Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


Navidad, ahorra en tus compras
Sabrosa energía

¿Te imaginas una navidad sin almendras? ¿Y sin nueces? Junto a éstas, higos y uvas pasas, piñones, orejones, avellanas y castañas colman de nutrientes, sabor y tradición los festines navideños. A continuación te presentamos las principales características de estos frutos y frutas, para que sepas lo que comes y saboreas.

Unos y otros, a diferenciar entre frutos secos y frutas desecadas, son una propuesta nutritiva y sana. Su degustación se remonta a la antigüedad y se mantiene viva hasta nuestros días. Su mejor carta de presentación es que alimentan, aportan vitaminas y minerales además de ser muy sabrosos. Son naturales y fáciles de comer, en definitiva, la mejor golosina para que estas navidades los aperitivos y sobremesas sean saludables.

Frutos secos siempre crujientes

Se comen desde hace miles de años, de manera especial en invierno ¿Uno de los motivos? que son muy energéticos. Se pueden cocinar de formas diversas, aunque, en la actualidad, la manera más habitual de consumirlos es de postre o aperitivo.
El truco para asegurarnos de que están en buen estado consiste en que sean pesados. Se venden envasados al vacío o en recipientes herméticos. Se consumen enteros, pelados, picados o molidos, al natural o tostados, con o sin sal, cubiertos de chocolate, caramelo... ¿quién puede resistirse?

¡Toma Castaña!

Un buen puñado nos entona y previene del frío. Uno de los detonantes de la llegada del invierno y la Navidad es el aroma a castañas que invade las calles. Además de por su olor, este fruto seco se caracteriza por su sabor amaderado y, sobre todo, porque dentro de los frutos secos, son las que menos calorías aportan. La variedad más consumida es la ‘castaña europea’ aunque también existen otros tres tipos (china, japonesa y americana).
  • En la mesa: se pueden degustar crudas, aunque lo normal es asarlas o cocerlas. También son un buen acompañante de platos y condimento de salsas. Van muy bien en platos dulces y salados.
  • Casa con: el almíbar. A esta receta se la conoce como marrón glasé y es muy típica en Galicia y Francia.
  • Valor nutritivo: son ricas en fibra. También se caracteriza por contener hidratos de carbono complejos. Su aporte calórico es de 185 calorías por cada 100 gramos.
  • Para su conservación: se pueden guardar tal y como se recogen, y también desecadas y peladas. En éste último caso, reciben el nombre de castañas pilongas.

Nuez, Condimento y postre

Este fruto, con forma de pequeño cerebro, se caracteriza porque su consumo moderado (son 600 calorías por cada 100 gramos) es muy saludable. Los expertos recomiendan ingerir hasta 85 gramos, que es lo mismo que comer cinco o seis por día.
Uno de los momentos más entrañables de la Navidad es la sobremesa. Y qué mejor para acompañarla que unas nueces. Existen hasta quince variedades, aunque la más popular es la de California.
  • Casa con: queso, el pescado, la carne y da un toque especial a las ensaladas.
  • Allí donde la nuez ocupa un lugar privilegiado es en la repostería, de manera especial en tartas, pasteles y helados.
  • Valor nutritivo: ácido alfalinoleico, ácidos grasos poliinsaturados, proteínas y fibra. Destaca sobre todo su contenido en magnesio.
  • En la compra: escoge siempre ejemplares pesados y llenos, con las cáscaras intactas. Además de las tradicionales, encuentras las variedades ‘nuez de acajú’, ‘nuez de cola’, ‘nuez de macadamia’, ‘nuez de brasil’, entre otras.
  • Para su conservación: guárdalos en frascos de cristal o en lugar seco.

Almendras, sabor a navidad

La Navidad sabe a almendra. Es, junto con la avellana, uno de los ingredientes del dulce navideño por excelencia: el turrón. Además puede degustarse entera y mezclada con otros frutos secos. En cuanto a las variedades que existen, las más apreciadas son la marcona y largueta.
  • Casa con: el chocolate, el pollo y el resto de frutos secos. Molidas son muy utilizadas en la repostería.
  • Valor nutritivo: contiene vitamina E, minerales como el potasio, calcio, fósforo y hierro. Como el resto de sus hermanos, contiene fibra.
  • Aporte calórico: 575 calorías por cada 100 gramos.
  • Conservación: en un tarro de cristal hermético.

Avellana, muy crujiente

Están en el mercado desde mediados de otoño, pero su consumo se dispara en Navidad. En el mercado encuentras diversas variedades. La más importante es la europea. En el caso de que las cojamos directamente en el campo, es aconsejable dejarlas secar de un año para otro.
  • Casa con: cereales, hojaldre, chocolate, lenguado ¡hasta con judías verdes!
  • Valor nutritivo: destaca por su contenido en calcio, magnesio y fósforo. En cuanto a su aporte vitamínico, destaca el contenido en vitaminas E, ácido fólico y B.
  • Se comen: frescas, tostadas, con o sin cáscara, molidas y picadas. Son un aperitivo muy habitual. Si las mueles, son el complemento perfecto para elaborar sabrosas recetas. Sometidas a presión en frío originan el aceite de avellana, que es blanco y de agradable sabor.
  • Aporte calórico: 550 calorías por cada 100 gramos. Para su conservación: mantenlas en un lugar seco, es muy importante prevenir la humedad y la luz. Si las compras con cáscara, asegúrate de que no tengan agujero ni grietas.

Piñones, mejor blandos

Son la semilla de algunas especies de pinos. Son muy típicos de los países mediterráneos y conocidos desde tiempos de los romanos. Mientras que el resto de los frutos secos se consumen crujientes, los piñones son más deliciosos si están blandos. Este fruto seco se caracteriza también por ser uno de los más caros de la cesta de la compra.
  • En la mesa: se comen crudos, tostados y asados.
  • Valor nutritivo: son fuente de proteínas, vitaminas y sales minerales, vitaminas B1, ácido fólico, calcio, potasio, fósforo, magnesio y hierro.
  • En la compra: atención a su aroma, que no sea rancio.
  • Para su conservación: necesariamente tienen que estar en un lugar fresco y seco.

Frutas desecadas, siempre dulces

De aroma pronunciado y amplia concentración de nutrientes, la fruta desecada se caracteriza, como dice su propio nombre, por no contener agua. Su valor calórico es proporcional a su sabor. Son una buena fuente de potasio, calcio, hierro y vitaminas: la combinación perfecta para que estas navidades no te quedes a medias con el postre. Mastica bien.

Manuel López
Jefe de Área de frescos Hipermercado EROSKI Cartagena (Murcia)“Mi lema es: un puñado al día”

Con los frutos secos, mi lema es “un puñado al día”. Porque son una fuente de energía, llena de vitaminas, minerales y fibra. Para los que hacen deporte es muy fácil llevar una almendras, nueces, avellanas pero crudas, sin tostar.
Son muy buenas a media mañana y para merendar, recargan el depósito de combustible y ayudan a la buena salud cardiovascular. Entre frutos secos y fruta escarchada deshidratada, EROSKI tiene más de 50 referencias, todas envasadas y precintadas para garantizar sus propiedades.

Uva pasa, crujiente y energética

Pueden ser de Málaga, Corinto, California e incluso sultanas. Así se llaman algunas de las principales variedades de uvas pasas. Las de Málaga poseen Denominación de Origen y se caracterizan por proceder de la uva moscatel y ser grandes, dulces y con pepitas. Las de Corinto, en cambio, proceden de las uvas negras sin semillas. Todas ellas se caracterizan por un aroma y sabor profundos.
  • Casa con: los frutos secos (avellana, almendra...) cereales, salsas y rellenos de ave.
  • Valor nutritivo: son una fuente excelente de potasio, calcio, magnesio, hierro y de provitamina A (beta-caroteno). La vitamina C, en mayor cantidad, se pierde durante el desecado. La combinación de nutrientes que aportan las uvas pasas son muy buenas para los estudiantes en época de exámenes y también para deportistas, en general cuando se realiza un esfuerzo considerable.
  • En la compra: fíjate en que su color y aspecto sea uniforme, y en que no presenten demasiadas arrugas.
  • Para su conservación: Guárdalas en un frasco de cristal bien cerrado y en un lugar fresco, seco, protegido de la luz y de los insectos. Un truco: introduce también un trozo de corteza de limón en su interior.

