versión accesible
Cuídate
Rosa Villacastín
Cuídate Idea Sana, nuestro compromiso con tu bienestar
     


Periodista y amiga nº 108.555 de Fundación Grupo Eroski

"La tele ofrece un modelo de sociedad que está influyendo de forma negativa en los jóvenes"

Rosa Villacastín Con apenas 23 años, Rosa Villacastín (Ávila, 1947) ya firmaba su propia columna en el desaparecido diario ‘Pueblo’. Escritora y periodista de éxito, Villacastín demuestra, tanto en sus artículos en prensa como en sus apariciones televisivas, que se puede contar la vida y milagros de los famosos que pueblan las páginas de la prensa rosa con elegancia, sin perder las formas.

Idea Sana: Eres una mujer muy activa ¿cuál es tu receta para mantener tu cuerpo y tu mente en forma?
Rosa Villacastín: Ser activa, no hay otra forma. Todas las personas que viven a mi alrededor acaban estresadas. Y yo también, pero no sé estar quieta, fíjate. Me encantaría, sobre todo ahora que estoy de vacaciones, relajarme… Pero paso de la actividad absoluta a no hacer nada. No tengo término medio, no tengo hobbies, no hago ningún deporte… Aprovecho las vacaciones para descansar y leer. Desde pequeña he sido muy inquieta. Creo que hay que aprovechar todo el tiempo que se pueda.

I.S.: ¿Cuál es tu momento de ocio preferido del día? ¿A qué lo dedicas?
R.V.: Habitualmente tengo poco tiempo de ocio, si no es en vacaciones. Me levanto a las seis de la mañana y me pongo a escribir, para mí esa es la mejor hora, cuando no hay ruido en casa, no suena el teléfono y puedes estar concentrada en el ordenador, porque para mí es una liberación saltar de la cama. No duermo bien, duermo a ratitos. Prefiero trabajar por la mañana, siempre estoy lista por la mañana.

I.S.: ¿Sueles ver la televisión en tu tiempo libre?
R.V.: Sí, por supuesto que consumo televisión. Veo los informativos de casi todas las cadenas. Aun así no tengo mucha cultura televisiva, porque habitualmente además de tener la tele puesta oigo la radio –veo la imagen pero escucho la radio–. Soy mucho más de radio que de televisión. Tengo la radio puesta las 24 horas del día, ni siquiera cuando duermo apago la radio. De la tele me gustan las películas que emiten por la noche. Habrá gente que piense que veo todos los programas del corazón... ¡Pues no! Sería como fustigarse en vida. Me acuesto pronto para poder levantarme pronto.

I.S.: ¿Qué papel juega la televisión y, en concreto, los programas del corazón en el ocio de los españoles?
R.V.: Debería desempeñar, en primer lugar, un papel informativo. Yo creo que la prensa del corazón es un género válido, interesante. Grandes escritores americanos y europeos han escrito prensa del corazón. Creo en la prensa del corazón como una prensa crítica, pero no todo en ella tiene que ser crítico. Es informativa, puesto que son personas –artistas, cantantes, toreros...– que hacen cosas, y su vida personal interesa también, tanto o más que su vida profesional. Si es un personaje público interesan las dos facetas. Lo que pasa es que hemos caído en lo más zafio, donde los personajes que se están consumiendo en televisión es gente, no que no haya hecho nada, es peor aún, son zafios, malhablados, maleducados... La imagen de la mujer es ya absolutamente denigrada por todas partes. Nunca se había hecho. Yo no soy ninguna mojigata, soy una mujer muy avanzada porque pertenezco a esa generación que hicimos la Transición y que saltamos todas las barreras habidas y por haber. Pero que sólo interese de las mujeres con cuántos se han acostado… Yo siento verdadera vergüenza y bochorno por esa historia. Y lo que me sorprende es que haya periodistas que se presten a ese juego. Yo intento dentro de lo que es el mundo del corazón contaminarme lo menos posible. Con quienes trabajo saben que me niego, que no tengo ningún interés en todos esos personajes de ‘Gran Hermano’ o de ‘La casa de no sé cuántos’. Hoy invaden las televisiones gente que insulta, prostitutas, narcotraficantes… de todo. Los espectadores no se merecen eso por más que llenen las cuentas de algunos accionistas.

I.S.: ¿Cómo valoras la evolución que ha sufrido la prensa del corazón?
R.V.: Yo me niego a llamar a esto prensa del corazón. Prensa del corazón son programas como ‘Gente’, ‘Corazón de verano’, ‘Corazón corazón’, ‘Extra Rosa’, –que hacíamos Ana Rosa Quintana y yo–. Pero a mí que nadie me diga que ‘Aquí hay tomate’ o ‘A tu lado’ es prensa del corazón. Son un espectáculo ‘friki’. Creo que es lo peor de lo peor, porque además se hace antiperiodismo. Los periodistas nos podemos equivocar, nos pueden manipular y puedes dar una información creyendo que es verídica y que no lo sea, pero ahora cualquiera pueda llamar a un programa para insultar, manipular, inventar cosas sobre otras personas... No sé ni cómo calificarlo.

I.S.: ¿Por qué crees que se ha producido este cambio?
R.V.:Porque es más rentable económicamente. ¿Qué es lo que les cuesta a las empresas tener redacciones y tener gente bien pagada, que hace su trabajo? Lo más fácil es tener gente que no sabe, que insulta y que van subiendo el grado de insulto a medida que se lo indica un señor. Todo eso es muy rentable para las empresas. Entre la libertad de expresión y lo que estamos viendo hay un abismo. Y lo peor es que yo creo que eso lo va a contaminar todo.

I.S.: ¿Cuál es entonces el futuro de la prensa rosa?
R.V.:Si sigue así... es para retirarse. Lo que no puede ser es que de la mañana a la noche no puedas ver otra cosa en las cadenas: las mismas imágenes, las mismas caras diciendo las mismas cosas, los mismos insultos. ¿Cómo es posible que el ciudadano no pueda encontrar en la televisión otro tipo de reportajes, de programas, que no sean esos? Me parece muy bien que ‘Crónicas marcianas’ se emita a las 12 de la noche y que sea un circo porque es una hora en la que cada uno si quiere lo ve y si no, no. Pero cuando te dicen "cambie de canal"... ¡Si no hay alternativas! Toda esta situación va en deterioro de la profesión y, sobre todo, de los profesionales, de los famosillos que se están llenando los bolsillos cuando en su vida podían haberlo sospechado, y de las cadenas, evidentemente también. Espero y deseo que TVE encuentre un modelo de información que no sea el del espectáculo continuo y denigrante que ofrecen ahora las televisiones. La televisión pública no tendría que entrar jamás en ese juego.

"El trabajo te tiene que gustar. Hagas lo que hagas lo tienes que hacer con pasión"

I.S.: ¿Por qué la gente se interesa tanto por la vida de esos personajes famosos de segunda fila?
R.V.:Porque el espectador, desde el sillón de su casa, está asistiendo a un espectáculo que ya no te lo da ni el cine ni el circo ni el teatro ni nada. El 80% de la población trabaja en cosas que no le gustan y lo que quiere hacer cuando llega a su casa es reírse. Pero debería hacerse un análisis sobre qué tipo de sociedad estamos ofreciendo, porque el impacto de la tele es enorme y yo me he encontrado con chicos que están estudiando una carrera y piensan que para qué se van a esforzar si luego vas a una cadena y dices "salgo con Fulana o con Mengana" y te haces rico. En los años 90 el modelo era Mario Conde y mira lo que ha desencadenado; imagínate lo que puede desencadenar un modelo como el de los hermanos Matamoros. Eso es lo que la tele está ofreciendo.

I.S.: ¿Hay alguna forma ‘sana’ de ver televisión? ¿Qué recomendarías a los telespectadores?
R.V.:Yo recomendaría lo que a mí verdaderamente me gusta. Hay programas que se pueden ver. Por ejemplo, ‘Día a día’, de María Teresa Campos; no sólo es de corazón sino que también ofrece información de sucesos, política… En el mundo del corazón hay muchos personajes de los que informar, pero es que ya no interesan los que son famosos porque realmente hacen algo, sólo interesan si les puedes despellejar. Si no, no tienen interés.

I.S.: ¿Qué consejos daría a nuestros lectores para afrontar la vuelta de las vacaciones de verano?
R.V.:La verdad es que como nunca termino de romper con el trabajo no es una vuelta, pero yo creo que hay que tratar de hacerlo pensando, primero, que el trabajo te tiene que gustar; que lo que hagas lo tienes que hacer apasionándote por ello porque si no aguantar hasta las próximas vacaciones es terrorífico. Siempre hay que tratar de ver la parte positiva, en el trabajo, en las relaciones, el ocio, en todo. Ser lo más positivo posible, porque luego ya la vida se encarga de darte el palo y el susto cuando te lo tiene que dar. Yo siempre procuro hacer planes para todo el año, otra cosa es que los lleve a cabo todos por la realidad del día a día. Pero es bueno hacer planes. Por ejemplo, yo voy una vez a la semana a mi clase del Método Pilates, trato de darme mis masajes, de quedar con mis amigos…
A veces una charla de amigos es tan relajante y positivo como puede ser para otro una carrera de coches. Y si tienes hijos, inculcarles hacer cosas que les tengan apartados de los principales problemas de la juventud: la violencia, la bebida y la droga.

<< Ir a la portada



¿Existe el síndrome posvacacional?

Terapias naturales contra el estrés

La vuelta al cole: ¡lo que cuesta!

Después del verano, cuídate

Masajes, caricias que relajan

Feng Shui, el arte de vivir en armonía

Textiles para arropar tus sueños

Entrevistas
Bernabé Tierno
Rosa Villacastín
Alfonso de Claver
Tomás Muñoz Bautista
Ana Torán
Javier Hidalgo
Jaime Gómez-Pineda

Comidas otoñales, rica temporada

Jamón serrano, el sabor de la tradición

Manzana, la fruta dorada

Plátano, la fruta de los sabios

Pescado azul, sabroso y saludable

Viajes: Madrid, Ciudad abierta

Solidaridad, Campaña ‘25 para 2005’ en favor de la educación de las niñas

Verano ecológico: Diez consejos para proteger el medio ambiente

Escuelas Idea Sana
Organiza tu tiempo
Azúcar, dulce y divertido
Cata de jamón serrano
Repostería, dulces caprichos
Vivir en armonía, cómo conseguirlo

Idea Sana te recomienda en consumer.es


Gafas de sol

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a consumer.es EROSKI


¿Qué es Idea Sana? ¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com