Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


Otoño, nuevo curso
Con las pilas cargadas


Septiembre vuelta a la normalidad y las obligaciones que dejamos aparcadas antes del verano. Haber disfrutado plenamente de las vacaciones, un tiempo de descanso necesario para recuperar fuerzas y recargar las pilas, nos permitirá afrontar el regreso al trabajo o los estudios con energías renovadas.

Se acabaron las vacaciones de verano. Un año más, el ciclo se cumple y en el calendario asoma la cabeza septiembre, mes asociado inexorablemente con el regreso a las tareas que ocupan nuestro tiempo durante el resto del año. Mayores y pequeños se preparan para reencontrarse con sus obligaciones cotidianas. Los primeros rumian para sus adentros los días que quedan para volver a la oficina y los niños aguardan expectantes el inicio del nuevo curso escolar.

Lo habitual es que el final de las vacaciones venga acompañado por un sentimiento de tristeza y desasosiego, sobre todo si no hemos conseguido sacar el máximo provecho al periodo vacacional, “un tiempo necesario para romper la rutina de nuestros quehaceres en las épocas de trabajo”, asegura el doctor Luis de la Herrán, psicólogo y psicoterapeuta. Los hábitos y las costumbres “son necesarios para la adecuada salud emocional de las personas, pero romperlos, readquirir otros y olvidarse una temporada de nuestros comportamientos diarios es beneficioso”.

El sentido lúdico de la vida es algo profundamente enraizado en el ser humano –aprendemos jugando– y es sobre todo en vacaciones cuando disponemos del suficiente tiempo libre para desarrollar nuestros hobbies satisfactoriamente. Las actividades recreativas y culturales que disfrutamos en verano nos proporcionan una vía de escape para evadirnos de las responsabilidades laborales. Actividades placenteras “que nos reportan una sensación de satisfacción adicional, y siempre que las personas realizamos actividades que nos resultan agradables, nuestras emociones y sentimientos giran hacia el bienestar. Es evidente que cuanto más disfrutamos, mejor nos sentimos”, explica Herrán.

Para aprovechar plenamente cada minuto de este merecido tiempo de descanso “debemos olvidarnos de la productividad: quien se exige llegar a una meta (éstas van a ser las mejores vacaciones de mi vida) probablemente no disfrute del camino, del día a día. En ocasiones, deseamos sacar tanto partido a nuestro tiempo libre que nos perdemos y no disfrutamos mientras alcanzamos nuestro objetivo”, señala el doctor. Si podemos, deberemos realizar las actividades que nos hayamos propuesto “pero siempre –añade– intentando disfrutar de los pequeños momentos, de las nuevas situaciones cotidianas que surgen en vacaciones y sacarles el punto de vista positivo”. Por ejemplo, si nos encontramos un atasco de tráfico camino de la playa, en vez de lamentarnos, ¿no es mejor opción aprovechar el momento para charlar con nuestros hijos de sus cosas? ¿o jugar y divertirse juntos en el coche mientras se despeja la carretera?

El problema, apuntan los expertos, es que mucha gente no sabe descansar, no desconecta del trabajo ni rompe con la rutina. Sólo cambia de escenario. Y las vacaciones sirven, precisamente, para recuperar fuerzas, recargar las pilas y afrontar el regreso a la actividad laboral o los estudios con energía y vitalidad. Hay personas que no saben qué hacer con su tiempo de ocio, en parte, porque están tan absorbidas por el trabajo que no han cultivado ninguna afición personal. En vacaciones se aburren, se estresan y sienten la misma insatisfacción que otros cuando tienen que volver a la oficina

Diversión y aprendizaje

Desde que en 1966 se publicara en Estados Unidos el llamado ‘informe Coleman’, estudios posteriores han confirmado que lo que ocurre fuera de las aulas explica, en gran parte, los resultados académicos de los alumnos. Y el tiempo de ocio de los pequeños –del que forman parte las vacaciones– juega un papel muy importante a este respecto. Viajar al extranjero para aprender otro idioma y otras formas de vidas, practicar modalidades deportivas, acudir a campamentos en plena naturaleza o visitar monumentos históricos con la familia son actividades con las que los pequeños disfrutan pero que, además, estimulan su aprendizaje y contribuyen a su desarrollo personal.

Según un estudio realizado por la prestigiosa Universidad Johns Hopkins (Baltimore, EE UU) los alumnos que durante el descanso estival iban más a la playa, practicaban deporte, acudían a cines, teatros, museos o zoológicos mejoraban su rendimiento en lectura y matemáticas. Por el contrario, aquellos niños que, sobre todo por imposibilidad económica de sus familias, no tenían acceso a este tipo de actividades bajaron su rendimiento en estas materias.

Luis de la Herrán recomienda que los niños “realicen, de vez en cuando, actividades escolares en vacaciones para que la vuelta a los deberes diarios sea más suave”. Para ilusionarles con el regreso al colegio, como padres, “debemos evitar mostrar ante ellos la convicción de que finalizar las vacaciones es sinónimo de decir adiós a la diversión”. Septiembre no es el mes del luto y los fines de semana también son vacaciones; diferentes, pero vacaciones al fin y al cabo. “Si mantenemos una estrategia de pensamiento positivo nos irá mucho mejor y nuestros hijos lo aprenderán sin que hagamos ningún esfuerzo especial”. También es recomendable que los niños mantengan cierto contacto con las personas que estuvieron en vacaciones –mediante carta, teléfono, mail o visitas los fines de semana– y hablar con ellos sobre los planes para las vacaciones de Navidad o de cara al próximo puente festivo.

No resulta extraño que los pequeños protesten por volver a clase. No debemos alarmarnos. Lo normal es que una vez comenzado el curso y pasadas dos semanas, todo vuelva a su cauce habitual. Si por el contrario, los días previos no puede dormir, tiene frecuentes pesadillas, no para de pelearse con su hermano o se niega a comer, en definitiva, “cuando estos problemas interfieran de manera evidente en el quehacer diario de ese hijo o de la familia, deberemos consultar con un psicólogo lo antes posible”, recomienda el doctor Herrán.

Ajustar los horarios

De igual manera que planificamos con antelación las vacaciones, también debemos dedicar tiempo a planificar el regreso a casa. Cada persona necesita establecer su propia rutina para organizar y desarrollar sus actividades de forma satisfactoria. Durante el verano, esta rutina se ve trastocada y es necesario un periodo de tiempo para restituir el ritmo de vida al que teníamos acostumbrado al organismo. Por ello, los expertos recomiendan adelantar dos o tres días la vuelta desde nuestro destino vacacional para aclimatarnos al asfalto y readaptarnos paulatinamente a nuestras costumbres.

Es hora de ajustar de nuevo los horarios que regirán en casa de ahora en adelante: levantarse, ir y venir del trabajo o el colegio, cenar, acostarse, etc. Intenta cumplirlos. De esta forma, evitarás las caras somnolientas, los bostezos y la apatía que suele reinar en el lugar de trabajo el primer día de septiembre.

¿Síndrome o mero desajuste?

En los últimos años se ha comenzado a hablar con frecuencia del llamado ‘síndrome posvacacional’, un mal aparente que no logra poner de acuerdo a los especialistas. Mientras unos defienden su categoría de enfermedad (y enumeran los siguientes síntomas: debilidad generalizada, desmotivación y tristeza, angustia vital, pérdida de apetito y capacidad de concentración, irritabilidad, etc.), otros, como el doctor Herrán, niegan su existencia como categoría diagnóstica: “Nos referimos simplemente a un conjunto de comportamientos, emociones y pensamientos que suelen aparecer al terminarse las vacaciones. Si no existen otros problemas mayores (ansiedad, depresión, problemas de conducta...), ese conjunto de síntomas desaparecen en unos días con la rehabituación al horario de trabajo”. Trabajar es inevitable, a no ser que te toque el premio gordo de la Lotería de Navidad. Analiza tu empleo. Seguro que hay muchos aspectos que te gustan. Como decía Voltaire: "El trabajo es una forma de ganarse la vida y, sobre todo, nos proporciona la oportunidad de ser útiles a la sociedad a la que pertenecemos". Tómatelo con filosofía y ¡feliz regreso!

Consejos para afrontar el regreso al trabajo...

  • El entorno de trabajo es un elemento fundamental. Este es un buen momento para mejorar la relación con los jefes y compañeros. Una comunicación fluida puede hacer más llevadero el proceso de readaptación.
  • Evita el síndrome del lunes. Incorporarse al trabajo el primer día de la semana puede agravar la situación. Si es posible, regresa un día diferente (martes, miércoles...) para minimizar el impacto psicológico.
  • Ordena tu puesto de trabajo. Organizar los proyectos que dejamos pendientes al marcharnos de vacaciones y establecer un orden de prioridades nos ayudará a retomar las tareas con un menor esfuerzo.
  • Comienza de manera gradual. Al principio nos costará coger el ritmo. No hay que preocuparse. Todos necesitamos un proceso de readaptación y nuestro rendimiento aumentará con el paso de los días.
  • Piensa en positivo. El regreso al trabajo no afecta por igual a todas las personas. Entra en juego una variable subjetiva: la percepción que tiene cada individuo de su trabajo. Y ésta puede ser positiva o negativa. De nosotros depende convertirlo en un elemento que juegue a nuestro favor. Entre ver el vaso medio vacío o medio lleno, mejor verlo medio lleno.
  • La angustia es pasajera. Desaparecerá tras unos días. Actividades como el yoga, tai-chi, pasear o hacer deporte pueden ayudarte a liberar tensiones y reducir la ansiedad provocada por la vuelta al trabajo.
  • Modifica tu visión de las vacaciones. Prográmalas pensando en el trabajo posterior. Las vacaciones son un tiempo de paso, lo estable es el resto del año. No las consideres la panacea de la felicidad ni la solución a tus problemas laborales. No los hace desaparecer, sólo los aparca temporalmente.
...y al colegio

  • Ilusionar al niño. Los días previos debemos hablar con él y explicarle los aspectos positivos de afrontar un nuevo curso: la oportunidad de aprender cosas maravillosas, el reencuentro con los compañeros, estrenar ropa y material escolar... Y siempre transmitiéndole confianza en sus posibilidades para que se sienta seguro. Si él os ve ilusionados por que tenéis que volv er al trabajo, también se sentirá alegre por regresar al colegio.
  • Adaptarse a los horarios. Lo mejor es ir habituándole de forma paulatina al nuevo ritmo de vida. La última semana de las vacaciones, mantén un horario de comidas y adelanta cada día quince minutos su hora de irse a la cama y de despertarse.
  • El primer día de colegio, levanta a tu hijo con suficiente tiempo para que prepare sus cosas y desayune con tranquilidad. Y si es en vuestra compañía, mejor.
  • Acompañarle a clase los primeros días puede ayudar a tranquilizarle, sobre todo si es muy pequeño o es la primera vez que acude al colegio.
  • Al regresar del colegio, pregúntale por los nuevos profesores, compañeros y experiencias vividas. Le ayudará a desahogarse y sentirse apoyado.
  • Establecer el tiempo para los deberes antes de que finalicen las vacaciones para que ya estén acostumbrados una vez que comiencen las clases. Y ayudarles a crear en casa un ambiente de silencio y estudio.
  • Incitarle, nunca presionarle. Retomar el ritmo de estudio es cuestión de tiempo. Como padres debemos incitar, nunca presionar, porque si no conseguiremos el efecto contrario. Una opción es proponerle actividades placenteras cuando acabe los deberes. Se esforzará porque sabe que después le espera aquello que le resulta tan agradable.

<< Ir a la portada



Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | Orden de otoño | Ideas Sanas para disfrutar del otoño | Con las pilas cargadas | Cultura ‘tupper’ | Desayunos vitales | Dosis de energía | Sorbos de salud | ¡A merendar! | Al pan, pan | Prevenir la obesidad | Las dudas de los clientes | La diabetes | La esencia del sabor | La despensa nutritiva! | Bueno, redondo y barato | Kiwi, concentrado de vitaminas | Hortalizas de puchero, energía garantizada | Recetas | Manuel Torreiglesias | Samuel Eto'o | Marta Martínez | Julio José Moreno | Javier Aranceta | Jenny Villapún | Inma Sardón | David Ojeda | Sagrario Alvarez | Ángel García Quismondo | Juan Mari Irigoyen | Mónica Negreiro | Jaime Gómez-Pineda |Eloina Linares |José Mari Luzarraga | Mayte Villeta | Campaña ‘25 para 2005’ | Varias ONG reciben productos por valor de 378.900 euros | Vacaciones solidariarias | Campaña para recoger y reciclar cartuchos de tinta

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir