versión accesible

     


Tomar el sol es beneficioso para la salud, siempre y cuando se haga con medida. La exposición al sol equilibra el sistema nervioso, tonifica los músculos, combate el cansancio, la depresión y el estrés, entre otras aportaciones.

La exposición al sol es un hábito saludable que está en entredicho debido al abuso que muchas personas hacen durante el verano. El culto al cuerpo, el ansia por lucir un bronceado rápido y permanente lleva a muchas personas a tomar el sol sin medida ni cuidados básicos. Toma algunas precauciones y disfruta de sus beneficios. Ponte al sol.

BENEFICIOS DEL SOL
La coloración de la piel es la respuesta del cuerpo ante los rayos solares, que se oscurece para protegerse de ellos.

Tomar el sol en pequeñas dosis favorece la formación de vitamina D, que contribuye a fijar el calcio en huesos y dientes. El sol también tonifica, da vitalidad a la piel y al organismo en general.

El sol también influye en el carácter de las personas, equilibra el sistema nervioso y combate estados depresivos.

DUDAS MÁS FRECUENTES SOBRE EL SOL
Durante el mes de junio, la Escuela Idea Sana “Cuidados frente al sol” ha orientado a sus asistentes sobre las medidas que hay que tomar antes de exponerse al sol.
Te resumimos las preguntas más frecuentes.

P: ¿Cuántos minutos tengo que tomar el sol los primeros días?
R: Comienza a tomar el sol de una forma gradual. Las primeras semanas, menos de 15 minutos al día.

P: ¿Cuándo tengo que tener más cuidado?
R: Evita el sol entre las 12 y las 16 horas, en esa franja los rayos son más dañinos.

P: ¿No suelo quemarme, tengo que usar cremas?
R: Aunque tengas la piel gruesa, el sol también puede dañarla. Todos tenemos que usar cremas protectoras con un factor adecuado a cada tipo de piel.

P: ¿Puedo usar la misma crema para la cara y el cuerpo?
R: La piel de la cara es mucho más fina que la del resto del cuerpo, por eso, el factor de protección en cara, nariz y labios debe ser superior a 20

P: ¿Cuándo tengo que aplicarme el protector?
R: Tienes que darte la crema protectora media hora antes de exponerte al sol para que la piel tenga tiempo de absorberla. Procura renovar la dosis cada vez que te bañes y cada cierto tiempo si estás al sol mucho tiempo.

¡Ah! Y recuerda siempre, llevar agua en tu bolsa, beber repetidamente mientras estés al sol o tomar alimentos acuosos –frutas o verduras– para prevenir la deshidratación. Además, así tu piel lucirá un bronceado más bonito.


<< Ir a la portada



Vitalidad. Vive el verano

Vitaminas ¿Estás al día?

Sol sí, pero con medida

Actividades de verano

Sugerencias en la cocina

Zona de ideas

Escuelas Idea Sana

Verduras y hortalizas

El deporte, el mayor aliado de nuestra salud

Tablas
Aceites

Zanahorias

Idea Sana te recomienda en consumer.es EROSKI


Elección de una bicicleta
de montaña

Ir a Noticias de
Fundación Eroski

Ir a consumer.es EROSKI


¿Qué es Idea Sana? ¿Qué es Fundación Eroski?
      © Copyright Fundación Eroski     info@ideasana.com