Volver a la versión gráfica   |   ¿Por qué una versión para discapacitados?   |   Menú de contenidos

IDEA SANA

Nuestro compromiso con tu bienestar


La Navidad
El toque de gracia de la fiesta


CANTA MIENTRAS COCINAS, BAILA PREPARANDO LA MESA E INVENTA LA FIESTA ANTES DE QUE COMIENCE: RÍETE MIENTRAS PREPARAS LA CELEBRACIÓN.

Quienes fuimos criados con la emoción doméstica que cundía en Navidad y fin de año no podemos asumir un aire de indiferencia: ambas fechas son ocasiones para ser chavales, recuperar la sensación de excitación y expectativa, los olores de la buena mesa, el ritmo de las calles y el brillo de esos momentos fantásticos.

En cambio, hay quienes rumian su desgracia, justo en las dos fiestas de mayor nostalgia, sosla yando su carácter de conjuro para las nubes negras que se nos posan sin querer. No se dan cuenta de que las desgracias que pasaron no tienen nada que ver con lo que está por venir. No importa lo abultada que esté tu cartera, abre las puertas a la simpatía íntima, a la alegría, al brillo y a las campanillas que nos acompañarán los 365 próximos días. Haz de la Navidad (de la fiesta, de las celebraciones, de la comida, de los encuentros…) una ocasión perfecta para complacerte.

Si piensas en ti para disfrutar de la celebración, sin consultar a terceros, marido, esposa, hijos, hijas, madre, novio, novia, el éxito está asegurado. De esa forma, y por efecto rebote, quedarán incluidos los seres queridos, los que tenemos cerca y los que no tanto.

Para empezar, siéntate y elabora los detalles de cómo te imaginas la celebración para la noche inolvidable; de ti depende cómo será de especial. Si es en familia, como manda la tradición, ten en cuenta las diferentes edades de las visitas. Antes que nada, busca y arregla los rincones donde los niños se entretengan con juegos y golosinas, y no acaparen la atención de los padres. Recupera la música que prenda el ánimo y mantenga encendida la llama del anfitrión.

La reina de la fiesta

Las celebraciones no están sujetas a la moda, así que lánzate: no temas por desenterrar el vestido que te quedó tan bien en aquella ocasión hace cien años. Reinventa y deshiníbete: la fiesta la empiezas tú con tu humor y talante. ¿Que te has vuelto loca? Sí, respóndeles a todos. Sé fiel a ti misma y diseña el evento a tu medida.

Qué habremos de comer y con quién lo compartiremos es parte del hechizo para la victoria. Así que, para empezar, busca en la agenda vieja e invita a quienes no ves desde hace años. Si un malentendido os distanció, pasa página. ¿Por qué no? Puede ser una excelente ocasión para proyectar la película de vuestra vida y poneros al día. Les sorprenderás y, además, ganarás poniendo paz el espíritu. Para facilitar la idea del banquete, navega en libros y revistas para estimular la decisión del menú. Una vez elegidos los platos, y para aumentar la pasión de aquellos a quienes quieres, cocina rodeada de las fotografías o facsímiles de tus amores iluminadas con velitas mágicas (valen las de la tarta de cumpleaños). Pon boleros de Machín, tangos de Gardel y viste y calza prendas cómodas durante la cocinanza. Si tu pareja es de corto vuelo mental, no la incluyas en los preparativos, so pena de arruinar vuestro futuro. Ejecuta pasos de danza mientras cocinas, da giros jamás usados, mueve los hombros, chasquea los dedos al compás y ensaya mohínes de seducción frente al fogón. Es importante realizar este ritual sin muchos testigos para evitar preguntas incómodas.

En cuanto a la comilona, ofrece viandas y bebidas para todos los gustos. Las gambas no pecan nunca por exceso. Si te apetece un pavo, no lo dejes para última hora, igual que si tu apuesta es un cordero o un cochinillo. Los antiácidos e inciensos de India tampoco sobran, ambos componen el genio. Incluye en el menú un caldo para los que pernocten y amanezcan el primero de enero en casa; de repente, un desayuno o almuerzo ligero, abundante en zumos, líquidos y restos de la velada; lo importante es compartir con risas y recuerdos. Una cura inmediata que reponga de los excesos supone también un excelente regalo para los tuyos. Si tu vajilla, vasos y copas son insuficientes para el gran banquete, distribuye entre los invitados la contribución de piezas para lucir: la ensaladera huérfana que alguien recibió de regalo de boda, la heredada de la tía, los platos que nunca encuentran papel protagonista. El popurrí de objetos agrega más jolgorio a la puesta en escena y puede ser parte de la fiesta. No dejes para el final los detalles de la celebración. El agotamiento y los dolores que aparecen con el estrés es posible que te postre en cama antes de las seis de la tarde, así que para evitar el cansancio, planifica.

Baños de luna

Para tener plena seguridad de tu capacidad de convocatoria y del éxito de la noche, no debe faltar el ritual de los baños del mes de diciembre. Baños de romero para abrillantar el pelo; de manzanilla para aclarar el oro de las sienes; de ruda para atraer el dinero de las arcas nacionales; de ortiga para desterrar indeseables; de tomillo para limpiar los pulmones y alejar los resfriados para esa fecha, y de luna, la víspera del Año Nuevo, para ti. Consigue hojas de geranio y flores de alhucema, pétalos de rosas y lirios y ponlos a hervir en abundante agua con azúcar, clavo y canela en polvo. Luego, coge un par de limones jugosos y un recipiente con azúcar. Frótate el cuerpo con el limón y el azúcar y deja caer el agua de la ducha hasta sentir la piel con la tersura de un recién nacido. Enjuágate con la hervidura celestial y dúchate con abundante agua para que el desagüe arrastre las influencias malas que pudo tener el año.

Tiempo de regalos

Piensa en todos los detalles: cámaras con rollo fotográfico, las pilas del flash, baterías para las digitales y algo importante y muy tuyo, los pequeños regalos reciclados: libros que ya leíste, pendientes que cumplieron su cometido en tu ego, pañuelos, bufandas con historia, platos, ceniceros, discos... No importa que estén usados, tus amigos agradecerán el pedazo de tu alma que va con ellos. Sugiere al resto que hagan el mismo ejercicio en sus casas. Si cuentas con un monedero alegre, antójate de lo mejor para regalar, lo que tú desearías llevar o comer... Compartir es parte de la celebración. Y, dicho esto, poco más: Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

JUANITA DE CHOCOLATE Y LIMÓN

Prepara un bizcocho o cómpralo listo y córtalo en varias capas. Bate 250 gramos de queso crema con ½ taza de azúcar en polvo, ¼ taza de jugo fresco de limón, ralladura de cáscara de limón y 2 cucharadas de licor de naranja. Aparte prepara un almíbar con 1/4 taza de agua, jugo de limón y 4 cucharadas de azúcar. Pon una capa de bizcocho en un molde de llevar a la mesa, empapa con el almíbar, esparce encima una capa de la mezcla de queso crema y raya encima chocolate semi amargo. Tapa con otra capa de bizcocho y repite la operación. Termina con crema y chocolate rallado. Tápalo con lámina transparente y refrigera hasta la hora de servir.

PONCHE TU ABRAZO

Para esta bebida piensa en los momentos más felices de tu vida, en candilejas y tintineo de oro, sonríe y derrama una botella de vino blanco espumoso, ½ botella de vodka, ¼ botella de licor de mandarina o naranja y una botella de agua carbonatada o soda, ½ botella de cava sobre unas jarras previamente enfriadas. Para que triunfar con esta bebida, hazlo todo con generosidad. Teniendo en mente los buenos sueños que vendrán en 2005, trocea un puñado de fresas frescas y una lata de melocotones y agrégalos al ponche. Revuelve y prueba. Para servirlo, adórnalo con pétalos de flores y hojas de hierbabuena o mejorana.

<< Ir a la portada

Volver atrás   |   Volver a la Portada   |   Subir

MENÚ DE CONTENIDOS

Portada | Manjares para celebrar | Navidad de mar | La tentación de la carne | Racimos de salud | Bocado de reyes | El auténtico sabor | El toque de gracia de la fiesta | Artistas del fogón | Bodega | Menú por tres euros | La tradición golosa | Anfitriona de lujo | El verde navideño | Festín para los ojos | Juguetes | La magia de la Navidad | Benefactores de Oriente | El imperio de la consola | Hábitos de consumo | Perfumes | El placer de regalar | Al aire libre | Destinos de ensueño | Maquillaje | Prepárate para la fiesta | Empleo y solidaridad | Alzheimer | Deporte como estilo de vida | Quien tiene una mascota tiene un tesoro | ¡Ponte en marcha! Por un planeta más limpio | Recicla tus hábitos y selecciona vidrios | La ecología al volante | Recogida de tóner y móviles | Idea Sana te recomienda en consumer.es

Qué es Idea Sana | Ir a noticias de Fundación Eroski | Ir a consumer.es


Otros temas en IDEA SANA:
Ideasana abril 2007 | Ideasana marzo 2007 | Ideasana febrero 2007 | Ideasana enero 2007 | Ideasana diciembre 2006 | Ideasana noviembre 2006 | Ideasana octubre 2006 | Vuelta al cole | Vacaciones saludables | Plantas, energía natural | Juegos en familia | Ahorro, cuesta de enero | Navidad, ahorra en tus compras |Invierno, calor de hogar | Otoño, nuevo curso | El verano ha llegado, vive el verano | La vida florece en primavera | Disfruta de una casa sana | Año nuevo, vida nueva | La Navidad | Dormir | Cuídate | Viajes | Primavera | Hobbies y creatividad | Infancia | Confort | Vitalidad | Desayuno | Hidratación

NUESTROS SITIOS WEB:
Fundación Eroski | consumer.es | Revista CONSUMER EROSKI | Escuelas del consumidor online | consumaseguridad.com | Guías Prácticas CONSUMER EROSKI


©Fundación Eroski

info@ideasana.com

Subir