Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


Invierno, calor de hogar
Confort a bajo precio

Disfrutar de un hogar confortable, cálido y con todas las comodidades implica un gran consumo energético. Te damos algunos consejos para que el confort de tu hogar no te pase factura a final de mes. Con este ahorro ayudarás además a mejorar tu economía y la salud de nuestro medio ambiente.

Cuando el frío comienza a ser intenso nuestro bolsillo empieza a temblar. Incrementamos el uso de la calefacción y dejamos correr el agua caliente de la ducha para desentumecer los músculos por la mañana. Y a final de mes, la factura del gas, del agua o de la electricidad se ha triplicado con respecto a la de los meses de calor. Un ahorro en la economía familiar no sólo es bueno para nuestro bolsillo sino también para el de todo el país, que es el que tiene que importar la energía que consumimos. Con este doble ahorro se consigue además respetar el medio ambiente y ser menos agresivos con él. El treinta por ciento del consumo total de energía de nuestro país lo realizan las familias

Y es que la energía es el motor que hace funcionar el mundo. En nuestro país, las familias gastan el 30% del consumo total de energía. Ese 30% se destina a partes iguales entre el consumo dedicado a vivienda (15%) y al uso del coche (15%).
Dentro del hogar, el 46% del consumo se destina a calefacción, el 20% a agua caliente, el 16% al uso de electrodomésticos, el 10% a la cocina, el 7% a la iluminación y el 1% a aire acondicionado.
La principal fuente de energía en nuestro país es el petróleo y sus derivados (gasolina, gasóleo, butano y propano).
En este reportaje, Idea Sana EROSKI te ofrece algunos consejos para ahorrar en el consumo de agua, calefacción y electricidad en tu hogar. Son recomendaciones que vienen recogidas en la Guía Práctica de la Energía, que edita el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía, entidad pública empresarial dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

ENCARNI GONZÁLEZ
Jefa Sección Electrodomésticos Hipermercado EROSKI Pinto (Madrid)
“Los clientes compran cada vez más los aparatos que menos energía consumen”

Actualmente, por ley, todos los aparatos de gama pesada están obligados a llevar una etiqueta específica que indica la energía que consumen en el momento de su utilización. Son siete y se tipifican en función del consumo eléctrico, en diferentes colores y con las letras de la A (la más eficiente) hasta la G (la menos eficiente). Es importante saber que las etiquetas sólo son comparables dentro del mismo grupo de electrodomésticos. No es lo mismo la interpretación de la clase G en una lavadora que en un secador de pelo, por ejemplo. Cada vez más, los clientes se decantan por comprar aparatos energéticamente eficientes de la gama A, que son los que menos energía consumen, aunque por ahora son algo más caros que los tradicionales. Sin embargo, a la hora de comprar equipos de aire acondicionado los clientes de Pinto valoran sobre todo el precio, independientemente de su consumo. Con el tiempo y la consiguiente disminución del precio los aparatos energéticamente eficientes acabarán sustituyendo a los tradicionales. En cuanto a las últimas innovaciones tecnológicas que incluyen los electrodomésticos, las más destacables son la función ‘no frost’ de los frigoríficos y las nuevas lavadoras electrónicas, que se pueden programar con un temporizador.

Electrodomésticos que ahorran Como su propio nombre indica, la mayor parte de los aparatos domésticos utilizan como energía la electricidad. De nosotros depende que adquiramos equipos eficientes y sencillos de identificar por la etiqueta energética. Se trata de una identificación que deben llevar obligatoriamente todos los electrodomésticos en venta.
Estas etiquetas constan de una zona fija donde aparece la marca, denominación del aparato y clase de eficiencia energética (de la A, el más eficiente, a la G, el menos); y de una zona variable con otras características como funcionalidad, eficacia de lavado, consumo de agua, etc.

Frigorífico:

  • Si vas a renovarlo, compra uno con etiquetado energético de clase A+ y A++. Ahorran energía y dinero.
  • No compres un equipo más grande de lo que puedas necesitar.
  • Colócalo en un lugar fresco y ventilado, alejado de fuentes de calor (radiación solar, horno).
  • Limpia al menos una vez al año la parte trasera del aparato.
  • Descongela antes de que la capa de hielo alcance los tres milímetros de espesor. Ahorrarás cerca de un 30% de energía.
  • No introduzcas alimentos calientes, es mejor que dejes que se enfríen fuera.
  • Comprueba que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y hacen un buen cierre.
  • Cuando saques un alimento del congelador, deja que se descongele en el frigorífico. Tendrás ganancias gratuitas de frío.
  • Ajusta el termostato para mantener una temperatura de 6º en el compartimento de refrigeración y de -18º en el de congelación.
  • Abre la puerta lo menos posible. Con este gesto estás asumiendo un gasto inútil de energía.

Lavadora:

  • Compra lavadoras con etiquetado energético de clase A.
  • Aprovecha al máximo la capacidad de la lavadora y procura ponerla siempre a carga completa.
  • Existen en el mercado lavadoras con programas de media carga que reducen el consumo de energía.
  • Las lavadoras con sonda de agua, que mide la suciedad del agua y no la cambian hasta que sea necesario hacerla, reducen de manera importante el consumo de agua y energía.
  • Lava siempre que puedas con agua fría o a baja temperatura (entre 30 y 40º).
  • Aprovecha el calor del sol para secar la ropa.
  • Centrifugando se gasta mucha menos energía que utilizando una secadora.
  • Limpia regularmente el filtro para que funcione mejor y ahorre energía.
  • Si tienes contratada la tarifa nocturna, procura poner la lavadora y el mayor número de electrodoméstico en las horas de descuento.
Si vas a comprar un electrodoméstico elige siempre los de clase A: son los más eficientes

Lavavajillas:
  • Los electrodomésticos con etiquetado energético de clase A ahorran energía y dinero.
  • Elige su tamaño en función de tus necesidades.
  • Procura usarlo a carga completa, si está medio vacío, usa los programas cortos o económicos.
  • Si necesitas aclarar la vajilla antes de meterla en el lavaplatos, utiliza agua fría.
  • Siempre que puedas, utiliza los programas cortos.

Horno:

  • Compra un horno de clase A.
  • No lo abras de forma innecesaria; cada vez que lo haces pierdes un 20% de la energía que hay acumulada en su interior.
  • Procura aprovechar al máximo la capacidad del horno y cocina, si es posible, todo de una vez.
  • Generalmente, no es necesario precalentarlo en cocciones superiores a una hora.
  • Apágalo un poco antes de finalizar la cocción: el calor residual será suficiente para acabar el proceso.
  • Los hornos de convección favorecen la distribución uniforme de calor, ahorran tiempo, y por tanto, gastan menos energía.

Iluminación:

  • Siempre que sea posible, aprovecha la iluminación natural.
  • Utiliza colores claros en las paredes y techos, así aprovecharás mejor la iluminación natural.
  • No dejes las luces encendidas en las habitaciones que no se estén utilizando.
  • Mantén limpias las lámparas y las pantallas para aumentar la luminosidad.
  • Sustituye las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo.
  • Las lámparas electrónicas duran más y consumen menos que las de bajo consumo. Además aguantan un mayor número de encendidos y apagados.
  • Adapta la iluminación a tus necesidades y da preferencia a la iluminación localizada.
  • Coloca reguladores de intensidad luminosa de tipo electrónico.
  • Usa tubos fluorescentes donde se necesite luz durante muchas horas, como en la cocina.
  • En vestíbulos, garajes y zonas comunes es interesante colocar detectores de presencia para que las luces se enciendan y se apaguen automáticamente.
Pequeños electrodomésticos:
  • Por lo general, los pequeños electrodomésticos tienen potencias bajas, salvo los que producen calor (como planchas, secadores de pelo, tostadores).
  • Plancha grandes cantidades de una sola vez.
  • Apaga el televisor desde el botón de la pantalla. Sin imagen y con el piloto encendido, aún gasta el 15% de la electricidad que consume en marcha.
  • Cuando no vayas a utilizar el ordenador durante periodos cortos, basta con apagar la pantalla.
  • A la hora de cocinar, procura que el fondo de los recipientes sea ligeramente superior a las zonas de cocción para aprovechar al máximo el calor.
  • Utiliza siempre que puedas ollas super rápidas.
  • Usar el microondas en vez del horno ahorra entre un 60 y un 70% de energía.
Calor uniforme

El consumo de energía en calefacción depende de muchos factores: zona climática donde se ubica la vivienda, calidad de la construcción, nivel de aislamiento, grado del equipamiento, etc. Casi la mitad de la energía que gastan las familias se destina a calentar el hogar.

Existen diferentes sistemas de calefacción:

  • Centralizada: habitualmente consta de un generador de calor (una caldera), de un sistema de regulación y control de la temperatura, y de un sistema de distribución y emisión de calor. Puede ser una instalación central colectiva o central individualizada.
  • Por elementos independientes: como estufas, radiadores, convectores eléctricos, bombas de calor, etc.
  • Individual: instalación independiente del resto de los hogares. Suele constar de una caldera individual, un sistema de distribución y otro de control de temperatura.
CONSEJOS PRÁCTICOS
  • Una temperatura de 20º es suficiente para mantener el confort en el hogar. En los dormitorios se puede rebajar entre 3 y 5º menos.
  • Apaga la calefacción por la noche. Por la mañana, no la enciendas hasta haber ventilado la casa y cerrado las ventanas.
  • Las válvulas termostáticas en radiadores y los termostatos programadores son soluciones accesibles y fáciles de colocar. Pueden amortizarse rápidamente pues ahorran entre el 8 y el 13% de energía.
  • Si no estás en casa, conviene reducir la temperatura a 15º.
  • No esperes a que se estropee el equipo. Un mantenimiento adecuado de la caldera ahorra hasta un 15% de energía.
  • Conviene purgar los radiadores al menos una vez al año, al inicio de la temporada de calefacción, pues el aire interior dificulta la transmisión de calor.
  • No cubras ni coloques objetos sobre los radiadores o a su lado, pues dificultarían la difusión del aire caliente.
  • Para ventilar una habitación es suficiente con abrir las ventanas durante diez minutos.
  • Cierra ventanas y persianas por la noche para evitar pérdidas de calor.

Agua a punto

El agua caliente sanitaria es, después de la calefacción, el segundo consumidor de energía de nuestros hogares. Principalmente, existen dos sistemas:

  • Instantáneos: calientan el agua en el momento en que es demandada.
  • De acumulación: puede utilizar un equipo que calienta el agua (por ejemplo, una caldera) más un termo acumulador; o bien termoacumuladores de resistencia eléctrica.
CONSEJOS PRÁCTICOS
  • Los sistemas de acumulación de agua caliente son más eficientes que los sistemas de producción instantánea y sin acumulación.
  • Es muy importante que estén aislados los depósitos acumuladores y las tuberías de distribución de agua caliente.
  • Racionaliza el agua. No dejes el grifo abierto inútilmente (durante el afeitado o el cepillado de dientes, por ejemplo).
  • Dúchate. Se consume cuatro veces menos agua y energía que si te bañas.
  • Evita goteos y fugas en los grifos.
  • En el mercado existen cabezales de ducha de bajo consumo que permiten un aseo cómodo con la mitad de agua.
  • En los grifos puedes colocar reductores de caudal.
  • Los reguladores de temperatura con termostato pueden ahorrar entre un 4 y un 6% de energía.
  • Una temperatura de entre 30 y 35º es suficiente para el aseo personal.
  • Consumen menos los grifos monomando (uno solo de mezcla de agua fría y caliente).
  • Los sistemas de doble pulsador o de descarga parcial para la cisterna del inodoro ahorran gran cantidad de agua.

<< Ir a la portada



Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | Al calor del invierno | Cómodo y caliente | Confort a bajo precio | En forma sin salir de casa | La despensa en orden | Lavados razonables | Decálogo para que los niños coman sano | Publicidad saludable | Menús variados para pequeños ‘gourmets’ | Las dudas de los clientes | Pasos para una vida sana | Calor en verde | Gajos de vitamina | Porciones de calcio | Manchego en origen | Dulce energía | Fibra, salud integral | Para abrir boca | Recetas | Emilio Aragón | Encarni González | Loles Vives | María José Roselló | Bernabé Tierno | Pedro Manuel Ramos | Baldomera Palazuelos | Rafael Arana | Álvaro Aguado-Muñoz | Ibon Elorza | Nacho Juez | Pedro Condés |Félix Esteban |Graciela Porta Ferraz | Silvia García | Clorinda maldonado | Teresa Infante | Por un mundo más limpio | Ayuda al medio ambiente| Unicef logra recaudar 70.000 euros en favor de la educación infantil| SA:8000, nuestro compromiso con los Derechos Humanos

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir