versión accesible
Año nuevo, vida nueva
¿Qué hacer con las pilas gastadas?
Año nuevo, vida nueva
Año nuevo, vida nueva


Cada día que transcurre crece la importancia de reciclar, más aún cuando se trata de residuos tan contaminantes como las pilas. Ocurre que una vez agotadas, si las tiramos a la basura llegan a los vertederos y estos metales, altamente tóxicos, se liberan al ciclo del agua a través de la lluvia o del gas producido al quemar la basura.

Te preguntarás por qué las pilas contaminan tanto. La respuesta está en la cantidad de mercurio y cadmio que contienen, metales nocivos no sólo para el medio ambiente, sino también para la salud. A continuación te damos la información que necesitas a la hora de usar las pilas y deshacerte de ellas. Si quieres evitar males mayores, no lo dudes: recopila y recicla.

¿Qué es una pila?
Se denomina pila a aquel sistema que transforma la energía producida en una reacción química en energía eléctrica. Dentro de esta definición se puede diferenciar entre lo que se denomina pila primaria –en la que una vez agotados los elementos activos, estos no pueden ser regenerados, es decir, de ‘usar y tirar’– y pila secundaria, también llamada batería o acumulador. Una vez agotada ésta, podemos regenerar los elementos activos, por tanto su vida puede contemplar varios ciclos de carga y descarga.
En contacto con el agua el mercurio de las pilas forma una sustancia llamada metil-mercurio, un compuesto muy tóxico que se encuentra y concentra en las cadenas alimenticias y provoca en el ser humano graves desórdenes del sistema nervioso. Las pilas alcalinas, aunque indiquen un 0% de mercurio, contienen un 0,5% de esta sustancia, además de otros productos menos contaminantes.
Las pilas botón contienen hasta un 30% de mercurio. En España se venden unos 10 millones de pilas botón al año, y sólo en la comunidad de Madrid se tiran más de 250.000 pilas botón a la basura. Por lo tanto, su reciclaje es más que conveniente.
No obstante, en España aún no existe una planta de reciclaje de pilas, y su almacenamiento presenta serios riesgos. La secretaría de Estado de Medio Ambiente coordina la recogida de pilas botón de todo el Estado a través de comercios y contenedores callejeros, pero sólo hay un centro de almacenaje en San Fernando de Henares (Madrid).
El resto de las pilas recorre diversos caminos: la incineradora, que libera a la atmósfera parte de los venenos que contienen las pilas; o la otra posibilidad, el vertedero. La alternativa más lógica son las pilas recargables: son contaminantes, pero pueden ser utilizadas hasta 500 veces, lo que las convierte en las más convenientes. Las pilas secas de zinc-carbón también son una alternativa adecuada. La elección más ecológica sería no adquirir aparatos que funcionen con pilas; de hecho, este tipo de aparatos son mucho más derrochadores que los de enchufe. La opción más inteligente es depositar las pilas usadas en los lugares destinados a su recogida y exigir a los organismos competentes su reciclaje.

Baterías, según su composición y uso
  • Tradicionales cilíndricas: sus componentes principales son el óxido de manganeso, zinc, agua y carbón. Su rango de peso típico oscila entre los 5 y 150 g.
  • Estándar de alcalinas de manganeso: tienen mayor vida que las de zinc-carbón. Son más herméticas y más seguras para aparatos que requieren mayor potencia. Sus componentes principales son el óxido de manganeso, zinc y hierro.
  • Pilas botón de mercurio: tienen hasta un 30 % de mercurio. Se están quedando desfasadas y se tiende hacia otras con menor contenido de mercurio.
  • Pilas cilíndricas de litio y dióxido de manganeso: son ligeras y de gran potencia.
  • Vida de una pila
    Según informa ECOPILAS (Fundación para la Gestión Medioambiental de Pilas), la vida de esta batería comienza en las industrias de las empresas fabricantes. Para que las pilas lleguen a los consumidores es necesaria la colaboración de los distribuidores –que las transportan hasta los puntos de venta– y de los comercios –que las venden directamente a los usuarios–.
    Cuando las pilas y baterías llegan a manos de los consumidores, éstos las usan en los diversos aparatos eléctricos: radios, juguetes, teléfonos móviles, mandos a distancia, relojes, aparatos para sordos, básculas, cámaras, linternas y un largo etc. Cuando estas pilas se gastan o estas baterías terminan de ser útiles, es cuando empieza el problema de la contaminación, ya que si se mezclan con el resto de la basura o se tiran en cualquier sitio contaminan el entorno.
    El papel de ECOPILAS, en este momento, es el de “facilitar al consumidor el reciclado de las pilas ofreciéndoles a éstas una salida una vez que dejan de ser útiles”. El usuario deposita sus pilas en unos contenedores apropiados con la certeza de que serán transportadas a las plantas de tratamiento para su posterior reciclaje. Desde los puntos de recogida de las pilas y baterías usadas, ECOPILAS se encarga de su transporte a las plantas de clasificación y tratamiento, donde se consigue, por una parte, evitar que los productos químicos de las pilas puedan contaminar y, por otra y no menos importante, se consigue una reutilización por parte de la industria en general de elementos escasos en la naturaleza

