versión accesible
Viajes
Solares: protégete frente al sol
Viajes Idea Sana, nuestro compromiso con tu bienestar
     


Verano, sol y playa. una combinación que puede resultar dañina para nuestra piel si no se toman precauciones. Exponerse al sol con moderación y utilizar el factor de protección adecuado nos permitirá gozar de un bronceado saludable. Protégete del sol. Vivirás más.

Un rayo de sol, me trajo tu amor” reza el estribillo de una famosa canción veraniega. Con la llegada de la época estival, el astro rey, además de iluminar los amoríos vacacionales, puede también convertirse en un enemigo para nuestro organismo si no tomamos las medidas protectoras adecuadas. El sol es un gran aliado para nuestra salud ya que nos reporta beneficios físicos y emocionales: no sólo activa la circulación y favorece el desarrollo de la vitamina D3, sino que también fortalece los huesos; refuerza el sistema inmunológico y nos proporciona el deseado bronceado. Asimismo, el sol constituye una extraordinaria fuente de energía, equilibra el sistema nervioso, activa las hormonas y ayuda a combatir la depresión.
Cuando nos exponemos a los rayos solares, nuestro cuerpo inicia la fabricación de un pigmento, la melanina, que absorbe los rayos, y la piel empieza a broncearse, protegiéndonos del sol. Pero esta protección natural “no es suficiente para contrarrestar los efectos nocivos de los dos tipos de rayos ultravioletas que llegan hasta la superficie de la piel: los A –causantes de las alergias solares, reacciones fototóxicas y del envejecimiento cutáneo– y los B –responsables del enrojecimiento–. De ahí la importancia de utilizar un protector solar adecuado siempre que tomemos el sol”, señala Jordi Peiry, vicepresidente de la Academia Española de Dermatología y Venerealogía. De esta manera, evitaremos la posible aparición de manchas, quemaduras, cáncer de piel y melanomas, así como el envejecimiento prematuro de la piel

Distintos tipos de piel

Hay que tener en cuenta que “no todas las pieles reaccionan igual ante el sol y que cada tipo de piel requiere de un factor de protección concreto”, advierte Peiry. Las pieles muy pálidas necesitan un factor más alto que las oscuras y su tiempo de exposición al sol deberá ser menor. Los especialistas recomiendan usar un protector solar con un factor 15 o superior, en adultos, y un factor 30, como mínimo, para los niños. Un protector solar no broncea menos, sólo broncea más lentamente pero de forma más saludable. Y conseguirás un bronceado más atractivo y duradero.

¿QUÉ FACTOR DE PROTECCIÓN NECESITA TU PIEL?
El Factor de Protección Solar (FPS) indica numéricamente el tiempo que podemos permanecer bajo el sol sin quemarnos. Por ejemplo, un factor 15 indica que podemos tomar el sol 15 veces más de lo que podríamos hacerlo sin haber utilizado el protector.

Se distinguen 6 tipos de piel dependiendo de su resistencia al sol:

Tipo 1. Piel muy clara, ojos azules, pelirrojo y con pecas. Se quema siempre. FPS total: 60.
Tipo 2. Piel clara, cabello rubio o pelirrojo, y con pecas. Se quema con frecuencia. FPS: 30.
Tipo 3. Piel blanca. Se quema con moderación y se pigmenta. FPS: 15, como mínimo.
Tipo 4. Piel blanca o ligeramente oscura, cabello y ojos castaños o negros. Se pigmenta con facilidad y de forma rápida. Se quema mínimamente. FPS: Entre 6 y 8.
Tipo 5. Piel oscura. Se quema raras veces y se broncea con rapidez e intensidad. Protección moderada mínima. FPS: Entre 4 y 6.
Tipo 6. Piel negra. No se quema nunca y se broncea inmediatamente. FPS: inferior a 4.

Decálogo para un bronceado saludable
Dr. Jordi Peyri Vicepresidente de la Academia Española de Dermatología y Venerealogía

¿Quieres conseguir un bronceado atractivo y duradero sin que tu piel corra ningún riesgo?
El doctor Jordi Peyri, vicepresidente de la Academia Española de Dermatología y Venerealogía expone a continuación, de una manera sencilla y didáctica, los diez consejos básicos que debes seguir para que este verano luzcas una piel morena y sana.

1 Aplica el protector solar media hora antes de exponerte al sol y extiéndelo de manera generosa sobre la piel seca. Las gotas de agua actúan como pequeñas lupas y pueden llegar a producir quemaduras.
2 Repite la aplicación cada dos horas, aproximadamente, ya que el agua, el sudor y el roce de la toalla reducen el nivel de protección.
3 Evita las horas de máxima intensidad lumínica. Entre las 12 y las 4 de la tarde, la intensidad de los rayos del sol es muy superior a la del resto de las horas del día.
4 Toma el sol de manera paulatina. Al principio, no superes los 15 minutos diarios. Ve aumentando el tiempo de exposición con el paso de los días, pero sin excederte.
5 Usa un factor de protección más alto los primeros días y, a medida que la piel se broncea, utiliza progresivamente factores más bajos. No dejes de usarlo aunque ya estés bronceado.
6 Utiliza el protector los días nublados. La mayoría de los rayos ultravioletas atraviesan las nubes. 7 Los niños necesitan un cuidado especial. Por su piel sensible, los pequeños necesitan un factor de protección 30 o superior. Hasta los dos años no deben ser expuestos de forma directa al sol.
8 No olvides hidratarte bien. Toma muchos líquidos mientras dure la exposición: agua y cítricos (que aportan caroteno). Evita beber alcohol mientras tomas el sol ya que provoca deshidratación.
9 Las zonas más sensibles del cuerpo deben protegerse con factores más altos. Utiliza una barra de labios con filtro y gafas de sol de cristales polarizados para proteger tus ojos.
10 Después de tomar el sol dúchate con agua tibia para cerrar los poros y eliminar los restos de salitre o cloro. Y tras la ducha, no olvides aplicar una crema hidratante o loción ‘after sun’.

<< Ir a la portada



Vacaciones de placer

Distintas formas de viajar. Tú eliges cómo, dónde y cuándo

Preparativos para viajar en coche

Comidas ligeras para el verano

Hidratación durante el verano

Solares: protégete frente al sol

Entrevistas
Luis Rojas Marcos
Jasone Ruiz
Basilio Izquierdo
Pepón Nieto
Carlos Latre
Oleguer Sarsanedas
Espido Freire
Lorenzo Silva
Manuel Leguineche
Juan Carlos del Olmo
Luis Arancibia Tapia

Barbacoas y parrillas: sabor a la brasa

Cerezas y picotas: rojo pasión y sabor

Surimi, proteínas de mar

Recetas

Viajes: Barcelona, la ciudad de los prodigios

Solidaridad, protocolo de Kioto

Escuelas Idea Sana
Bronceado
Ocio para vivir
Cerezas y picotas
Cata de vino
Cocina fría
Surimi

Idea Sana te recomienda en consumer.es


Marearse en los viajes

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a consumer.es EROSKI


¿Qué es Idea Sana? ¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com