Higos, perfectos acompañantes

Son un fijo en las navidades de los países mediterráneos. Aunque son muy calóricos (250 calorías por cada 100 gramos) no tienen grasas, así que son una opción muy buena para el postre navideño, especialmente para aquellos paladares que aprecian el sabor dulce.
  • Casa muy bien con: el turrón, las nueces, los dátiles y es perfecto para acompañar las tartas e incluso para hacer compotas.
  • Valor nutritivo: hierro, magnesio, potasio y fibra, hidratos de carbono y azúcares.
  • En la compra: presta atención a que no estén muy arrugados y su color uniforme. Se presenta aplastado y puede ser gris, violeta pardo, y con una pulpa amarillenta y viscosa, cubierto en ocasiones de una capa de azúcar.
  • Para su conservación: en un lugar fresco y seco, a ser posible en frasco de cristal.
  • Curiosidad: a los bocaditos de higos combinados con nueces se les conoce como “turrón del pobre”

Orejones, dulce tradición

Cuando el albaricoque y el melocotón se someten al proceso de secado adoptan forma de oreja, de ahí su curioso nombre. Son muy energéticos y además de postre, acompañan a platos salados y son un ingrediente más para rellenos. Tanto el albaricoque como el melocotón pueden ser secados de manera sencilla en casa: se abren por la mitad, se deshuesan y se exponen al sol, preferiblemente sobre una base de madera. Pasados unos días adquieren tono rojizo, es entonces cuando se moldean hasta conseguir su característica forma. Ya están listos para comer.
  • Casa con: cualquier guiso, arroz, verduras, cítricos y frutas tropicales. Se utilizan para adornar y endulzar pasteles y tartas.
  • Valor nutritivo: tienen mucho hierro, son ricos en vitamina A, potasio, sin desdeñar su aporte de hidratos de carbono y fibra.
  • En la compra: es importante fijarse en el color, que no estén muy arrugados.
  • Para su conservación: utiliza frascos de cristal, en un lugar fresco y seco. Evita las bolsas de plástico, porque terminan enmoheciéndose.

Carmen Álvarez
Amiga de FUNDACIÓNEROSKI de Cáceres

“Nunca faltan en nuestra sobremesa navideña”

Entrante
Algún molusco, fácil de encontrar en esta fechas, que se cocina al vapor combinado con un vino fresquito como un txakolí o un albariño, joven y agradable. Se puede optar por algo más original: un Sauvignon blanc de Nueva Zelanda, que se encuentra en cualquier tienda especializada. En mi tierra es típico de Navidad el cardo, al que se le pueden echar unas almejitas para darle un sabor más especial. Ya que hemos empezado por un vino suave, podemos continuar por algo que nos dé un poquito más de placer como un vino nuevo de Rueda, con un toque de barrica, de los que se están haciendo ahora.

Plato principal
Un lechazo al horno, algo sencillo, que no tiene una preparación complicada, simplemente se mete al horno y se prepara la salsita con el mismo jugo que va soltando en el horno. Recomendaría un vino un poco más contundente, como un Ribera de Duero, no demasiado tánico (es decir, que contiene tanino, sustancia astringente contenida en la raspa y el hollejo de la uva), un vino que empieza a redondear.

Postre
Una ensalada de frutas tropicales, que podíamos acompañar con un vino de hielo canadiense o alemán, o bien con un moscatel. << Ir a la portada


Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | Fantasía de Navidad | Unas fiestas saludables | El espíritu de la Navidad | Un mundo de tradiciones | Toque navideño en la mesa | El árbol, ¿natural o de plástico? | Reyes de verdad | La opinión del niño | Joyas del mar | Más que asados | Placer carnal | Pescado al horno | Sabor tropical | Granos afortunados | Para todos los paladares | Jamón, jamón | Manjar visceral | Postre para compartir | Dulces de Navidad | Sabrosa energía | Navidad vegetariana | Menú Idea Sana de... | Martín Berasategui | José Antonio Pavón | Agustín Saura | Roberto Ventureira | Mª Luz Talledo | Manuel López | Sonia del Rio | Juan Carlos Muro | Rafael Nieto |Ramón G. Fernández |Alejandro Arriola | José Enrique Garrigós | Carmen Álvarez | Manuel López | Begoña Larrañaga | Por una alimentación saludable| Entrega de ropa y calzado a ONG| La importancia de reciclar

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir