versión accesible
Año nuevo, vida nueva
Disfruta de una casa sana
Año nuevo, vida nueva
Año nuevo, vida nueva


Entre casa, el trabajo y los lugares de ocio pasamos dos tercios del día encerrados entre cuatro paredes, pero... ¿te has parado a pensar las repercusiones que tienen para tu salud los materiales que nos rodean? ¿y la calidad del aire que respiramos en recintos cerrados? Encuentra las respuestas en el siguiente reportaje.

Nuestra vivienda es como una segunda piel.
Y aunque pasamos dos terceras partes de nuestra vida entre cuatro paredes –en casa, en el trabajo y en los lugares de ocio– no prestamos suficiente atención a los materiales que nos rodean y a la calidad del aire que respiramos en interiores. En más ocasiones de las deseadas las viviendas se construyen de forma masiva, buscando el rápido beneficio económico y sin considerar variables como el emplazamiento, la orientación, los materiales utilizados en su construcción, el aislamiento, etc. Si queremos disfrutar de una casa sana debemos tener en cuenta todos estos factores, además de otros indicadores como el nivel de confort térmico, la calidad del aire y su humedad relativa, las radiaciones eléctricas emitidas en el interior de la vivienda y el gasto energético. Confort térmico.
El confort térmico es un concepto subjetivo que expresa el bienestar físico y psicológico del individuo cuando las condiciones de temperatura, humedad y movimiento del aire son favorables a la actividad que realiza. El cuerpo humano emite calor y esta pérdida de calor debe ser compensada por un aporte equivalente dentro del hogar con el fin de restablecer el equilibrio térmico.
La arquitectura bioclimática, que se ocupa de adecuar el diseño y la construcción de los edificios al clima y a las condiciones del entorno, restablece el equilibrio térmico en la vivienda, procurando el nivel de confort térmico adecuado. Una de sus máximas consiste en que la vivienda busque el sol en invierno y se proteja de él en verano. Esta rama de la Arquitectura favorece la utilización de materiales naturales en la construcción de las viviendas y el uso de energías renovables, lo que permite un ahorro energético doméstico de hasta un 60%. De esta forma, dota a los hogares del nivel de confort térmico necesario minimizando su impacto sobre el medio ambiente.

Aire libre de impurezas
El aire que habitualmente respiramos contiene sustancias químicas que, muchas veces, son perjudiciales para la salud. Componentes tóxicos que están presentes no sólo en el exterior, sino también en el aire de nuestros hogares. Una mala calidad del aire puede provocar problemas de índole respiratorio, con especial incidencia en los meses de invierno, la época del año en la que más tiempo pasamos en recintos cerrados. No fumar, evitar los cambios bruscos de temperatura y el calor excesivo –factores que favorecen la transmisión de virus y bacterias–, usar combustibles limpios y cuidar el mantenimiento de los sistemas de calefacción son algunos de los hábitos a seguir. Otros consejos útiles para mejorar la calidad del aire son:

  • Ventilación: la casa es como un organismo vivo que respira a través de puertas y ventanas. La forma más sencilla y barata de mejorar la calidad del aire del hogar es, sencillamente, ventilando todas las estancias de la vivienda a diario. De esta manera, llenamos la casa de aire fresco y eliminamos los malos olores sin gastarnos un sólo euro.
  • Plantas y flores: aparte de proveer de oxígeno al aire de nuestro hogar durante el día, las plantas limpian el ambiente de sustancias tóxicas como el formaldehido y el benceno, que suelen estar presentes en plásticos, pinturas y productos de limpieza convencionales. Las flores, además de decorar con sus vivos colores, ambientan el hogar con sus esencias naturales.
  • Humidificadores: otra opción para purificar el aire consiste en instalar un humidificador ambiental. La humedad ideal en el hogar debe rondar el 50%. En invierno, a causa de la escasa ventilación y del funcionamiento de la calefacción, el aire de casa se reseca, pudiendo provocar irritaciones de piel y garganta y problemas respiratorios. Los humidificadores aumentan la humedad del aire de forma inocua mediante la emisión de vapor. Algunos modelos tienen precios muy asequibles y su instalación es sencilla. Controlar la humedad del hogar supone un ahorro de dinero y energía, ya que, al humidificar el aire seco, el calor corporal aumenta y podemos bajar el termostato de la calefacción sin perder sensación de confort térmico.

Contaminación invisible
¿Te cuesta conciliar el sueño? ¿Sueles despertarte con dolor de cabeza o sensación de cansancio? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa es posible que el origen radique en la contaminación eléctrica del hogar. No la vemos, pero puede llegar a ser tan perjudicial para la salud como la contaminación atmosférica. Está científicamente demostrado que numerosas patologías están provocadas por la exposición continuada a la contaminación eléctrica doméstica: cansancio crónico, cefaleas, insomnio, tensión muscular, alergias, pérdida de reflejos, falta de concentración e incluso crisis asmáticas y caída del cabello. La mayoría de estos síntomas desaparecen cuando se corrigen las deficiencias en la instalación eléctrica o nos alejamos de los focos de emisión: enchufes, cajetines eléctricos y electrodomésticos.
Esta contaminación invisible se debe a que las instalaciones eléctricas de 220 voltios de corriente alterna –lo habitual en la mayoría de los hogares– emiten una

La contaminación eléctrica en el hogar puede ser tan perjudicial para la salud como la atmosférica

tensión eléctrica constante en todo el circuito. Esta tensión produce una fuga continua de electrones que saltan del cableado a las paredes y al mobiliario con elementos metálicos –somieres, colchones de muelles–, y de estos, al cuerpo humano, que es un mejor conductor de la electricidad que el aire.
Para comprobar si alguno de los síntomas antes mencionados se debe a la contaminación eléctrica, házte con un detector de campos eléctricos; son aparatos de bajo coste pero lo suficientemente fiables para saber si la instalación eléctrica es defectuosa. Otra opción es desenchufar todos los aparatos eléctricos de la casa –excepto el frigorífico– antes de acostarte; sobre todo, apaga aquellos que estén cerca de la cama, como despertadores y radios conectados a red, ordenadores y televisores. Mientras dormimos es muy importante que no haya ninguna fuente de emisión cercana, ya que por la noche, cuando el cuerpo está en reposo, somos más vulnerables a la contaminación eléctrica. Si después de una semana notas una mejoría evidente en tu salud, quizá debas plantearte una revisión o cambio del sistema eléctrico de tu vivienda.
Comienza por alejar lo máximo posible de la cama cualquier foco de emisión. Coloca tomas de tierra y cables apantallados que limitan la fuga de electrones. También puedes instalar un interruptor de desconexión automática de la instalación eléctrica, que se activa cuando apagas las luces de tu dormitorio y se desactiva en el momento en que las vuelves a encender por la mañana. Y recuerda: mantener una distancia prudencial es la mejor solución contra la radiación.

Calor sano y ahorro energético
Gracias a los modernos sistemas de calefacción, nuestro hogar es un lugar confortable incluso en las más desfavorables condiciones meteorológicas. Pero es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones para que su uso no suponga un despilfarro de energía y sea lo más respetuoso posible con el medio ambiente:

  • El sistema de calefacción más adecuado es aquel que mejor se ajusta a las necesidades de los inquilinos y al espacio de la vivienda. Si se instala un sistema de poca potencia en una estancia grande, deberá funcionar permanentemente a la máxima potencia para lograr el calor requerido, con el consiguiente gasto de energía y dinero.
  • Hoy por hoy, el gas natural es uno de los sistemas de calefacción más ecológicos. Los sistemas eléctricos son más contaminantes debido a la gran cantidad de energía que consumen. En este caso, podemos optar por los acumuladores que funcionan con tarifa nocturna, más económica. Y aunque estén de moda por cuestiones meramente estéticas y decorativas, los expertos desaconsejan la instalación de sistemas de calefacción eléctricos de suelo o techo radiante. Consisten en un conjunto de cables de baja tensión empotrados que transforman la electricidad en radiación térmica. Entre sus ventajas destaca la facilidad de instalación y limpieza frente a los radiadores externos, pero la gran contaminación eléctrica que generan –similar a vivir justo encima o debajo de una línea de alta tensión– los proscribe de cualquier casa que se precie de ser sana.
  • Otro aspecto que no debemos olvidar es el coste del mantenimiento posterior que va a requerir el sistema de calefacción elegido.
  • Un buen sistema de calefacción debe ir acompañado de un adecuado aislamiento térmico de la vivienda. Un correcto aislamiento reduce las necesidades energéticas tanto en invierno como en verano. Las casas mal aisladas pueden llegar a perder hasta un 50% de la energía empleada en calentarlas. Ajusta los cierres de puertas y ventanas, instala ventanas de doble acristalamiento y recubre las paredes, suelos y techos con materiales aislantes naturales que, además de evitar la fuga de calor, protegen la vivienda contra incendios y la aíslan de la contaminación acústica.
  • No tapes los radiadores con muebles o cortinas, ya que dificultará el flujo de calor por la habitación. Tampoco los uses para secar ropa.
  • Si tu vivienda posee una caldera de gas, presta mucha atención a su mantenimiento y a la ventilación del hogar. Una caldera de gas mal regulada puede producir emisiones de monóxido de carbono, un gas que se forma a partir del quemado incompleto del combustible en condiciones de mala ventilación. El monóxido de carbono es un gas incoloro y casi inodoro que intoxica poco a poco e incluso puede llegar a producir la muerte.

La reforma más ecológica
Antes o después, casi todas las viviendas requieren algún tipo de reforma. Los materiales utilizados en su construcción se quedan obsoletos con el paso del tiempo y es necesario cambiarlos para mantener el confort en el hogar. Nada mejor que estos retoques para acondicionar la vivienda de la manera más sana posible (tanto para sus habitantes como para el medio ambiente) sustituyendo los materiales perjudiciales por otros ecológicos y naturales.
  • Tuberías: las viejas suelen ser de PVC o de plomo, materiales muy contaminantes. Lo conveniente es cambiarlas por otras de polipropileno o polietileno.
  • Ventanas: si hay que cambiarlas, la opción más natural es ponerlas de madera.
  • Paredes: pintar la casa cada cierto tiempo suele ser la reforma más habitual. Lo mejor es decantarse por pinturas de silicatos y obviar las vinílicas, que contienen disolventes tóxicos.
  • Iluminación: sustituir las bombillas incandescentes (gastan mucho) y las halógenas (necesitan un transformador que genera un campo electromagnético perjudicial para la salud) por bombillas de bajo consumo.
  • Electrodomésticos: a la hora de comprar, elige los de alta eficiencia, ya que consumen menos. Asegúrate de que incorporan las ‘etiquetas verdes’ de la UE.

Ángel Alonso
Gerente Hipermercado EROSKI de La Bañeza (León)
“Hay que usar humidificadores cuando ponemos la calefacción todo el día”

Los humidificadores que más se venden en esta zona son los de evaporización, sobre todo en invierno, porque resulta muy frecuente que la humedad del hogar descienda debido al calor que desprenden las calefacciones. Quienes adquieren estos aparatos son, sobre todo, matrimonios con hijos de corta edad. Entre las ventajas que ofrecen se encuentra la de despejar las vías respiratorias. Estos aparatos se indican frecuentemente para disminuir los efectos de la congestión nasal, en algunos casos de asma y en problemas de las vías respiratorias superiores. Además, restablecen el nivel de humedad correcto, permitiendo crear un microclima confortable que proporciona una agradable sensación de bienestar general. Conviene utilizarlos cuando tenemos la calefacción puesta durante todo el día.

Aire medicinal, aire ionizado
Carlos M. Requejo. Arquitecto Interiorista, Especialista en Geobiología y Calidad del Hábitat
Una atmósfera cargada, como la que nos agobia antes de una tormenta, nos hace sentirnos inquietos, con ahogos, muy desasosegados y potencialmente agresivos. Es el estrés electromagnético o electroestrés, causado por la gran carga eléctrica del aire enfermante, saturado de iones positivos. Pero después de la borrasca, gracias al efecto benéfico de la lluvia, los iones negativos (aniones), descargan y refrescan la atmósfera permitiendo el relax y el descanso profundo.
El ambiente interior de nuestras casas y de muchas oficinas, donde pasamos hasta el 80% de nuestro tiempo, está saturado de iones positivos (cationes). Esto es producido por la contaminación ambiental, el aire mal acondicionado, ordenadores y aparatos eléctricos (electrodomésticos), y es con frecuencia causa de problemas respiratorios como rinitis, asma y alergias, especialmente en personas hipersensibles como los niños. La calidad del aire es una de las causas frecuentes del Síndrome del Edificio Enfermo, tan frecuente en los espacios interiores y muy electrificados. Este clima artificial, con la atmósfera viciada y muy electrostática, es causa de fatiga y cefaleas y produce una sensación de agobio, pesadez y claustrofobia que se percibe en grandes almacenes, gimnasios, hospitales y muchos edificios de oficinas. El equilibrio del ambiente bioeléctrico se consigue con el uso de ionizadores, homologados y de calidad, que aseguren una alta tasa de ionización negativa (10.000-50.000 iones/cm3) y que estén exentos de ozono (menos de 0,001 ppm de O3). Los aparatos ionizadores eliminan los problemas alérgicos (asma, fiebre del heno), y facilitan las funciones respiratorias, al garantizar una alta calidad del aire, con una atmósfera limpia y fresca, libre de partículas (polvo, polen, agentes patógenos), como la que encontramos a la orilla del mar o en el lindero del bosque. Este aire medicinal crea un ambiente ionizado negativamente, como el de un balneario, facilita el relax físico y mental, mejora la memoria y la concentración, y ayuda a superar la ansiedad y la neurosis, sin utilizar ansiolíticos ni tranquilizantes. Una atmósfera con iones negativos mejora el entorno de trabajo y aumenta el rendimiento laboral. La benéfica acción biológica de los iones negativos, llamados las ‘vitaminas del aire’, ha sido demostrada por múltiples investigaciones científicas en biometeorología, y los médicos, como los expertos en climatización, saben que un ambiente eléctrico equilibrado es un factor de relax, salud y confort ambiental.

JCC Calidad Ambiental. Gabinete de Asesoría y Proyectos. Tf: 933 424 175. www.domobiotik.com.

<< Ir a la portada



Disfruta de una casa sana

Convierte tu hogar en un refugio seguro

Pequeño gran hogar

Trucos para lograr la máxima limpieza

Usos y abusos del agua en el hogar

Plantas: un mundo dentro de una maceta

Eroski e Intermón-Oxfam organizan una nueva edición de la Quincena de Comercio Justo

Entrevistas
Ignasi Carreras
Santiago Izaguirre
Jacob Torreblanca
Fernando Argenta
Inma Shara
Jorge Bouza
Leopoldo Pérez Suárez
Aurora Bilbao
Eloina Linares Guemes
David Monllau
Alfonso Perona

Alimentación

El bacalao manda en la cocina

Las hortalizas de invierno en tu casa

Onzas de salud

Mil y un granos de arroz en la mesa

Arroz en su punto, que no se te pase

Semana Santa, días de Pasión y descanso

Argenta y Shara enseñan cómo amar la música a los niños en el FORO Idea Sana EROSKI

Carmen Posadas nos descubre en el FORO Idea Sana EROSKI los beneficios de la lectura

Solidaridad
EROSKI entrega a Cruz Roja los 134.000 euros recaudados para los afectados por el tsunami en Asia

Concierto solidario en favor de las víctimas del tsunami en Asia

EROSKI dona material textil a la Federación Niños del Mundo

Por tercer año, EROSKI colabora con el fondo de emergencias de la ONG Médicos Sin Fronteras

La ecología se pone al volante

Actividades

Escuelas
Disfruta de una casa sana
Seguridad en el hogar
Bricolaje casero
Limpieza en el hogar
Ahorra agua en tu hogar
Cuida tus plantas de interior
El bacalao manda en la cocina
Hortalizas de invierno/primavera
Chocolate, onzas de salud
Arroz, en su punto


Integración de los sistemas
en una casa domótica

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a CONSUMER.es EROSKI


¿Qué es Idea Sana? ¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com