Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


Juegos de familia
Juegos de familia

Compartir ocasionalmente actividades de la vida diaria entre todos los miembros de la familia es una forma de disfrutar del tiempo de ocio inculcando algunos valores entre los más pequeños. Te sugerimos que reserves un día para concinar, realizar la compra entre todos y enseñar a los niños de la casa cómo conseguir una dieta sana.

Mientras realizamos tareas productivas, divertidas y al mismo tiempo educativas para nuestros hijos. Porque si hay algo que le guste a un niño más que una golosina es imitar a los mayores en todos sus actos. Hacerlo con el consentimiento y la supervisión de sus progenitores, implicando a todos los miembros de la familia, es la propuesta que te hacemos desde Idea Sana. Fija en el calendario un día, por ejemplo una vez al mes, para hacer la compra, cocinar y comer en familia, verás como todos disfrutan.

El juego comienza al elegir una receta sana, sencilla e imaginativa. Después se confecciona la lista con los ingredientes que vamos a necesitar, se va al supermercado y se termina metidos en harina en la cocina de nuestro hogar.

Para los adultos es más rápido y cómodo hacer estas tareas solos, pero los expertos en nutrición aseguran que si implicamos a los más pequeños podemos sentar los pilares para que aprendan a llevar una dieta saludable. A través del manejo de los alimentos, los niños conocen destrezas básicas para la vida y nociones sobre matemáticas y lectura.

Compartir la comida ayuda, además, a mejorar el lenguaje y a mostrar y recibir afecto.

1. La receta y la lista de la compra

Todos tenemos en casa libros de recetas o revistas que incluyen suculentos platos con imágenes apetitosas. Comencemos por elegir una receta entre todos. Si los niños tienen una participación importante en la elección se divertirán más preparándola e imaginando cómo quedará.

Supongamos que nos decidimos por unos canelones de espinacas. Leeremos la receta o encomendaremos esta tarea a los niños mayores. Después, elaboraremos la lista de la compra con los ingredientes que necesitamos para preparar este plato energético.
Si los niños no son muy pequeños podemos incluso confeccionar un presupuesto y dárselo a uno de ellos para que lo lleve al supermercado junto con una calculadora. Cuando vaya viendo lo que llevamos gastado, seguro que se abstiene de pedir chucherías para ajustarse al dinero asignado.

2. Del súper a casa

Empujando el carrito de la compra y con la lista en la mano, los niños disfrutarán eligiendo ellos mismos los ingredientes de ese plato que van a preparar después. Conviene leer juntos las etiquetas de los productos para saber la cantidad y el valor nutricional de cada uno. Seguro que hay varios para elegir. Entre todos nos decidiremos por el que más se adapte a nuestras necesidades. Al manejar alimentos, los niños aprenden destrezas básicas para la vida, las matemáticas y la lectura

Al llegar a casa con las compras podemos aprovechar para enseñar a los más pequeños qué productos se guardan en la nevera, en el congelador o en la despensa y explicarles qué ocurriría si, por ejemplo, dejásemos las espinacas a temperatura ambiente durante unos días.

3. Entre fogones

Llega la hora de cocinar. Retomamos la receta y la volvemos a leer estableciendo un plan y repartiendo las tareas. Antes de ponernos manos a la obra conviene reunir todos los ingredientes y establecer una serie de normas de higiene, como lavarse las manos antes de cocinar y después de tocar algunos alimentos crudos como la carne o el pescado.

En función de la edad de los niños, se deben imponer unas reglas sobre lo que se puede o no hacer. Por ejemplo, los más pequeños no utilizarán ni cuchillos ni usarán el fuego de la cocina o se acercarán a recipientes calientes. Los mayores, por su parte, podrán dar forma a albóndigas o croquetas, batir huevos, untar mantequilla, hacer zumos o cortar algunos ingredientes.

Conviene que uno de los niños revise los ingredientes una vez reunidos para comprobar que no falta nada y darle al pequeño un papel protagonista que le haga sentirse importante.
Cuando comencemos a elaborar la receta, todos deben permanecer entretenidos en sus tareas para que resulte más divertido. Los niños pueden ir pesando o midiendo cantidades, mezclando ingredientes, guardando utensilios o vigilando el microondas mientras calentamos algún alimento.

Los padres debemos ser además un ejemplo de seguridad en la cocina, ya que los pequeños son como esponjas que absorben todo lo que ven. Así, por ejemplo, si tenemos la sartén en el fuego, la colocaremos de tal forma que el mango permanezca siempre hacia dentro. Si tenemos que sacar una bandeja del horno, usaremos agarraderas para no quemarnos o leeremos con detenimiento las instrucciones antes de usar por primera vez un pequeño electrodoméstico.

Para evitar percances cocinando con niños, resultan más seguros los utensilios de plástico, de formas redondeadas y poco peso. Es normal que a los pequeños se les caigan los cubiertos, volteen los recipientes o estampen un vaso contra el suelo. Si son de plástico, al menos no corremos el riesgo de que se corten o nos quedemos sin vajilla, aunque las probabilidades de que el suelo quede impregnado de salsa besamel siguen siendo las mismas.
Cuando pensemos que la comida está lista, podemos pedir a los niños que vean si se parece a la receta que habíamos elegido y si, por lo tanto, ha llegado ya el momento de retirarla del fuego.

4. ¡A la mesa!

Dejemos a los niños la responsabilidad de poner la mesa, enseñándoles el orden de los platos, dónde se colocan los cubiertos, las servilletas y el pan; y que sean ellos mismos los encargados de llamar a la mesa a toda la familia. Si vemos que va a sobrar comida, es el momento de hacer planes con ella. Que sean los pequeños los que den ideas y ¡buen provecho!

Ramón Sánchez-Ocaña
Periodista y experto en salud.
Amigo de FUNDACIÓN EROSKI

"Enseñarles a comer" Es la asignatura que recordarán toda la vida. Sobre todo, si la enseñanza es divertida. Y puede serlo si un día, con tiempo y paciencia, se les acompaña a que sean ellos mismos los que decidan qué quieren comer, cómo, y de qué manera. Y para eso, primero hay que llevarlos al mercado. Que vean esa admirable exposición de verduras, frutas, pescados, carnes… Y allí mismo, explicándoles sus características, que elijan.

Hablamos de la comida, no del entretenimiento comestible. Por tanto, no van a pretender atiborrarse de ganchitos, patatas, etc. Que propongan un primer plato (puedes inducirles hacia la pasta con tomate). Que el tomate sea natural y que lo cojan ellos mismos. Y aprovecha para decir que tienen que aumentar el consumo de verduras, y que es necesario comer pasta, pan, cereales y arroz, porque son hidratos de carbono que la digestión transforma en azúcares para darnos la energía que necesitamos.

De segundo plato, pescado. Nuestros hijos comen pocas verduras y poco pescado. Háblales de que las verduras son un concentrado de vitaminas, imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo, que nos ayudan a tener mejor piel, mejores huesos, mejor visión. Y que, además, tienen sales minerales, tan importantes como las vitaminas. Elige un pescado que sea cómodo de comer (si tiene espinas, que sean fáciles de quitar). Aprovecha para explicarles que pescado, carne y huevos son la principal fuente de proteínas, necesarias para su crecimiento. Explícales que las proteínas son los ladrillos del cuerpo y que van a formar sus células, sus tejidos y sus músculos. De paso, puede indicarles que además de proteínas e hidratos de carbono, el otro gran componente de la dieta son las grasas. Que son imprescindibles, pero que cuanta menos, mejor. Son energía concentrada, y el vehículo de muchas vitaminas. Por si fuera poco, dan a los alimentos una textura más agradable.

Menú del día: espaguetis con salsa natural de tomate, pescado rebozado y una pieza de fruta. Y de paso, lección de nutrición. Para que cuando sean mayores no tengan que pagar la factura de problemas degenerativos. Recuerde lo que decía Pitágoras: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”.

<< Ir a la portada


Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | Juegos de familia | Érase una vez... | Deporte con vistas | Picnic saludable | Vacaciones para todos | 'Alimentación saludable' por una vida más sana | 'Comer bien, comer sano', nueva campaña Idea Sana | El menú de... | El marisco del pueblo | Sabor serrano | Huerta de colores | El sabor de Asturias | Fruta de primavera | El postre más jugoso | Cuidar el planeta | 172.000 clientes participan en la campaña 'La importancia del reciclaje' | EROSKI, galardonado de nuevo en los Premios Europeos de Medio Ambiente | Solidaridad y caridad | Miles de votos solidarios eligen financiar el proyecto de UNICEF | EROSKI entregó 800.000 euros en ropa y juguetes a varias ONG en 2005 | Miles de personas disfrutan en la fiesta de 'Todos en Internet' | Lola Herrera | Ramón Sánchez-Ocaña | Martín Fiz | Bernabé Tierno | Joan Castells | Isabel Gómez | José Ramón Godoy| Juan José Melet Ortiz| David Feito| José Cardín Zaldívar| José Manuel Romero| Mario Sandoval| Mar Vilanova| Juan Carlos Del olmo | Eufrasia Flores | Paco Juan Pitarch | Fernando Sevillano | Raúl Vila | Francisco J. Ibañez| Purificación Varea| Abraham Apaza| Mónica Martínez| Juan Manuel Liendo| Edurne Domaica| Aquilino Antuña

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir