versión accesible

De 1 a 3 años
     


Primera infancia, conocerse a sí mismos y descubrir el mundo. Esta es una etapa de muchos cambios y llena de curiosidad por su parte. aprenden a andar, hablar, apilar cubos, garabatear… ha llegado el momento de descubrir el mundo que les rodea. transmitirles seguridad, hábitos y confianza les ayuda a formar su carácter.

Un rápido desarrollo físico e intelectual marca estos años de primera infancia. Caminan con soltura, suben y bajan escalones y, además, desarrollan sus propias habilidades de comunicación que utilizan para relacionarse y resolver problemas. En estos primeros años el niño comienza a tomar conciencia de sí mismo. Es importante que fomentéis este conocimiento, ayudándole a descubrir su cuerpo y sus posibilidades de movimiento. Ahora empiezan a imitar las acciones de los adultos y a aprender qué es lo que estos quieren que haga.

También es el momento de transmitirles una formación afectiva para que crezca en un ambiente sano. Comienzan a querer colaborar en pequeñas tareas y se sienten reconfortados cuando se reconocen sus logros. De esta manera, no sólo asientan su confianza en su entorno más directo y se despejan miedos e inseguridades, sino que además se consigue descentralizar el egoísmo natural que tienen a estas edades.

La necesidad de independencia y autoafirmación hace que muchos niños en esta etapa quieran decidir por sí mismos. Ya tienen sus propias ideas sobre cómo hacer las cosas y, como recurso habitual, utilizan el “no” muchas veces al día. Aprenden que con la negación sistemática pueden evitar aspectos que le disgustan y servir de respuesta a las órdenes y sugerencias de los adultos. Es en el intervalo de 1 a 3 años cuando van asimilando el lenguaje y el efecto que tienen sus palabras en los demás.

A medida que vuestro hijo vaya creciendo y cogiendo soltura con sus manos, enseñadle a utilizar los cubiertos. Escoged aquellos que se adecuen a su tamaño, y de materiales no muy pesados. Al principio, las manos serán su principal cubierto; no os preocupéis, la cosa mejorará con el tiempo.

ENSÉÑALES A DESAYUNAR BIEN DESDE PEQUEÑOS, CRECERÁN LLENOS DE ENRGÍA
Un desayuno completo y equilibrado es la fórmula ideal para que tus hijos afronten el día con energía. Debes inculcarles desde la infancia la importancia del desayuno. Está demostrado que los niños que se saltan o no completan esta primera comida del día son más propensos a tener un rendimiento escolar deficitario, porque el ayuno reduce su capacidad de atención y entendimiento. En un buen desayuno no pueden faltar lácteos, cereales y frutas. Estos alimentos nos proporcionan el calcio y las vitaminas suficientes para que nuestro organismo transforme las grasas en energía.

Desayunar requiere su tiempo. No basta con tomar un vaso de leche a la carrera. Lo ideal es que todos los miembros de la familia os sentéis en la mesa y dediquéis al desayuno al menos 20 minutos de vuestro tiempo, en un ambiente agradable, sin riñas ni discusiones. Por desgracia, las prisas provocan que todo esto se reduzca exclusivamente a los fines de semana. ¿La solución? Levantarse antes. Si despiertas a tu hijo 5 o 10 minutos antes evitarás los agobios matutinos y le darás tiempo para que tenga apetito para desayunar. Y que no olviden lavarse los dientes después de desayunar, la higiene dental es tan importante a primera hora de la mañana como por la noche.

HADAS, PRINCESAS, BRUJAS Y ANIMALES: CUENTOS LLENOS DE EMOCIÓN PARA ANTES DE DORMIR
Un desayuno completo y equilibrado es la fórmula ideal para que tus hijos afronten el día con energía. Debes inculcarles desde la infancia Contar un cuento es una aventura mágica protagonizada por hadas, princesas encantadas, brujas, duendes y animalitos. Un momento único para compartir con tus hijos cada noche. Contar un cuento es una ceremonia íntima que hace volar su imaginación y que les ayuda a conciliar el sueño. Si se saben contar, claro. Un consejo: ¡diviértete! Si tú disfrutas, el niño también lo hará. Contar un cuento no es lo mismo que leer un cuento. Al narrar incorpora elementos personales: utilización del lenguaje corporal, intercambio de miradas que enriquecerán el relato. Utiliza tu voz de forma natural cuando hagas el papel de narrador, y voces diferentes para cada personaje. Dramatiza, pero sin exagerar. Usa onomatopeyas y haz pausas para aumentar el suspense. Hay que conocer bien la historia. Los tropiezos y olvidos distraen y restan emoción al relato. Esto no significa que tengas que aprenderlo de memoria, pero sí que te hagas dueño de la historia. No simplifiques demasiado. Los chicos deben sentir el misterio de palabras que desconocen.

La ESCUELA Idea Sana “Leer es un placer”, impartida a lo largo de los meses de octubre y noviembre, ha destacado el papel activo que los padres jugáis a la hora de inculcar a vuestros hijos el placer de la lectura. De vosotros dependerá, en gran medida, que sean capaces de descubrir los infinitos mundos de fantasía que encierran los libros infantiles.

LOS JUGUETES, DESCUBRIR UN MUNDO NUEVO DE 1 A 3 AÑOS

Rojo, azul, amarillo; cuadrado triángulo, círculo; perro, cerdo, gato. En esta etapa, los niños aprenden por imitación y repetición. Asocian colores, formas geométricas, animales y sonidos. Facilítale juegos que desarrollen su enorme ilusión por descubrir y aprender cosas nuevas.
En su primer cumpleaños, el niño ya se pone de pie, arrastra los juguetes de un lugar a otro, sonríe cuando observa su imagen reflejada en el espejo, lanza la pelota, manipula piezas, imita sonidos de animales y disfruta con las melodías de las canciones infantiles...
A los dos años, usa combinaciones de tres o más palabras, corretea, reconoce los objetos familiares, discrimina tamaños, formas y colores. Es un pequeño aventurero que ya es capaz de expresar sus sentimientos, y comienza a explorar por su propio pie el mundo que le rodea. Una correcta elección de los juguetes ayudará a potenciar aspectos que conformarán su personalidad futura, tales como la afectividad, creatividad e imaginación.

CRECER JUGANDO
Cada tipo de juguete desempeña una función específica en el desarrollo físico y psicológico de tu hijo. Por ejemplo, los balancines, correpasillos y cochecitos, así como los juguetes de arrastre y las pelotas favorecen la coordinación motora y el dominio del espacio. Los centros de actividades, los juguetes musicales –piano de teclas grandes, tambor– y las figuras geométricas que se encajan son recomendables para que aprenda a diferenciar colores, formas y sonidos. En esta etapa les encanta armar y desarmar objetos.

Los puzzles y cubos, de plástico o madera y con piezas grandes para que no las ingiera, estimulan la precisión en los movimientos de los dedos y la coordinación entre el ojo y la mano; lo que facilitará el futuro aprendizaje de la escritura.

Las construcciones de colores fuertes desarrollan su capacidad de concentración y coordinación.
Y para que aflore su espíritu artístico, regálale pizarras, cuadernos para colorear, pinceles y pinturas de colores, recortables, plastilina…

<< Ir a la portada



De 0 a 1 año

De 1 a 3 años

De 3 a 7 años

De 7 a 12 años

Actividades Extraescolares

Asesoría del juguete

¡Enséñales a cocinar!

Escuelas Idea Sana
Lácteos
Aromas
Bienestar y Música

Tablas
Las distintas carnes
Las manzanas

Idea Sana te recomienda en consumer.es EROSKI


Hacer un portafotos
casero

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a consumer.es EROSKI


¿Qué es Idea Sana? ¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com