Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


Ahorro, cuesta de enero
Brunch, dos en uno

El brunch es una tradición anglosajona que consiste en fusionar el desayuno y el almuerzo en una sola comida. Esta costumbre de fin de semana cuenta cada vez con más adeptos en nuestro país, ya que permite ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo. Reúne a tus amigos en casa y disfruta en compañía de la última moda gastronómica.

El frío del invierno invita a disfrutar del calor del hogar durante el fin de semana. Dos días libres por delante para descansar, dejar que se nos peguen las sábanas –sobre todo si hemos trasnochado– y pasar por alto los estrictos horarios que rigen nuestra vida de lunes a viernes.

Domingo, doce la mañana. Te acabas de levantar de la cama y tu cuerpo te pide alimentos. Pero es demasiado tarde para desayunar y demasiado temprano para comer dos platos y postre. ¿La solución? El brunch, una costumbre extendida en los países anglosajones que consiste en fusionar el desayuno (‘breakfast’, en inglés) y el almuerzo (‘lunch’) en una única comida (‘brunch’). Te presentamos la última moda gastronómica para el fin de semana.

Sin prisas

Esta alternativa gastronómica cada vez goza de más predicamento entre los españoles. Al juntar dos comidas en una, supone un ahorro de tiempo, dinero y esfuerzo –las recetas que suelen componer un brunch son sencillas de elaborar–. Además, es una excelente excusa para invitar a los amigos o familiares a nuestra casa y disfrutar de su compañía, sin prisas, el resto de la jornada.

La ceremonia del brunch es sencilla y divertida. Los niños se lo pasarán en grande porque es una reunión informal, que puede tomarse sentado o también de pie, a modo de un bufé tradicional. Y el menú siempre está abierto a las sugerencias de los comensales –también de los pequeños de la casa–.

Tradición anglosajona

Circulan varias versiones sobre el origen del brunch, aunque todas coinciden en adjudicar su paternidad a los estadounidenses. Algunas crónicas apuntan a que surgió en el siglo XIX en el medio rural, donde era tradición que los granjeros tomaran algo a media mañana para reponer fuerzas del trabajo matutino.

Otras fuentes, sin embargo, aseguran que la primera referencia al brunch data de 1895, año en el que el periodista Guy Beringer lo dio a conocer desde las páginas del semanario ‘Hunter´s Weekly’, describiéndolo como “una combinación del desayuno y la comida” que tomaban algunas familias de la alta sociedad neoyorkina “tras volver de su jornada de caza dominical”. Un año después, la moda gastronómica cruzaba el Atlántico. La revista británica ‘Punch’ titulaba: “Si quieres ser moderno, pásate al brunch”.

María Gallego
Amiga de FUNDACIÓN EROSKI de Getxo (Vizcaya)

“Cuando preparo un brunch siempre doy protagonismo a las ensaladas y a la fruta”

Vivo en Londres por motivos de trabajo desde hace año y medio. Cuando llegué no conocía lo que era el brunch, pero en pocos meses se convirtió en una costumbre para mi grupo de amigos, sobre todo si salimos el sábado por la noche. La mañana siguiente nos reunimos todos en casa de alguno para tomar un brunch.

La mayoría de mis amigos son ingleses, así que solemos optar por el brunch clásico, aunque no se resisten al sabor de las lonchas del jamón ibérico de Huelva o Guijuelo que traigo de vez en cuando. Cuando me toca organizarlo en mi casa, siempre doy protagonismo a las ensaladas (me encanta improvisar con nuevos ingredientes y combinaciones) y a las frutas frescas; en macedonia o en brochetas con verduras, que son mis favoritas.

Y entre amigos siempre se pasa un buen rato.

Rica variedad

La tradición señala que el brunch debe servirse exclusivamente el sábado o el domingo, entre las 11.00 y las 14.00 horas. Ni antes ni después. Por la hora en que se sirve, su composición es muy similar a la de un desayuno, aunque se suele optar por incluir algunos alimentos más consistentes. En el brunch, los productos de sabor dulce se combinan con los salados, y los alimentos frescos y nutritivos –frutas, verduras, cereales y lácteos– deben copar buena parte del menú. Aunque en la cocina todo vale y se varía a gusto del comensal.

  • Bebidas: zumos naturales, infusiones, café, leche y agua. Para los mayores, y como se estila en los brunch clásicos, un cóctel. Los más habituales son el ‘bloody mary’ –combinado de vodka, zumo de tomate y limón, salsa Worcestershire y tabasco– y la mimosa –licor Grand Marnier, zumo de naranja y cava–. También se permite descorchar alguna que otra botella de buen vino. Reunir a amigos y familiares en torno a una mesa es una ocasión especial que merece un brindis.
  • Pan: de barra, tostado, biscotes, integral, ‘baguette’, etc. Es recomendable disponer de diferentes tipos de pan para combinar los distintos alimentos.
  • Bollería: cruasanes, bollos suizos, napolitanas... Mejor servirla caliente y recién salida del horno.
  • Para untar: miel, mantequilla y mermeladas naturales de sabores variados.
  • Fruta fresca: manzanas, fresas, peras, melocotones... Lo ideal es servir fruta de temporada, que siempre resulta más sabrosa y nutritiva. Puedes optar por presentarla en macedonia o sorprender a tus invitados con brochetas de frutas combinadas con queso, jamón, verduras...
  • Ensaladas: la forma más práctica y nutritiva de tomar verdura fresca. Prepara distintos tipos de ensaladas. Combinan con todo.
  • Huevos: en el brunch tradicional no pueden faltar los huevos ‘benedict’: pochados y servidos sobre pan tostado con bacón y salsa holandesa.
  • Embutidos y quesos: una tabla variada de quesos es indispensable, al igual que las tradicionales salchichas fritas. Para los canapés, jamón de York, pavo, salmón y jamón ibérico.
  • Condimentos: aceite de oliva, vinagre, sal, azúcar blanca y morena, sacarina, pimienta y especias.

RECETA Idea Sana EROSKI.
Brocheta de gambas con piña y espárragos

INGREDIENTES
  • 500 g de gambas gruesas peladas,
  • 100 g de espárragos trigueros,
  • 1 piña grande y fresca.
Para la marinada:
  • 15 cl de zumo de naranja,
  • 1 cucharada de vinagre,
  • 1 cucharada de zumo de limón,
  • 1 cucharadita de mostaza,
  • 1 cucharada de azúcar.

Cortar la piña en cubos. Preparar la marinada. Poner a remojo las gambas en la marinada durante al menos dos horas. Pinchar las gambas en las brochetas, alternándolas con pequeños cubos de piña –alrededor de 4 a 5 trozos de piña por brocheta– y los espárragos trigueros. Las brochetas ya están listas para cocinarlas a la plancha.

TRUCO.
Las brochetas te quedarán más dulces y jugosas si las riegas con el zumo de la maceración.

PRESENTACIÓN.
Servir con arroz basmati.

Una moda en auge

La moda del brunch comienza a arraigar en España, sobre todo entre la gente joven de las grandes ciudades, treintañeros atentos a las nuevas tendencias que llegan del extranjero. Actualmente, son muchos los hoteles y restaurantes de alto copete que los domingos ofrecen servicio de brunch a sus clientes, personalizando los menús para acercarlo al gusto hispano, por ejemplo, incorporado productos como el jamón ibérico de las dehesas españolas o las ensaladas de marisco gallego.

Sin embargo, el honor del pionero recae en un pequeño local: el Café Oliver, en Madrid, que fue el primer establecimiento en ofrecer brunch en España. Creado en 1966 por el desaparecido actor y director Adolfo Marsillach, el Café Oliver ha sido desde sus inicios centro de reunión para actores, cantantes y escritores. Situado en el número 12 de la calle Almirante (Tel: 915 217 379) su menú de brunch dominical está inspirado en los que se sirven en París, Londres o Nueva York.

Sugerencias

Si es la primera vez que organizas un brunch en tu casa, te damos algunas pistas. Son recetas saludables y sencillas de preparar:

  • Tarta de galletas sin cocer.
  • Membrillos en vino tinto.

Brunch de traje y corbata

Por tradición, el brunch es una comida informal reservada para los fines de semana. Sin embargo, hay ejecutivos de traje y corbata que disfrutan de este tentempié de lunes a viernes. En muchas reuniones de trabajo, seminarios y congresos, el brunch se está erigiendo como la opción más habitual para que los directivos tomen algo durante los descansos o recesos de media mañana.

La composición del brunch de negocios es más austera que la del brunch casero: zumos, café, leche, bollería, mantequilla y mermelada, principalmente, aunque suele incorporar salchichas y huevos revueltos si en la reunión participan empresarios extranjeros, más acostumbrados a los desayunos consistentes. Su duración también es menor; como se trata de un descanso de trabajo, nunca debe superar la media hora.

Si la reunión de negocios se celebra en una empresa, el brunch se servirá en la sala donde se celebre la reunión, disponiendo de, al menos, dos mesas auxiliares para los alimentos y los utensilios. Si es en un hotel o salón de congresos, el brunch tendrá lugar en un salón aparte, donde deberá estar todo preparado para cuando llegue la hora del descanso.

<< Ir a la portada


Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | Ahorrar es una Idea Sana | Maneras de cocinar | La alegría del puchero | Ande yo caliente… | Aroma de café | Tazas humeantes | Calor en la nieve | Envejecer de forma saludable | Dieta rica y variada | En forma a los setenta | El menú de... | Una delicia de pescado | Queso en lonchas, mil soluciones | Brunch, dos en uno | Alimentos depurativos | Cremas naturales | Trabajadores y clientes deciden qué proyecto solidario financiará eroski | Programa de Voluntariado 2006 | Famosos por una buena causa | Pequeños atletas solidarios| Al circo para apoyar la integración | Cuidar el planeta depende de todos | Un éxito para el medio ambiente | Ana Duato | Charo Pérez Ayala | Begoña Calvo | Javier Hernández | Bernabé Tierno | José Antonio Pavón |Esther Molina |Alexander Telletxea | Javier Andrés | María Gallego | Carmen Bastida | Ana Aliaga | Jesús Llona Larrauri| Nerea Basterra| Silvia Llorens| Mercedes Filgueira| Olga Fernández| Rosana Romero| Joaquín Caparrós| Emi Rodríguez| Luis Garcerán| Raquel Gómez| Pau Serrano| Alberto Soteres

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir