Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


Ahorro, cuesta de enero
Aroma de café

Una taza humeante de esta bebida es ideal para ponerse a tono en invierno y la excusa perfecta para una reunión con amigos. En el desayuno, después de la comida o en la merienda, cualquier momento es bueno para saborear una taza. Solo o con leche, descafeinado, con azúcar, vienés o irlandés... Hay mil maneras de tomarlo.

Fuerza y vigor. Ambos atributos definen al café desde el origen mismo de la palabra turca ‘kahve’. Pero más allá de su significado etimológico, esta bebida es la excusa perfecta para quedar con amigos y sirve de base para una buena conversación. El café ha amenizado tertulias de artistas y escritores. Las cafeterías se generalizaron en España a partir del siglo XVIII, si bien la primera se abrió en Constantinopla –hoy Estambul–, donde se las denominaba ‘casas de la sabiduría’.

Según explica Josep Rovira, presidente del Fórum Cultural del Café de Barcelona, el origen de esta bebida se encuentra en Etiopía. De hecho, en este país cuando se visita a un amigo es lo primero que se ofrece y su preparación se convierte en una ceremonia que puede durar horas.

En nuestro país, el consumo de café en los hogares se dispara a la hora del desayuno, después de las comidas y durante los fines de semana. Lo habitual es tomarlo con leche. Ahora bien, ¿en qué debemos fijarnos en el momento de su compra? Lo primero, en que el envase conserve perfectamente el café, además de que nos indique la variedad y su fecha de caducidad. El experto explica que en el mercado hay tres sistemas de conservación:
  • El paquete duro, el más habitual y una garantía de que el producto está en buen estado.
  • El blando, que lleva una válvula que libera el exceso de gas interno y no permite la entrada de oxígeno y vapor de agua.
  • La lata cerrada, en la que la óptima conservación del café está totalmente garantizada.

Arábica y robusta

Existen dos grandes variedades de café: arábica y robusta, además de una especie mucho más desconocida llamada liberia. La primera se caracteriza por ser dulce y perfumada y su cultivo se da principalmente en Brasil, Colombia y Perú. El segundo tipo tiene más cuerpo, por lo que resulta excelente para elaborar cremas.

La distinción más habitual es aquella que se refiere a cafés naturales y aquellos que son mezcla de arábica y robusta y que, según los expertos, resultan muy recomendables. En este sentido, conviene no confundir esta última mezcla con el torrefacto, nombre que recibe el café con azúcar quemado.

¿El mejor café? No existe, pero sí el que mejor se adapta a cada momento. Josep Rovira lo tiene claro: “El café arábica es ideal para tomar a media mañana, mientras que el descafeinado es más adecuado para tomar a media tarde”. En cuanto a las propiedades de esta aromática bebida, destaca su contenido en antioxidantes, muy beneficiosos para el organismo, y en ácidos orgánicos, minerales –potasio– y vitaminas –niacina–. Además, el café está considerado un estimulante natural al contener cafeína, una sustancia que estimula la transmisión de impulsos entre las neuronas y que puede provocar adaptación –no confundir con adicción–. Los expertos recomiendan por ello no pasar de las tres tazas diarias.

50 granos de sabor intenso

¿Sabías que un buen ‘expreso’ está formado por 50 granos? En España el consumidor cada vez es más consciente de la diferencia que existe entre un torrefacto y un arábica, en definitiva, de las características que debe tener un buen café. El mercado ofrece ya variedades originarias no sólo de Colombia y Brasil, sino también de Jamaica, Etiopía e incluso China. Muchos expertos afirman que la cultura del café ha comenzado a extenderse en nuestro país de una manera imparable, siguiendo los pasos del vino. Y es que en España hay 240.500 puntos de hostelería y restauración que sirven café, siendo ésta su principal vía de expansión.
Esta ‘culturización del café’ se lleva a cabo ‘a la italiana’.
Lo que manda es un sabor intenso y gran cuerpo, con crema color avellana.

Instantáneo

En la actualidad, el estilo de vida marcado por las prisas lleva a consumir café soluble o instantáneo, cuya característica principal es que conserva el sabor, aunque no el aroma del café molido. El descafeinado es, en este sentido, una variante industrial muy degustada por aquellos a quienes la cafeína les afecta a la hora de conciliar el sueño.
Un estudio reciente revela que el café más consumido en España es el molido con mezcla o torrefacto,. Son las amas de casa mayores de 60 años quienes más lo consumen. Por regiones, Levante y el Norte lideran la demanda de café instantáneo, mientras que en el centro, el rey es el molido.

La mejor cata

Con el café ocurre igual que con el vino. Es necesaria una buena cata para distinguir el bueno del malo, o simplemente para aprender a apreciar todas sus cualidades. La acidez, el aroma, el cuerpo y el sabor son los cuatro factores a tener en cuenta. Paladea y haz tu propia cata.

  • Acidez: es una cualidad imprescindible de un buen café. Es lo que hace que cada café sea especial y se experimenta mediante la sequedad que produce a los lados de la lengua y en la parte de atrás del paladar.
  • Aroma: puede confundirse con el sabor, pero el aroma proporciona matices que recorren un amplio abanico que va desde el achocolatado al salado.
  • Cuerpo: es el peso y grosor con el que la lengua percibe el café.
  • Sabor: riqueza, complejidad y balance son las características del sabor, que no es otra cosa que la mezcla que se obtiene tras unir la acidez, el aroma y el cuerpo.
Está constatado que los cafés más aromáticos son los que proceden de Colombia, Kenia, Guatemala o Costa Rica, mientras que los más fuertes son los de Costa de Marfil, Uganda, Camerún o India. Pero beber café no sólo consiste en tragar, según explica Rovira. “El café se puede sorber sin más, aunque lo mejor es degustarlo despacio para poder disfrutar de todos los atributos organolépticos que se unen a través de una taza”.

  

Solo, acompañado, caliente y en frío

Varias son las maneras tradicionales que permiten degustar una buena taza de café. A continuación te explicamos algunas de ellas para que te identifiques y las adaptes a tu particular cata diaria.
  • Café solo: corto o largo, con o sin azúcar, descafeinado y expreso. Esta última es la manera más tradicional de tomarlo en nuestro país. Se trata de una influencia que nos llega desde Italia, donde son verdaderos especialistas en su preparación.
  • Café y leche: es muy tradicional, en el caso del cortado se vierte un poco de leche y se rebaja el amargor. La leche que se le echa acostumbra a estar caliente y hay quien la pide descremada. El café con leche (o leche con café para ser más exactos) es la forma más típica para tomar durante el desayuno y al capuchino, que se sirve en una taza mediana, se le añade nata y se le espolvorea cacao.
  • Café y licor: hay muchas especialidades con ambos ingredientes, destaca el café irlandés, al que se le echa güisqui, previamente quemado con azúcar y helado de vainilla; el escocés, que lleva helado y güisqui (sin quemar), éste último se vierte delante de quien lo va a consumir; el francés, elaborado con Cointreau y nata.
  • Café frío: aunque el aroma no se aprecia tanto, el café helado es una bebida muy refrescante. El café batido con hielo (realizado en coctelera) y el granizado de café (para el que es necesaria una máquina granizadora) son otras dos posibilidades, más aptas para tomar en un sitio especializado que en nuestro hogar

La importancia de la cafetera

Hay varios métodos para preparar un buen café en casa. Además del tradicional puchero, existen otros sistemas que nos permiten degustar una taza en un plazo de tiempo corto y de manera sencilla. Te hablamos de ellos.

  • Al puchero: es el método más tradicional y sencillo. Consiste en verter agua en el puchero y esperar a que hierva. En ese momento la retiramos del fuego y añadimos el café molido. Removemos durante unos minutos y al servir, lo pasamos por el colador. Su mayor ventaja es el sabor, muy puro.
  • Cafetera moca o italiana: es la más usada en nuestro país y la preparación resulta muy sencilla. Consta de tres piezas: la parte inferior, en donde se vierte el agua, la parte central, en la que se coloca el café molido y la parte superior, en donde se obtiene el café tras la ebullición. Entre sus ventajas, nos permite servir directamente a la taza y es fácil de lavar y guardar.
  • Cafetera de filtro eléctrica: consta de un recipiente en donde se vierte el agua, el ‘portafiltro’, la jarra y la placa calefactora. Su preparación consiste en llenar el contenedor con agua, colocar el café en el ‘portafiltro’ y después poner la jarra debajo. Tras conectar la cafetera, sólo nos queda esperar.
    Josep Rovira asegura que la elección de la cafetera depende de la cantidad de café que tomemos, del uso y del precio. “Para el hogar, la mejor cafetera es la exprés, por la facilidad de su manejo. Si queremos obtener un café suave la de émbolo da un resultado excelente”.

Begoña Calvo
Amiga de Fundación EROSKI de Vélez (Málaga)

“Siempre lo tomo después de comer, mejor solo y sin azúcar”

Es una costumbre, pero siempre tomo el café después de comer, solo y sin azúcar, de otra manera me empalaga mucho. Prefiero beberlo poco a poco y en taza pequeña, para no abusar mucho. Normalmente compro café molido y en paquete duro porque se conserva mejor. ¿Qué cafetera utilizo? La típica de toda la vida, es muy sencilla de utilizar, el café se hace rápido y además es muy económica. En cuanto a la marca, me gusta cambiar y apreciar los diferentes sabores. El otro día compré una mezcla de arábica y robusta me encantó.

<< Ir a la portada


Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | Ahorrar es una Idea Sana | Maneras de cocinar | La alegría del puchero | Ande yo caliente… | Aroma de café | Tazas humeantes | Calor en la nieve | Envejecer de forma saludable | Dieta rica y variada | En forma a los setenta | El menú de... | Una delicia de pescado | Queso en lonchas, mil soluciones | Brunch, dos en uno | Alimentos depurativos | Cremas naturales | Trabajadores y clientes deciden qué proyecto solidario financiará eroski | Programa de Voluntariado 2006 | Famosos por una buena causa | Pequeños atletas solidarios| Al circo para apoyar la integración | Cuidar el planeta depende de todos | Un éxito para el medio ambiente | Ana Duato | Charo Pérez Ayala | Begoña Calvo | Javier Hernández | Bernabé Tierno | José Antonio Pavón |Esther Molina |Alexander Telletxea | Javier Andrés | María Gallego | Carmen Bastida | Ana Aliaga | Jesús Llona Larrauri| Nerea Basterra| Silvia Llorens| Mercedes Filgueira| Olga Fernández| Rosana Romero| Joaquín Caparrós| Emi Rodríguez| Luis Garcerán| Raquel Gómez| Pau Serrano| Alberto Soteres

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir