir de manera confortable sin que suponga una merma de la calidad y comodidad que tanto nos gustan. Otro aspecto que conviene que tengamos en cuenta es que el agua cubre el 80% de la superficie de la Tierra y tan sólo el 1% es agua dulce, destinada a usos domésticos, industriales, comerciales o turísticos.

Un desafío de nuestro siglo
El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, este año con la peculiaridad de iniciar el Decenio para la Acción bajo el epígrafe ‘El agua, fuente de vida’. Da comienzo así una década en la que, desde Naciones Unidas, se pretende concienciar del verdadero valor de este recurso, además de potenciar su consumo racional que, según el Informe Mundial sobre el Desarrollo de Recursos Hídricos, será escaso a mediados de este siglo. Los expertos consideran que el asunto del agua es uno de los desafíos más preocupantes que debe acometer la humanidad. Además de agua para beber, la industria, la higiene, la salud y la posibilidad de desarrollo de una población dependen de este recurso. No debemos olvidar la máxima: sin agua no hay vida.

Nerea lasa
Jefe de Tienda Supermercado EROSKI Center Ercilla (Bilbao)
Marketing Marcas Propias EROSKI

“Los economizadores merecen la pena”

Los electrodomésticos con sistemas de ahorro de agua y economizadores que más tirón tienen entre los consumidores son, con mucha diferencia, la lavadora y el lavavajillas. Sobre todo la primera, de hecho, hemos notado un creciente interés de los más jóvenes por este tipo de aparatos. En mi opinión, el motivo de esta tendencia es que tienen más información, además de estar más concienciados con el medio ambiente. Creo que estos aparatos merecen la pena porque sí que suponen un ahorro de agua real, lo que influye directamente en nuestra economía. Considero que tenemos que hacer todo lo posible para su implantación en el hogar. No obstante, también soy partidaria de adquirir una serie de hábitos, como no dejar el grifo abierto mientras te cepillas los dientes y ducharse en lugar de bañarse. Soy ‘practicante’ de estos hábitos y puedo decir que funcionan.

ANA SANTACLARA
Amiga de Fundación EROSKI Marín (Pontevedra)

“Si no racionamos el consumo en el hogar, no habrá agua para todos”

Siempre me he preocupado por hacer un uso racional del agua en casa porque soy consciente de que si entre todos no racionamos el consumo de agua, no habrá para todos. En época de sequía me ha tocado vivir restricciones de agua, por eso sé que es fundamental aplicar unos hábitos básicos para no derrochar el agua. Por ejemplo, cuando me cepillo los dientes sólo abro el grifo unos segundos al principio y lleno un vaso para después enjuagármelos (de esta manera sé exactamente el agua que utilizo). Cuando necesito agua caliente, ya sea para fregar o cocinar, prefiero llenar un recipiente y calentarlo al fuego, así no es necesario echar por el desagüe un montón de litros de agua hasta conseguir la temperatura deseada. Y en la ducha, también pongo en práctica casi un ritual: primero me lavo la cabeza y aclaro, cierro el grifo y aprovecho para ponerme una mascarilla que debo dejar unos tres minutos y enjabonarme el cuerpo, y luego vuelvo a abrir el agua y aclaro cabeza y cuerpo. Para llevar a cabo estos pasos, cuento en la ducha con una grifería con termostato incorporado, así el agua ya sale casi al instante a la temperatura que hemos preseleccionado; sin necesidad de tener que dejar correr el agua o andar mezclando el agua fría con el agua caliente hasta dar con el nivel deseado.

<< Ir a la portada



Disfruta de una casa sana

Convierte tu hogar en un refugio seguro

Pequeño gran hogar

Trucos para lograr la máxima limpieza

Usos y abusos del agua en el hogar

Plantas: un mundo dentro de una maceta

Eroski e Intermón-Oxfam organizan una nueva edición de la Quincena de Comercio Justo

Entrevistas
Ignasi Carreras
Santiago Izaguirre
Jacob Torreblanca
Fernando Argenta
Inma Shara
Jorge Bouza
Leopoldo Pérez Suárez
Aurora Bilbao
Eloina Linares Guemes
David Monllau
Alfonso Perona

Alimentación

El bacalao manda en la cocina

Las hortalizas de invierno en tu casa

Onzas de salud

Mil y un granos de arroz en la mesa

Arroz en su punto, que no se te pase

Semana Santa, días de Pasión y descanso

Argenta y Shara enseñan cómo amar la música a los niños en el FORO Idea Sana EROSKI

Carmen Posadas nos descubre en el FORO Idea Sana EROSKI los beneficios de la lectura

Solidaridad
EROSKI entrega a Cruz Roja los 134.000 euros recaudados para los afectados por el tsunami en Asia

Concierto solidario en favor de las víctimas del tsunami en Asia

EROSKI dona material textil a la Federación Niños del Mundo

Por tercer año, EROSKI colabora con el fondo de emergencias de la ONG Médicos Sin Fronteras

La ecología se pone al volante

Actividades

Escuelas
Disfruta de una casa sana
Seguridad en el hogar
Bricolaje casero
Limpieza en el hogar
Ahorra agua en tu hogar
Cuida tus plantas de interior
El bacalao manda en la cocina
Hortalizas de invierno/primavera
Chocolate, onzas de salud
Arroz, en su punto


Integración de los sistemas
en una casa domótica

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a CONSUMER.es EROSKI


¿Qué es Idea Sana? ¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com