    ECOPILAS nace al amparo de las iniciativas desarrolladas en los últimos 4 años por la Comisión de Pilas de ASIMELEC (Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones). Surge con el objeto de “responder al principio de corresponsabilidad de los productores y primeros comercializadores de pilas y baterías en el mercado español sobre la gestión de los residuos derivados de estos productos una vez llegados al final de su vida útil”. En opinión de ECOPILAS “estos años han supuesto un importante reto y esfuerzo, materializando una experiencia de debate y consenso entre empresas rivales en el mercado, aunando compromisos más allá de los intereses particulares”.

    Andrés Navarra
    Portavoz de la Asociación Española de Recogedores de Pilas, Acumuladores y Móviles (AERPAM)
    "En España sólo reciclamos el 20% de las pilas fabricadas, lejos del 60% que marca la normativa de la UE"

    En estos tiempos actuales tan vertiginosos, en los que todo se adapta y se cambia según las necesidades de los mercados y no de la sociedad, es prioritario replantear los programas de educación y la redefinición de algunos conceptos, y el de reciclaje no es una excepción. Nosotros nos vamos a quedar con que el reciclaje “es cualquier proceso donde materiales de desperdicio son recolectados y transformados en nuevos materiales que pueden ser utilizados o vendidos como nuevos productos o materias primas”. Dentro de este concepto, se encuentra el de residuos sólidos urbanos (RSU), en el que se incluyen las pilas y acumuladores.

    Las pilas de níquel cadmio, las baterías de plomo, los acumuladores y las pilas que contienen mercurio son residuos tóxicos y peligrosos. ¿Qué se hace en España con estos elementos? Casi nada. Las cifras lo indican. Las normativas europeas marcan que la recogida actual para su posterior reciclaje debe ser el 60 % del total de las pilas fabricadas y distribuidas en España. Pero la realidad es otra y en España sólo se recicla el 20% del total de las pilas que salen al mercado. Otro objetivo prioritario es educar a la población con respecto a una nueva forma de consumir. Debemos pasar del ‘USAR Y TIRAR’ al ‘USAR Y RECICLAR’. Para esto hace falta un cambio de hábitos en la población, en los fabricantes y en la clase política.

    A.E.R.P.A.M es una entidad que promueve la educación y sensibilización ambiental, y la recogida selectiva de pilas, acumuladores y móviles. En estos momentos estamos desarrollando la Campaña Nacional de Educación Ambiental y Recogida Selectiva de Pilas ‘Ponte las pilas y recíclalas’. Porque todos, fabricantes, distribuidores, organismos públicos, ONGs, asociaciones y la sociedad en su conjunto debemos concienciarnos. Un primer paso sería disponer de más información al respecto, para lo cual os invitamos a consultar www.aerpam.org.

    Pilas y medio ambiente
    Los principales problemas para el medio ambiente derivados del consumo de pilas pueden resumirse en el deterioro producido por la toxicidad de sus componentes, el agotamiento progresivo de las materias primas utilizadas en su fabricación y, por último, el peligro potencial de los componentes de las pilas.
    Todas las pilas contienen cierta cantidad de metales pesados como cadmio, mercurio, plomo... sustancias nocivas que representan un peligro potencial para la salud y el medio ambiente.

    De forma resumida, los efectos de estos metales son:

    • Cadmio: los efectos tóxicos de este metal a bajas concentraciones se comprobaron hace quince años. El organismo humano puede asimilar el 6% de la dosis que absorbe, el resto puede acumularse en los riñones a lo largo de toda la vida, lo que puede producirles lesiones graves e irreversibles. También produce hipertensión arterial, con riesgo de infarto de miocardio y arterioesclerosis.
    • Mercurio: es el metal pesado contaminante más extendido en todo el planeta. Transformado por ciertas bacterias y en condiciones favorables, se convierte en un elemento muy tóxico. En caso de intoxicación producida por mercurio, los síntomas son: fatiga, anorexia o adelgazamiento, dolores gastrointestinales y, también, trastornos visuales y temblores. A la larga, el enfermo presenta trastornos psíquicos: estado de excitación, pérdida de memoria, insomnio persistente y depresión, e incluso, desordenes mentales, coma y después la muerte.
    • Plomo: las pilas contienen una pequeña proporción de plomo. La intoxicación recibida por el plomo se denomina saturnismo, que provoca: fatiga, dolores de cabeza, musculares y de estómago, anorexia, estreñimiento y, en su fase más crítica, ‘cólico del plomo’, es decir, calambres abdominales intensos, acompañados de náuseas, vómitos y presión arterial elevada.

    Antonio Ferrero
    Gerente Hipermercado EROSKI de Zamora
    "Recogemos una media de 60 kilos de pilas usadas al mes"

    Idea Sana: ¿Están participando los consumidores de Zamora en la campaña de reciclaje de pilas?
    Antonio Ferrero: Sí, hemos sido pioneros en ofrecer este servicio en Zamora y reconocidos positivamente por nuestro compromiso y responsablidad con el entorno. Los consumidores colaboran activamente desde hace 6 años depositando sus pilas usadas en los contenedores previstos para este fin, evitando de esta manera que terminen en la basura doméstica

    I.S.: ¿Qué volumen de pilas suelen recoger?
    A.F.: El volumen medio mensual es de unos 60 kg, aunque hay meses como diciembre y enero en los que la incidencia de la campaña de juguetes incrementa el volumen recogido. En conjunto, a lo largo del año la cantidad total entregada se aproxima a 1 tonelada.

    I.S.: ¿Cuál es el tipo de pila que más se deposita?
    A.F.: Las de tipo doméstico, tanto salinas como alcalinas y recargables. Otros tipos, como las de botón, también son depositadas aunque en menor cantidad. El consumidor está cada vez más y mejor informado y conoce las consecuencias negativas que produce en el medio ambiente una incorrecta gestión de residuos que, como las pilas, contienen componentes perjudiciales como el óxido de mercurio o el cadmio.

    I.S.: ¿Cree que los consumidores estamos concienciados sobre la importancia del reciclaje de pilas?
    A.F.: El camino está comenzando y afortunadamente la respuesta y la sensibilidad del consumidor hacia el respeto a la naturaleza son cada vez mayores. Somos cada día más los que pensamos que es necesario lograr un mundo limpio y sano para las generaciones futuras. Ser respetuosos y minimizar nuestro impacto no tiene porqué restarnos calidad de vida; al contrario, es la base de nuestra calidad tanto presente como futura.

    << Ir a la portada



    10 Ideas sanas para 2005

    Rebajas: practica la compra racional

    El consumo sostenible empieza en casa

    ¿Qué hacer con las pilas gastadas?

    Cómo enseñarles a amar la música

    Los beneficios de la danza

    Deporte y estilo de vida

    Entrevistas
    Ramón Garcia
    Victor Ullate
    Juanito Oiarzabal
    Ileana Izverniceanu
    Javier Lorenzo
    Enric Aulí
    Evaristo Gimenez
    Antonio Ferrero
    Francisco Marcén
    Esmeralda fernández

    Alimentación
    Quesos, mil sabores para escoger
    Ternasco de Aragón
    Pasta al dente, alimento completo
    Pasta, primeros y segundos platos
    Cebolla para combatir la gripe
    Degusta el Pescado
    Cítricos, aliados en invierno

    Bilbao se abre al mundo

    CONAMA, Cumbre del Desarrollo Sostenible

    Catastrofe del Sureste Asiatico

    Eroski colabora con la ONG SETEM en su anuario sobre el Comercio Justo

    Escuelas
    Cítricos, aliados en invierno
    Conoce tus derechos al comprar
    Consumo sostenible
    Reconoce el pescado fresco
    El queso: mil y un sabores
    Propiedades de la cebolla
    Lectura para todas las edades
    Pasta fresca
    Reciclaje en el hogar


    Reformas en el baño

    Ir a Noticias de
    Fundación Eroski

    Ir a consumer.es EROSKI


    ¿Qué es Idea Sana? ¿Qué es Fundación Eroski?
          © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com