Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


La vida florece en primavera
Alimentos funcionales ayudan a prevenir


Leches con omega-3 y ácido oléico, yogures con calcio, zumos con antioxidantes... son los llamados alimentos funcionales. No son el elixir de la eterna juventud ni curan enfermedades, pero si los combinas con una dieta equilibrada y unos hábitos saludables, pueden tener un efecto beneficioso sobre tu organismo.

Ya lo dijo Hipócrates hace más de 2.000 años: “Deja al alimento ser tu medicina y a la medicina ser tu alimento”. La vieja sentencia del galeno griego bien podría haber sido adoptada como eslogan para la campaña publicitaria de uno de tantos alimentos funcionales que inundan las estanterías de los supermercados con promesas saludables. Seguro que los conoces: leches enriquecidas con omega-3, yogures con bífidus activos, zumos con antioxidantes... Son sólo algunos de los casi 200 productos de alimentación funcionales que pueden encontrarse en el mercado español.

Los alimentos funcionales son “aquellos alimentos con propiedades fisiológicas y biológicas más allá de las nutricionales”, define Francisco Tomás Barberán, coordinador de Tecnología de Alimentos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Es decir, que además de tener un efecto nutricional adecuado, demuestran científicamente que afectan de forma beneficiosa a una o varias funciones del organismo, de modo que contribuyen a mejorar la salud y el bienestar, o a reducir el riesgo de padecer enfermedades.

De ahí a curar enfermedades hay un largo trecho que, en ocasiones, los publicistas recorren atajando por el camino más corto: el de las frases sensacionalistas que no se ajustan a la verdad. “Los alimentos funcionales no curan nada, sino que previenen, y sólo si están enmarcados dentro de una alimentación saludable –advierte el experto–. Otra cosa es que haya quien se aproveche y publicite de forma engañosa que un alimento cure determinadas enfermedades. En Europa no existe, por el momento, una legislación específica para los alimentos funcionales. Sí se ha desarrollado una propuesta con la intención de regular la justificación científica del adjetivo funcional, la publicidad y la presentación de alegaciones en salud.

En los últimos años, el aumento de consultas relacionadas con el tema ha provocado que algunas asociaciones de consumidores inicien campañas informativas sobre qué son, para qué sirven y qué beneficios aportan los alimentos funcionales. Desde Hispacoop (Confederación Española de Consumidores y Usuarios), advierten de que, aunque esta variedad de alimentos “resultan beneficiosos” para nuestro organismo, “hay que valorarlos en su justa medida y disfrutar de ellos sabiendo que, si bien no son la panacea de todos los males, aportan un complemento saludable a una dieta y estilo de vida apropiados”.

Componentes
Los alimentos funcionales han sido enriquecidos artificialmente con otro ingrediente natural –vitaminas, minerales, fibra, sustancias fitoactivas– con el fin de satisfacer específicamente los beneficios que éstos aportan a nuestro organismo. Sin embargo, los componentes que hacen que un alimento sea funcional han estado siempre presentes en la naturaleza. El tomate es un buen ejemplo de alimento funcional natural, ya que contiene una sustancia fitoactiva, denominada licopeno, con función antioxidante. Por lo tanto, los beneficios de su consumo van más allá de los puramente nutricionales.

Entre sus componentes se encuentran:

  • Fibra dietética: contienen fibra las legumbres, verduras y hortalizas, y las frutas frescas y desecadas. Se trata de un hidrato de carbono que nuestro organismo no es capaz de digerir ni absorber, por lo que su ingesta favorece el tránsito intestinal, previniendo así el estreñimiento. Además, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y el riesgo de padecer cáncer de cólon y recto.
  • Azúcares de baja energía: en este grupo se encuentran el sorbitol, manitol, xilitol, etc, que se emplean como sustitutos del azúcar común, o sacarosa. Son menos calóricos que el azúcar común, no afectan a los niveles de azúcar en sangre y no provocan caries. Pero ingeridos en grandes dosis pueden provocar un indeseado efecto laxante.
  • Aminoácidos: son los componentes más simples de las proteínas. Destacan sus acciones favorables frente al sistema nervioso e inmunológico: ayudan a regular el sueño, mejoran las situaciones de estrés y fatiga, y estimulan las defensas del organismo. Están presentes en alimentos ricos en proteínas como carnes, pescados, huevos, lácteos y sus derivados, legumbres y cereales.
  • Ácidos grasos insaturados: incluyen los ácidos grasos monoinsaturados –reducen los niveles de colesterol ‘malo’ y aumentan el colesterol ‘bueno’– y poliinsaturados –reducen el colesterol total y los niveles de triglicéridos en sangre–. Entre los primeros, el más representativo es el ácido oleico, presente en el aceite de oliva, el aguacate y las aceitunas. En los segundos, el más conocido es el ácido omega-3, característico del pescado azul.
  • Los fitoesteroles: son sustancias muy parecidas al colesterol humano que, al incluirlos en la dieta, bloquean la absorción del colesterol ‘malo’ en el intestino. Están presentes en algunos vegetales, almendras, nueces, cacahuetes, pipas de girasol y aceites vegetales.
  • Vitaminas y minerales: fundamentales para el buen funcionamiento del organismo y para un desarrollo adecuado. Por lo tanto, debemos asegurarnos el aporte necesario cada día mediante una alimentación completa.
  • Antioxidantes: contribuyen a frenar la acción nociva de los radicales libres y, de esta forma, ayudan a reducir el riesgo de sufrir cáncer y enfermedad cardiovascular.
  • Bacterias ácido-lácticas: los alimentos que las contienen se denominan ‘probióticos’. Las bacterias ácido-lácticas son microorganismos vivos que al ser ingeridos en las cantidades correctas producen efectos beneficiosos en el organismo, más allá de los efectos nutricionales. Se encuentran en los yogures frescos, leches fermentadas, yogures con bífidus activo y en preparados infantiles.

Los más consumidos

En nuestro país podemos elegir entre cerca de 200 productos de alimentación con la etiqueta de funcionales. La leche y los derivados lácteos, los zumos, los cereales y los huevos son los grupos que concentran el mayor número de estos alimentos:

  • Leche: según un estudio elaborado por el Grupo Leche Pascual, el consumo de leche modificada alcanzó el 26% del total consumido en 2004 en España, frente al 3% de 1999. Entre los tipos de leche modificada distinguimos:
    • Leche enriquecida con omega-3 (contribuye a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, ciertos tipos de cáncer, a mejorar el desarrollo del cerebro y las funciones visuales), con ácido oleico (reducción del nivel de colesterol), con ácido fólico (ayuda a prevenir malformaciones en el tubo del feto y a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular), con calcio (favorece el desarrollo de huesos y dientes).
    • Leche fermentada con bífidus (su componente funcional es la fibra y contribuye a reducir el riesgo de cáncer de colon, además de mejorar la calidad de la flora intestinal) y con bacterias probióticas (ayudan a la acción gastrointestinal por la producción de vitaminas B12 y K).

  • Huevos enriquecidos con omega-3: ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y ciertos tipos de cáncer.
  • Margarina con fitoesteroles:pueden disminuir el nivel de colesterol en sangre.
  • Yogur enriquecido con calcio: favorece el desarrollo de huesos y dientes y previene contra la osteoporosis.
  • Zumos enriquecidos con minerales: como el calcio y el hierro, lo que les hace óptimos para el desarrollo de huesos y dientes, y el transporte de oxígeno.
  • Cereales enriquecidos con fibra y minerales: la fibra contribuye a reducir el riesgo de cáncer de colon y regenera la flora intestinal. El hierro facilita el transporte de oxígeno y ayuda a prevenir la aparición de anemias.

“Ningún producto suple los beneficios de una dieta sana y equilibrada”
Ignasi faura Secretario General de la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (Hispacoop)

Los alimentos funcionales representan el 5% en la compra de alimentación adquirida por los consumidores españoles. Su principal atractivo radica en que pueden mejorar la salud del organismo, además de prevenir y reducir los riesgos de enfermedades. Es importante remarcar que ningún producto de este tipo cura por sí mismo o suple los beneficios de una dieta equilibrada. Así pues, el mensaje primordial dirigido a los consumidores es que una alimentación con variedad de nutrientes y moderada, y un estilo de vida saludable es suficiente para una buena salud. De los 200 productos funcionales que hay en el mercado, los más demandados son la leche y yogures, que fueron los primeros en llegar a las tiendas. En la actualidad ocurre que la industria de la alimentación innova, desarrolla y comercializa de forma acelerada, sobrepasando el ritmo de desarrollo legislativo. Así, nos encontramos ante un vacío legal que provoca la desprotección de los consumidores en lo relativo a su salud y su información. Por esto, para las cooperativas de consumidores es importante que se actúe de acuerdoa la normativa, a fin de regular la composición y publicidad de los alimentos funcionales. El consumidor necesita una información científicamente probada y suficiente sobre cantidades mínimas y máximas de ingesta, procedencia de los complementos, precauciones y beneficios comprobados. Por otra parte, la publicidad debe ser veraz y basarse en alegaciones saludables, controladas y reguladas con garantías, además de asegurar su comprensión al consumidor medio. Se está trabajando una normativa europea para el control de las alegaciones nutricionales y saludables, es decir, la información dirigida al consumidor sobre los efectos favorables que este tipo de alimentos ejercen para la nutrición y la prevención de enfermedades. Desde la confederación creemos que para la protección del consumidor es urgente la aprobación, entrada en vigor y buena aplicación de la normativa para acabar con el vacío legal.

<< Ir a la portada



Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | La vida florece en primavera | Comida sana aire libre y...¡llénate de energía! | Alivia los síntomas de la alergia al polen | Mantener a todos los insectos a raya | Beber agua, la forma más fácil de cuidarse | ¡Muévete corazón! | Cálzate y siente la tierra bajo tus pieso | De paseo con el 'peque' | Luis Llongueras | Edurne Pasaban | Gervasio Deferr | Jesús Sáez De La Fuente | Joaquín Rey | Bernabé Tierno | DRA. Montserrat Barbany | Jokin Matxinandiarena | Moustapha Amar | La obesidad un problema 'de peso' | Enseña a tus hijos a comer sano | Alimentos funcionales ayudan a prevenir | El rey de la granja | Pescado congelado, natural y nutritivo | El antibiótico natural | Aceituna, la reina de los aperitivos | Vinagre, un mago en la cocina | El toque del queso rallado en tu plato | Flores en el plato más que un adorno |Melón, dulce y refrescante |Ricas tanto solas como acompañadas |La IV Campaña de Comercio Justo de EROSKI e Intermón-Oxfam ha informado a 150.000 consumidores |“Ha sido un viaje inolvidable, la alegría y solidaridad de la gente de Senegal son un ejemplo para todos”

Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a CONSUMER.es EROSKI


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir