Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


Juegos de familia
Lola Herrera

“El teatro es una pasión que ha crecido en mí con el tiempo”

Transmite serenidad, elegancia y vida. lola herrera, una de las mejores actrices de nuestro país, vive apasionadamente su trabajo en el teatro, pero sueña con disfrutar de su tiempo libre. La actriz es, a sus 70 años, un modelo de belleza madura. En esta entrevista, se muestra en todas sus facetas: como actriz, mujer, hija y madre.

Idea Sana: Lleva desde febrero de 2005 subida a los escenarios con la adaptación teatral de la película 'Solas'. ¿Se ha sentido sola en algún momento de su vida?
Lola Herrera: Sí, he conocido las dos soledades: la elegida y la impuesta. Hay una soledad que yo elijo, y que además deseo cada vez más, y que es estar sola el mayor tiempo posible. Me siento muy bien sola, es una soledad elegida y es fantástica, pero no es tan fácil conseguirla. Sin embargo, cuando uno no la busca y se encuentra con ella, con que te marginan, te rechazan, te arrinconan y te dan la espalda… esa soledad impuesta es terrible. Afortunadamente no sé mucho de ella.

I.S.: Rosa, el personaje que interpreta en 'Solas', es una mujer que ha sufrido mucho en la vida y vive sumida en la resignación. ¿Es usted una mujer resignada?
L.H.: No soy nada resignada. Soy una mujer con mucha paciencia, eso sí, a pesar de tener un carácter nervioso que no aparento. La gente piensa que soy la serenidad en persona, pero no, soy bastante nerviosa. Lo que he hecho, casi de una manera continuada, es aprender a controlarme. He modificado mi forma de caminar por la vida intentando mantener un control, porque los nervios y las velocidades ya te los impone la vida. Hago todo lo posible por mantenerme lo más serena posible. Pienso que es un buen estado para cualquier determinación que tengas que tomar y para asumir cualquier cosa que te pueda deparar la vida.

I.S.: ¿La comparación con María Galiana, la actriz que interpreta su mismo papel en la versión cinematográfica de 'Solas' es inevitable?
L.H.: Indudablemente, me han hablado muchísimo de ella y yo también he hablado de María Galiana. Este personaje, en un principio, se lo ofrecieron a María pero por la razón que fuera, que ignoro, no lo aceptó. A mí me ha venido muy bien porque he podido pasearme por un personaje con el que no había tenido la oportunidad de tropezar antes. Me han comparado con ella porque las comparaciones son inevitables y la película está muy reciente, pero yo no he hecho esto para que me comparen, sino por el gusto de hacerlo. Es decir, hago las cosas por satisfacción propia, no por estar ni mejor ni peor que nadie.

I.S.: En esta ocasión interpreta el papel de madre de Natalia Dicenta, su hija en la vida real. ¿Le resulta fácil trabajar con ella?
L.H.: El trabajo es el trabajo, y más si te lo tomas en serio. Lo que pasa es que todos sabemos que detrás del personaje hay una persona a la que conoces muchísimo. Este encuentro ha sido muy gratificante porque llevábamos doce años sin subirnos juntas al escenario -lo hemos hecho cuatro veces en nuestra vida- y se ha producido en un momento de estupenda madurez por parte de Natalia y en una edad mía muy determinada. A las dos nos está sirviendo para descubrir cosas que nos pasan a estas edades, para tratarnos más como personas que como madre e hija.

I.S.: ¿El instinto de protección de una madre se mantiene toda la vida?
L.H.: Esa protección, ese quererles y protegerles de los reveses es algo instintivo, pero que también tienes que aprender a dominar porque, a veces, las madres no dejamos crecer a los hijos por protegerles demasiado o estar demasiado pendientes de ellos. Y ésa es una asignatura que estoy intentando aprobar en esta etapa.

I.S.: Lleva casi 50 años entregada al teatro, su gran pasión. ¿Es la única pasión que nunca se acaba?
L.H.: Esto, o es una pasión, o te vas a tu casa. Porque ser oficinista en el escenario es muy difícil. Para mí es un apasionamiento del que difícilmente te puedes desprender. En mi caso, el teatro es una pasión que ha crecido con el tiempo. No es una cosa momentánea, porque parece que las pasiones se encienden y se apagan con la misma velocidad. No, esto es un reto continuo, todos los días hay que seducir, hay que conquistar, hay que dejarse conquistar… Es un ejercicio diario. Nunca llegas a ningún sitio y cuando llegas tienes que hacer otro recorrido. Es una profesión en la siempre estás empezando, no hay monotonía.

I.S.: ¿Qué le ha quedado de la Carmen de 'Cinco horas con Mario', su papel más exitoso en el teatro y más veces representado?
L.H.: 'Mentxu' es un personaje que para mí será siempre inolvidable. He tenido la posibilidad de recrearlo en distintas ocasiones y de distintas formas y es muy querido por mí, porque además es muy especial. He pasado con ella muchas cosas y muchas horas. Hasta los personajes más negativos te enseñan algo, y este personaje aparentemente tan negativo, tiene sus trastiendas, y Miguel Delibes las sabía.

I.S.: En su último papel televisivo, 'Un paso adelante' volvía a meterse en la piel de otra Carmen. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar rodeada de actores tan jóvenes?
L.H.: Ha sido una experiencia muy buena, eso es oxígeno. Además, ¡qué panda de gente joven! Mantengo una buena relación con ellos, no estrechísima porque nuestras edades no tienen nada que ver, pero nos hemos cogido cariño y hemos estado mucho tiempo juntos. Con algunos trato más que con otros y estoy pendiente de todo lo que hacen.

I.S.: De ellos, ¿también se aprende?
L.H.: Claro. Si quieres aprender, todo el mundo te enseña, pero sobre todo yo creo que la juventud lo que tiene es frescura y desenfado para encarar las cosas. Otra cosa fantástica que había en este equipo era la disciplina, que partía de ellos mismos, lo cual imprimía una gran seriedad al trabajo.

I.S.: ¿Tiene proyectos para volver a televisión?
L.H.: Me han hablado de una cosa pero, de momento, no puedo compaginar el teatro con la televisión.

I.S.: Parece una mujer segura. ¿Es realmente así?
L.H.: No, no soy nada segura, tengo ciertos pilares que he ido haciendo a base de vivir, de descartar, de equivocarme… pero sigo equivocándome, sigo tropezando, porque es muy difícil aprenderlo todo. El camino, como decía el poeta, se hace al andar, y mientras sigas caminando sigues tropezando y equivocándote. Y supongo que cuando vas sabiendo ya un poco más, te vas al otro barrio.

La vida en familia

I.S.: ¿Sus hijos siguen siendo su mayor alegría pero también su principal preocupación?
L.H.: Sí, claro. Cuando son pequeños empujas para que crezcan y luego cuando son mayores tienes otras preocupaciones -no es que te las creen ellos, se las crea uno mismo porque así estamos educados-. Los animales para eso son mucho más sabios y cuando los pajarillos aprenden a volar los tiran del nido.

I.S.: Pero también se ocupa de sus mayores, pues aún vive con su madre.
L.H.: Vivimos tres mujeres en una casa: mi madre, que tiene 92 años; mi tía, que es hermana de mi madre y tiene 94; y yo, que tengo 70. O sea una pila de años en un piso. Las dos son personas autosuficientes, que tienen una cabeza estupenda, con las que puedes hablar de todo. Son mujeres con los ojos muy abiertos. En definitiva, gente con la que da gloria vivir.

I.S.: Muchas mujeres de su edad se han convertido en auténticas 'superabuelas'. Cuidan de sus nietos, les dan de comer, a ellos y a sus padres... ¿Se ve en una situación igual?
L.H.: La sociedad se ha puesto así. Yo tengo este trabajo y unos hijos que no han tenido hijos. A mi hija ya le hice la oferta: si algún día dudas en ser madre -no le dije ni que fuera ni que no fuera, porque ellos son los que tienen que decidir- y no lo haces porque no sabes cómo resolver la situación de cuidar a un hijo, yo lo dejo todo por dedicar a la criatura el tiempo que necesite, porque mi madre así lo hizo conmigo. Pienso que es algo que hay que hacer, hay que colaborar y ayudar a los hijos en la manera en que se pueda.

I.S.: A muchas mujeres de su edad en nuestro país les gustaría tener su aspecto: elegante, sereno, siempre sonriente y lleno de vida. ¿Cuál es su truco de belleza, mantenerse en activo?
L.H.: No hago nada en especial. Mantenerme en activo y cuidarme lo que puedo. Cuido mi cutis, porque quiero que mi piel, aunque se vaya avejentando, esté fresca, que tenga la frescura de estar nutrida. Y me alimento correctamente. Ahora mismo estoy intentando ponerme a dieta porque he cogido unos kilos y los quiero soltar. Pero no me está resultando nada fácil quitármelos y además estoy perezosa.

I.S.: ¿Practica algún ejercicio?
L.H.: Sí, voy a empezar a realizar estiramientos porque a mi edad hay que hacerlos, todo se te encoge. Yo lo he notado mucho de tres o cuatro años para aquí. Es como si se me hubiera caído todo encima.

I.S.: ¿Descansa bien?
L.H.: Procuro cuidar mi descanso pero descanso mucho menos de lo que debería hacerlo. Cuando estoy muy acelerada, de puro cansancio, tengo problemas para dormir.

I.S.: ¿Se considera una persona solidaria?
L.H.: Sí, en el mundo en el que vivimos la solidaridad es imprescindible. Hay poca por parte de los grandes, que pueden hacer posible que el desequilibrio se nivele un poco. Los de a pie somos más solidarios. Vivimos en un país bastante solidario. Lo ha demostrado en muchas ocasiones. Yo, quizá porque soy una mujer del pueblo, de clase obrera y de barrio, estoy muy cerca de la gente con necesidades, más que de la que vive holgadamente.

El tiempo libre es una Idea Sana

I.S.: ¿Qué tal se maneja en la cocina?
L.H.: Ahora cocino muy poco porque no tengo tiempo, pero tengo muy buena maña para la cocina. Cuando he tenido épocas en las que le he dedicado más tiempo, se me daba bastante bien. No de hacer muchísimas cosas, pero sí unas pocas bien.

I.S.: ¿Cuál es su plato estrella?
L.H.: Me salían muy bien los pimientos del piquillo rellenos de lo que fuera, las albóndigas de carne, de bacalao, de huevo... ¡buenísimas! También las croquetas (en mi casa hay una tradición de croquetas estupendas) y todo lo que sean guisos, otra de las especialidades familiares. Cuando cocina mi madre, entras en la cocina y es una gloria a lo que huele.

I.S.: ¿Su madre sigue cocinando?
L.H.: Mi madre sigue cocinando, no hay quien la quite de la cocina.

I.S.: ¿Quién se hace cargo de la compra?
L.H.: La compra la hago yo, generalmente en grandes superficies porque a la tienda pequeña no tengo tiempo de ir. Aún en la grande superficie, me gusta ir personalmente, ver lo que hay y elegir. No hago la compra por teléfono salvo que me vea en un apuro o esté fuera de Madrid.

I.S.: ¿Compra mensual o semanal?
L.H.: Hago tres compras al mes, con el fin de que tengan todo lo que necesiten. De pronto, mi madre quiere cocinar algo y necesita tener los ingredientes.

I.S.: ¿Qué productos no faltan nunca en su lista de la compra?
L.H.: Los lácteos, la fruta a mansalva (yo no sé cómo podemos comer tanta fruta entre las tres), muchísima verdura, todo lo que sean ensaladas, la verdura hervida e incluso algunas cosas crudas. La leche la consumimos semi, los yogures enteros para ellas y descremados para mí. Muy poca carne. Casi nos alimentamos de pescado y de algo de pollo a la brasa. Casi todo lo ponemos a la brasa.

I.S.: ¿Se dan algún capricho dulce?
L.H.: Muchos. A mi madre y a mi tía las atiborro porque de todos los sitios les llevo cosas, así que en casa siempre hay dulces. Les encantan las empiñonadas y todas las pastas de los pueblos que me voy encontrando y les llevo. En la cocina tenemos una escalera de las que se pegan a la pared con cajas en las que hay dulces variados.

I.S.: ¿Cuida su tiempo libre?
L.H.: Como trabajo tanto y tengo tan poco tiempo libre, me estimulo todo lo que puedo. Esto es algo que me trae de cabeza. Ahora mismo estoy intentando ver cómo puedo plantearme mi presente y mi futuro inmediato, de forma que trabaje menos y pueda gobernar mi vida personal. Tengo la vida laboral muy repleta pero la personal está carente de tiempo. Estoy pidiendo ayuda para organizar mi tiempo, algo que se me va un poco de las manos y que necesito a gritos.

I.S.: Denos tres ideas para una vida sana.
L.H.: Primero, tiempo. Segundo, teniendo tiempo, salir, hacer incluso pequeños ejercicios al aire libre, respirar en algún sitio donde se pueda respirar porque en las ciudades no se puede. Y tercero, una buena alimentación.

<< Ir a la portada


Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | Juegos de familia | Érase una vez... | Deporte con vistas | Picnic saludable | Vacaciones para todos | 'Alimentación saludable' por una vida más sana | 'Comer bien, comer sano', nueva campaña Idea Sana | El menú de... | El marisco del pueblo | Sabor serrano | Huerta de colores | El sabor de Asturias | Fruta de primavera | El postre más jugoso | Cuidar el planeta | 172.000 clientes participan en la campaña 'La importancia del reciclaje' | EROSKI, galardonado de nuevo en los Premios Europeos de Medio Ambiente | Solidaridad y caridad | Miles de votos solidarios eligen financiar el proyecto de UNICEF | EROSKI entregó 800.000 euros en ropa y juguetes a varias ONG en 2005 | Miles de personas disfrutan en la fiesta de 'Todos en Internet' | Lola Herrera | Ramón Sánchez-Ocaña | Martín Fiz | Bernabé Tierno | Joan Castells | Isabel Gómez | José Ramón Godoy| Juan José Melet Ortiz| David Feito| José Cardín Zaldívar| José Manuel Romero| Mario Sandoval| Mar Vilanova| Juan Carlos Del olmo | Eufrasia Flores | Paco Juan Pitarch | Fernando Sevillano | Raúl Vila | Francisco J. Ibañez| Purificación Varea| Abraham Apaza| Mónica Martínez| Juan Manuel Liendo| Edurne Domaica| Aquilino Antuña

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir