Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


La vida florece en primavera
De paseo con el 'peque'


La primavera es la estación ideal para empezar a dar paseos con los más pequeños de la casa. Disfrutar del sol, el buen tiempo y el contacto con la naturaleza es muy beneficioso para el niño y contribuye a su desarrollo físico y mental. Pero debemos tener en cuenta una serie de consejos básicos para que estas salidas no supongan ningún riesgo para la salud de vuestro retoño.

Pasear con el bebé es una de las experiencias más gratificantes para cualquier padre. Los primeros rayos de sol y las agradables temperaturas que llegan con la primavera son el momento perfecto para alargar las salidas con vuestro retoño. Disfrutar del sol y el buen tiempo es muy beneficioso para el recién nacido –por lo general el bebé puede empezar a salir a partir de su segunda semana de vida–, especialmente si se realiza por zonas verdes y parques que ofrezcan tranquilidad y sosiego. Durante el invierno, el frío y los días cortos han impedido que viváis la naturaleza en su plenitud. Pero ya no hay excusa. Sólo hay que tomar una serie de medidas básicas para que los paseos familiares se conviertan en toda una aventura para vuestro hijo.

Antes de salir, prepara al bebé para que se sienta a gusto durante el paseo: dale de comer, cámbiale de pañal y vístelo con ropa limpia y cómoda.

Abrigados, lo justo
Según apuntan los expertos, una de las mejores opciones para que vuestro bebé no pase frío, ni tampoco sude por el exceso de abrigo, es recurrir a la famosa ‘técnica de la cebolla’. Es decir, vestirlo por capas para que, según las condiciones meteorológicas del momento, podáis ir poniéndole o quitándole prendas. Llevar una colcha para cubrirlo ligeramente cuando haya golpes de viento también es una buena idea. Cuando llega el buen tiempo, procura vestirlo con ropa fresca, de colores claros y que recubra sus brazos y piernas para protegerlo de los rayos del sol.

El sol y la piel
El sol tiene efectos beneficiosos para la salud, ya que ayuda a que el organismo asimile la vitamina D y fortalece las defensas. La piel de los niños, desde los 6 meses hasta los 4 años, es muy sensible, por lo que debemos tomar una serie de precauciones antes de salir de paseo. La máxima que nunca debemos pasar por alto es la utilización de un protector solar. A esta edad tan temprana, las quemaduras solares pueden tener efectos muy graves en el futuro, ya que aumentan las probabilidades de que sufra cáncer de piel cuando sea adulto. Si tienes alguna duda sobre el tipo de protección solar más adecuada para tu bebé, no olvides consultar con tu pediatra o dermatólogo.

  • Si el pequeño tiene menos de 6 meses, nunca debe quedar expuesto directamente al sol. Si sales de paseo en cochecito, asegúrate de que éste tenga capota o sombrilla, y no olvides en casa el sombrero del niño.
  • A partir de los 6 meses y hasta los 4 años, aplícale un protector con una pantalla solar total adecuada a su edad media hora antes de iniciar vuestro paseo; incluso si el día está nublado, ya la mayor parte de los rayos ultravioletas del sol atraviesan las nubes. La aplicación debe ser abundante y siempre sobre su piel limpia. Asegúrate de cubrir todas las partes del cuerpo que puedan quedar expuestas al sol. Desde el comienzo de la primavera y hasta el final del verano, evita dar paseos durante las horas de máxima intensidad lumínica –de 10 de la mañana a 4 de la tarde–. Y no está de más que vuestro pequeño use gafas de sol, de buena calidad y con protección UV, para que la incidencia de la luz solar muy intensa sobre sus ojos sea la mínima posible.
Salir de paseo es indispensable para un correcto desarrollo psicomotriz del niño. Además, el aire libre sosiega al bebé y le ayuda a dormir mejor. Sólo debe suprimirse cuando las condiciones meteorológicas así lo aconsejen. Por lo tanto, no es recomendable realizar salidas los días de calor excesivo –el bebé puede deshidratarse–, si llueve, los días demasiado nublados o si sopla mucho viento.

¿Cochecito o canguro?
El cochecito ofrece a tu bebé un espacio seguro y confortable que lo protege del sol y la lluvia. Él viaja cómodamente y, al mismo tiempo, tú haces un poco de ejercicio al empujarlo. Procura elegir un cochecito de fácil manejo, que incorpore capota o sombrilla para proteger a tu pequeño y que pueda plegarse sin complicaciones, por si necesitas entrar en algún lugar público para cambiarle de pañales, darle de comer o protegeros de la climatología adversa. Es importante que el cochecito disponga de una cesta amplia –suele estar colocada debajo del chasis– que te permita guardar todo lo que el niño pueda necesitar durante el paseo: pañales, ropa de recambio, el biberón, algún juguete, e incluso un botiquín básico que incluya tiritas, gasas esterilizadas, crema contra las rozaduras y loción contra las picaduras de los insectos.

Cada vez es más habitual ver a padres que transportan a su bebé en un canguro, una especie de arnés que se coloca en el pecho o en la espalda y permite llevar al pequeño a cuestas. Algunos progenitores son reacios al canguro porque creen que daña la espalda del bebé, pero son completamente seguros siempre y cuando consten de un caparazón ergonómico que les sujete bien la cabeza, el cuello y la espalda.

Para los padres es un accesorio muy práctico y cómodo, ya que les permite tener una mano libre –la otra mano debe estar siempre al servicio del pequeño, para sujetar su cabeza o acomodarle cuando se ladee–. Con el canguro, el bebé se siente muy protegido porque está pegado a ti, puede oir los latidos de tu corazón, lo que le tranquiliza –los ha estado oyendo durante todo el embarazo–. Otras de las ventajas de este medio de transporte, cada día más de moda, son que mejora el tono muscular del niño, gracias al vaivén al que se ve sometido durante el paseo, facilita la eliminación de gases y alivia las molestias digestivas leves.

<< Ir a la portada



Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | La vida florece en primavera | Comida sana aire libre y...¡llénate de energía! | Alivia los síntomas de la alergia al polen | Mantener a todos los insectos a raya | Beber agua, la forma más fácil de cuidarse | ¡Muévete corazón! | Cálzate y siente la tierra bajo tus pieso | De paseo con el 'peque' | Luis Llongueras | Edurne Pasaban | Gervasio Deferr | Jesús Sáez De La Fuente | Joaquín Rey | Bernabé Tierno | DRA. Montserrat Barbany | Jokin Matxinandiarena | Moustapha Amar | La obesidad un problema 'de peso' | Enseña a tus hijos a comer sano | Alimentos funcionales ayudan a prevenir | El rey de la granja | Pescado congelado, natural y nutritivo | El antibiótico natural | Aceituna, la reina de los aperitivos | Vinagre, un mago en la cocina | El toque del queso rallado en tu plato | Flores en el plato más que un adorno |Melón, dulce y refrescante |Ricas tanto solas como acompañadas |La IV Campaña de Comercio Justo de EROSKI e Intermón-Oxfam ha informado a 150.000 consumidores |“Ha sido un viaje inolvidable, la alegría y solidaridad de la gente de Senegal son un ejemplo para todos”

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir