Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


La Navidad
Anfitriona de lujo


LLEVA DIEZ AÑOS SENTADA EN SU MESA DE LO + PLUS. HA ENTREVISTADO A LOS PERSONAJES MÁS INTERESANTES DEL CINE, LA MÚSICA, LA LITERATURA, LA TELEVISIÓN O CUALQUIER OTRA EXPRESIÓN ARTÍSTICA DE LA QUE SE PUEDA HABLAR SIN VOCEAR. HACE TELEVISIÓN PORQUE LA CÁMARA LA QUIERE Y PORQUE, AUNQUE ES TÍMIDA POR NATURALEZA, TAMBIÉN SABE DESMELENARSE SI SU GUIÓN –SIEMPRE INTELIGENTE– SE LO EXIGE. HOY, ANA GARCÍA SIÑERIZ, NOS SIENTA A LA MESA DE SU CASA.

Centremos la cuestión de recibir, cuando tiene invitados en casa ¿experimenta sensación de estrés o acepta de buen grado el desafío?

Depende del tipo de invitados. Cuando son amigos muy íntimos o mi familia, no tengo demasiada presión: me encanta cocinar y a veces sufren los ensayos de nuevos platos o los olvidos al fuego. Cuando son amigos que vienen por primera vez intento no hacer demasiados experimentos e ir a lo seguro. Sobre todo, a cosas que no me compliquen la cena y me impidan disfrutar de su compañía.

¿Cúal sería un día de la semana perfecto para este tipo de convocatorias?

Los jueves para cenar en casa y los sábados para comer con amigos. La verdad es que cenas, ya sean sociales o formales, organizo muy pocas: a veces no tengo tiempo ni de pararme a invitar a nadie, y menos para ponerme a ello.

¿Qué prefiere organizar: almuerzos o cenas?

Me gustan más los almuerzos porque la gente tiene otra disposición y porque así participan los niños.

¿Hace distinciones entre veladas con íntimos y las de carácter más profesional?

No tengo veladas profesionales. Lo de invitar al jefe a cenar lo veo más bien de película con Gracita Morales –a la que, por cierto, adoraba– afanándose por quedar bien y conseguir un ascenso para su marido. Para los temas profesionales y propios prefiero el restaurante, un lugar neutral. Y para el resto, lo único importante es intentar que todos se sientan cómodos y que lo pasen bien, además de que la comida sea de su agrado.

¿Por dónde empieza? ¿Por idear el menú o por disponer el espacio en el que se va a celebrar la convite?

En primer lugar pienso en quién va a venir. Procuro que sean cenas de seis u ocho comensales como máximo y que haya alguna conexión entre esas personas. Después, en el espacio: en verano, exterior, y en invierno, interior. Por último me detengo en el menú. Busco algo que no les haya ofrecido antes –a no ser que me hubiesen dicho que determinado plato les encantó–. Sobre todo, intento que el menú no me vuelva loca ni a la hora de hacer la compra ni de prepararlo.

¿Dónde adquiere las materias primas: grandes superficies, mercado… y qué criterios sigue a la hora de comprar?

Mi problema es que en cada sitio compro unas cosas. En las grandes superficies hago el grueso de la compra y luego, para determinados ingredientes o elementos, no me importa complicarme: quesos en el mercado, pan en otro sitio, alguna hierba especial, un vino determinado… El nivel de dificultad es proporcional al tiempo del que disponga.

¿Ha contratado alguna vez algún servicio de catering? Ventajas e inconvenientes

Una vez, pero para un evento determinado. Sin embargo, el año pasado invité a bastantes amigos y al final, lo hice yo todo… Me pegué una paliza importante pero fue algo especial. Pasé dos días haciendo quiches, ensaladas de verano, taboulés y todo tipo de brochetas de fruta. Llegué a un nivel de especialización que no hubiera desmerecido en una factoría de automóviles… Hubiera sido mucho más cómodo encargarlo todo, una cena magrebí me habría gustado mucho, pero... Quizás la próxima vez, cuando me toque el Euromillón.

Propónganos un menú para que, objetivamente, un almuer- zo salga redondo

En invierno: una crema ligera de zanahorias y cebollas; después, un solomillo de cerdo ibérico con manzanas y ciruelas, y de postre, un fondue de chocolate. Tres platos que me salen bien y que puedo dejar preparados previamente.

Y uno para una cena muy especial…

Mi propuesta sería crema de lentejas con una loncha de foie (facilísimo y espectacularmente bueno), una buena lubina a la sal y sopa de almendras, un postre que hago siempre que puedo.

Un capricho de buen gourmet con el que suele agasajar a sus invitados…

Champán francés helado. Me encanta. Sólo de recordarlo, ya me bebería una copa… (que nadie piense mal, no tengo problemas de ese tipo).

Puntúese, de uno a diez, como experta en vinos.

Como bebedora o degustadora, un siete; siempre tomo vino, en el almuerzo y en la cena. Como conocedora de añadas y demás, un cinco pelado. Yo sigo el sistema del ‘me gusta o no me gusta’. Muy simple.

¿Qué hay de diferente en sus veladas navideñas? ¿Cuáles son sus (platos) clásicos? ¿Algún ritual que caracterice estas comidas o cenas digno de mencionar?

La citada sopa de almendras. Compro la pasta de mazapán en una buena pastelería y hago acopio hasta que la utilizo el día indicado. También me gusta la lombarda, el pavo o el cordero. Lo que no me atrae demasiado es ponerme ciega ni de marisco, ni de nada en general. La verdad es que los atracones navideños no están hechos para mí.

¿Qué atmósfera le gusta crear?

Me encantan los árboles de Navidad de verdad, los compro con cepellón y después los vuelvo a plantar (pronto va a haber un bosquecillo en el que sólo falta Santa Claus). Busco decoraciones originales en tiendas atípicas o en los viajes que hago. Ya tengo una buena colección… Las velas me parecen imprescindibles en estas fechas. Utilizo pequeñas velitas marcando caminos en la mesa, en la chimenea… Por todas partes en realidad. No soy nada fanática de los perfumes del hogar. Me gusta ventilar bien la casa por las mañanas, hasta que te hiele la corriente de aire, y que no huela a nada; como mucho a agujas de pino, a musgo, a leña...

Y el olor del tabaco ¿qué?

El tabaco no me gusta como huele aunque –lo confieso– me fumo alguno de vez en cuando. Si he tenido invitados fumadores abro las ventanas y las puertas en cuanto se va el último. Jamás dejo que una sola colilla pase la noche en un cenicero de casa.

¿Normas protocolarias que jamás faltan en su casa?

No hay. Sólo buenos amigos.

Su mayor disgusto se lo llevaría si en medio de una velada un invitado le dijese…

No puedo ni imaginármelo.

Lo mejor que le han dicho como anfitriona ha sido…

Una amiga suiza me dijo que el marmitako de bonito mejor que había comido era el mío. Eso es porque no ha probado el de Martín Berasategui, claro, pero de todas formas me hizo mucha ilusión.

A la mesa de un personaje como usted han debido sentarse infinidad de famosos y personalidades. ¿Algún habitual a sus veladas del que pueda desvelarnos su nombre?

No tengo amigos famosos. Bueno, alguno, pero como son amigos no puedo revelar su nombre.

¿Cómo es para usted una velada inolvidable?

Cuatro buenos amigos o mi familia. Un buen fuego de chimenea. Dos o tres botellas de champán helado, buena conversación y una cena para disfrutar.

LOS TRUCOS + PLUS DE LA PRESENTADORA

  • En Navidad, su toque personal en cuanto a la decoración es el que otorgan artículos especiales comprados en sus viajes o en tiendas atípicas.
  • Opta por árboles natuales, con cepellón, para luego replantarlos y con- servarlos en su jardín durante todo el año: tiene ya un pequeño bosque, confiesa.
  • Ventila su casa hasta que hielan las corrientes. Y como mucho, a la hora de perfumarla escoge aromas naturales como el musgo, el pino, la leña.
  • Para agasajar a sus invitados, su capricho toma forma de champán helado francés. Para nuestra anfitriona invitada no hay protocolos válidos en su casa, incompa- tibles con sus amigos. No obstante, Idea Sana EROSKI te cuenta algunos de sus trucos a la hora de recibir y decorar su casa.

    << Ir a la portada

    Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

    MENÚ DE CONTENIDOS

    Portada | Manjares para celebrar | Navidad de mar | La tentación de la carne | Racimos de salud | Bocado de reyes | El auténtico sabor | El toque de gracia de la fiesta | Artistas del fogón | Bodega | Menú por tres euros | La tradición golosa | Anfitriona de lujo | El verde navideño | Festín para los ojos | Juguetes | La magia de la Navidad | Benefactores de Oriente | El imperio de la consola | Hábitos de consumo | Perfumes | El placer de regalar | Al aire libre | Destinos de ensueño | Maquillaje | Prepárate para la fiesta | Empleo y solidaridad | Alzheimer | Deporte como estilo de vida | Quien tiene una mascota tiene un tesoro | ¡Ponte en marcha! Por un planeta más limpio | Recicla tus hábitos y selecciona vidrios | La ecología al volante | Recogida de tóner y móviles | Idea Sana te recomienda en consumer.es

    Qué es Idea Sana | Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a consumer.es


    Otros temas en IDEA SANA:
    Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

    NUESTROS SITIOS WEB:
    Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


    ©Fundación Eroski

    info@ideasana.com

    Subir